Una de las ventajas del té en hojas es que se puede reinfusionar, es decir, se pueden preparar más tazas de té con las mismas hojas. Depende de la variedad de té que escojamos, variará el número de veces que podamos reinfusionarlo. Por ejemplo, el té azul (oolong) es muy conocido por su capacidad de resistir más infusiones que el té verde, que no puede reinfusionarse tantas veces.

No obstante, es importante saber cómo llevar a cabo esta práctica correctamente para que tu infusión esté tan agradable como las primeras tazas. Y es que, cuando preparas un té, dentro de las hojas suelen quedar componentes de sabor. ¿Por qué no aprovecharlas? Te explicamos cómo hacerlo.

La técnica para sacar el máximo a la hoja reinfusionada depende, como hemos comentado, de cada variedad y si es sólo hoja de té o va acompañado de frutas, flores o especias. Por lo general, si se trata de un té con flores de sabores suaves o con trozos de frutas, ese sabor se perderá en cada infusionado dando paso más al sabor del té. En cambio osi es de especias, canela, jengibre… son más resistentes para dar sabor tras varias infusiones seguidas. Un dato a tener en cuenta: para hacer una reinfusión es necesario que las hojas no se encuentren en el agua entre una infusión y otra.

Reinfusionar según la variedad

Aunque cada té varía en su preparación en cuanto a la temperatura del agua y tiempo de infusionado, te recomendamos utilizar los mismos parámetros por cada reinfusión.

Hay personas que prefieren aumentar la temperatura pero disminuir el tiempo infusionando en cada ocasión; cuestión de gustos. Puedes experimentar tú mismo para encontrar la relación ideal.

Ten en cuenta que a medida que vayamos reinfusionando el té irá reduciéndose el contenido de cafeína en el té. La segunda infusión siempre presentará una disminución en los porcentajes de teína (dependiendo de la variedad).

  • Té Rojo y Té Azul

Estas variedades son la más fáciles de reinfusionar, ya que son las que más sabor dan en cada infusionado con las mismas hojas, independientemente del tiempo y temperatura del agua en cada uso. El té oolong puede reinfusionarse hasta que las hojas estén abiertas del todo, que sucederá normalmente entre la cuarta y quinta infusión. Por su parte, los tés pu erh adquieren mayor grado de aroma tras madurar con el tiempo.

La técnica a seguir sería verter el agua caliente a unos 80 grados y dejar infusionar un minuto y para las siguientes tazas, ir dejando cada vez un poco más de tiempo.

  • Té Verde

Un té verde puro de calidad se puede reinfusionar hasta tres veces seguidas dando sabor, sobre todo el té verde gunpowder y la mayoría de tés verdes japoneses. El truco para las segundas y terceras infusiones es dejarlo menos tiempo infusionando pero a mayor temperatura.

  • Té Blanco

Son las hojas más tiernas de la planta y más delicadas, pero también hace que tengan un sabor suave y no produzcan tanto amargor. Si se quiere reinfusionar el té blanco, se debe hacer una primera infusión de unos 2 a 5 minutos con agua caliente pero no ardiendo, la siguiente con esa misma temperatura pero más tiempo y la tercera con agua un poco más caliente (máximo 85º) y menos tiempo.

Para aprovechar mejor las hojas de té blanco recomendamos hacer como mucho dos reinfusiones.

  • Té Negro

Las hojas de té negro sueltan casi todo su sabor y cualidades en la primera infusión, así que no se recomienda reinfusionarlo. No obstante, si vamos a hacerlo debemos estar muy atentos a que el tiempo en contacto con el agua no sea superior a los 5 minutos.

Reinfusionar, ¿sí o no?

Desde Aromas de Té, como no podía ser de otra manera, nos encanta disfrutar del té en toda su esencia, por esta razón, no somos muy partidarios de reinfusionar, si bien, entendemos que haya gente que prefiera hacerlo para aprovechar un poquito más su bebida favorita. Sea como sea, sólo te pedimos que la disfrutes como se merece.