Todos hemos sufrido alguna vez algún tipo de dolor articular, ya sea provocado por una lesión, una inflamación o por el simple desgaste propio del paso de los años. Nuestras articulaciones -las uniones entre los huesos próximos- son las encargadas de proporcionar movilidad y elasticidad al cuerpo y resultan indispensables para controlar cada uno de los movimientos que realizamos en nuestra vida diaria. Están recubiertas de cartílago, un tejido firme y elástico que tiene las propiedades necesarias para almohadillar y permitir el roce entre los dos huesos que se articulan, amortiguando las cargas físicas.

El dolor de articulaciones está causado habitualmente por enfermedades crónicas como la artrosis, artritis reumatoide, reuma u osteoporosis, aunque también se produce por otros motivos y puede verse incrementado por factores como el clima húmedo.

Por tanto, el dolor articular aparece cuando existe una lesión o una enfermedad reumática y resulta difícil prevenirlo, sin embargo podemos llevar unos hábitos de vida saludables, como realizar ejercicio físico de forma regular, para favorecer la movilidad articular, potenciar la musculatura y proteger las articulaciones. De esta forma, podemos evitar la progresión de la enfermedad.

Además del ejercicio físico moderado y regular, la alimentación juega un papel muy importante en el cuidado de nuestras articulaciones. Una dieta sana y equilibrada nos puede ayudar a nutrir los huesos, a aumentar la elasticidad del cartílago, estimular la regeneración muscular y prevenir lesiones y así mantenerlos jóvenes por más tiempo. En este sentido, algunos alimentos que detallaremos seguidamente, pueden reducir el dolor articular y según recomiendan los expertos, “es preciso llevar una dieta equilibrada para evitar la obesidad y asegurarse una correcta ingesta de calcio”.

Igualmente aconsejable es evitar hábitos tóxicos, como el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, y seguir otros saludables, como tener un calzado adecuado y procurarse un buen descanso nocturno. Te dejamos unos cuantos consejos para mantener tus articulaciones en forma:

¡Hidrátate bien!

Los cartílagos, esenciales para una buena movilidad, necesitan de una correcta hidratación. Esto les permitirá tener una buena lubricación para realizar sus diferentes movimientos.

Proteínas

Son esenciales para fortalecer nuestras articulaciones. Nos ofrecen aminoácidos capaces de generar y regenerar nuevos tejidos y fortalecer los ya existentes. Los vegetales son una estupenda fuente de proteínas: espinacas, col, semillas de chía, garbanzos y lentejas, quinoa…

Vitamina D

La vitamina D cumple una función esencial en la formación de los huesos y de los cartílagos. Esta vitamina se almacena en el tejido adiposo y nos ayuda a absorber el calcio. Si carecemos de ella, podemos sufrir la temida osteoporosis.

Minerales

El aporte mineral, como el calcio, el fósforo, el magnesio y el flúor, es indispensable para tener unas articulaciones fuertes y sanas.
Calcio y fósforo: presente en acelgas, berros, diente de león, perejil, apio, escarolas, nabos, endivias…
Magnesio y el flúor: Puedes encontrar magnesio en las almendras, en la soja, en la levadura de cerveza, en las avellanas, el arroz integral, en las castañas… Por su parte, el aporte de flúor necesario puedes encontrarlo en el agua, el té, el pescado, los mariscos y en verduras como espinacas y la col.

Hierbas con gran poder antiinflamatorio

Las plantas medicinales pueden ayudar a limpiar las toxinas de nuestro cuerpo, mejorar la circulación, a relajarnos y quitar tensión de nuestro cuerpo.

La cúrcuma junto a la pimienta negra, posee una acción antiinflamatoria y es adecuada para el cuidado de músculos, huesos y articulaciones.

  • La Infusión Vitalidad femenina ha sido elaborada con ingredientes -Jengibre, cilantro, cardamomo, clavo, cúrcuma y nuez moscada- que te ayudarán a regenerar las células de la piel, mejorar tu estado de ánimo y recuperar la energía.

El romero es una de las plantas más antiinflamatorias, contiene aceites que ayudan a desinflamar el organismo.

Jenjibre. Es una de las plantas con mejores propiedades antiinflamatorias y antirreumáticas. Son además muchos los estudios que avalan su efectividad en caso de artritis reumatoide o la osteoartritis. Reduce el dolor, la inflamación y la hinchazón, además de aliviar el estrés.

  • La infusión de jengibre se emplea para calmar los dolores que producen la artritis o los reumas. Algunos dolores musculares también se alivian tomando de dos a tres tazas al día de este tipo de infusión.
  • El té verde Jengibre Ecológico, elaborado con cáscaras de naranja, flores de caléndula, aromas naturales de limón y jengibre y otros aromas naturales, también puede ayudarnos a reducir el dolor y a desinflamar nuestras articulaciones, gracias también al poder de la caléndula.

Al regaliz se le asocian también propiedades antiinflamatorias. El compuesto orgánico primario de la raíz de regaliz actúa inhibiendo la actividad de enzimas inflamatorias en el cuerpo humano, por lo tanto puede ser efectivo para aliviar los dolores en las articulaciones.

  • La infusión de regaliz es una de las que más éxito tienen en nuestra tienda y que se elabora única y exclusivamente, con palo de regaliz, sin aromas ni otros tés o productos naturales añadidos. Se usa en personas que sufren el síndrome de la fatiga crónica.