Actualmente, el “arte del té” resulta evidente en cada esquina de China. La mayoría de los estudiosos opinan que la Ceremonia del Gong Fu Cha tuvo su origen en la provincia de Fujian, en el Sureste de China, donde nació también la producción del té Oolong y su exportación; otros, que fue en la ciudad de Chaoshan, en la provincia de Guangdong, donde nació este singular arte.

Sea como fuere, el té en China es prácticamente un estilo de vida, más allá de una bebida. Sirve para pedir perdón, para agasajar a la familia o unir a la gente y en torno al té se realiza toda una ceremonia a la hora de prepararlo y servirlo.

La ceremonia del té en China o Gong Fu Cha, tradición influida por el budismo, combina la búsqueda de la plenitud de los sentidos y el aquietamiento de la mente, con una maestría que se ha ido perfeccionando a lo largo de los tiempos para conseguir el mejor té.

Para preparar un Gong Fu Cha es sumamente importante la calidad del agua y la temperatura, que puede variar dependiendo el tipo de té que se va a preparar. La tradición china de beber té se utiliza generalmente para preparar té Oolong (mucho más suave y aromático que los populares té verde,  té rojo o té negro) y lo apropiado es utilizar teteras pequeñas, preferentemente de barro.

Preparación

La Ceremonia del té en China se realiza en los siguientes pasos:

  1. Calentar el agua a la temperatura deseada (85-90ºC para la mayoría de oolongs).
  2. Colocar la tetera y los cuencos sobre la bandeja. Enjuagar la tetera y los cuencos con agua caliente por fuera y por dentro para que se vayan aclimatando. Luego se vacía.
  3. Llenar la tetera con agua caliente, y cubrir las hojas. Después de unos 10-15 segundos, desechar la primera infusión, ya que se realiza para lavar las hojas.
  4. Se añade el agua caliente de nuevo hasta que la capacidad esté completa. Colocar la tapa. Se continúa vertiendo el agua sobre la tapa, mientras se deja reposar el té. El tiempo de reposo dependerá de la variedad, pero ronda en torno a un minuto.
  5. Verter la infusión en las tazas, sin llenarlos del todo, varias veces hasta que estén llenos. Esto se hace para asegurar que todos los cuencos contienen el té de la misma intensidad.
  6. Dependiendo del tipo y la calidad del té se podrán hacer hasta cinco infusiones sucesivas.

Tés para la ceremonia del té Go Fung Cha

¿Estás preparado para iniciarte en el Arte del té? Te anotamos algunas variedades de té oolong (té azul) con las que podrás ir practicando y convertirte en un verdadero maestro:

  •  Milky Oolong: cultivado en Fujian (China) es un té semifermentado que se caracteriza por su cremosidad y el aroma y sabor a leche. Se puede maridar perfectamente con sabores dulces y salados.
  • Té oolong Pouchong: su sabor combina unos toques de caramelo, así como a frutas. También predomina el sabor del melón y ofrece beneficios para la salud tales como: su poder antioxidante y digestivo, además de ser muy diurético y ayudar a reducir el colesterol malo en sangre.
  • Té oolong Perla negra: una auténtica obra de artesanía. Complejo y aromático, cuando lo pruebas notarás un agradable sabor a miel y frutas tropicales, así como unos toques a vainilla. A todo ello hay que añadir un punto floral. Su textura es fina y suave.
  • Té oolong Lima-Limón: Una auténtica fuente de nutrientes y vitaminas, la lima no sólo nos da ese sabor agridulce, sino que además aporta fibra y energía. Nos protege de catarros y dolores de garganta.
  • Té oolong Frambuesa: Una fruta que brota salud por todos sus poros pero que, además, aporta bienestar a todo aquel que lo prueba. Combinada con el suave y único sabor del té oolong, podemos decir que el resultado es espectacular.