¡Fuera ojeras, stop a la caída del cabello, adiós arrugas! El té verde se ha convertido en un aliado perfecto en los tratamientos de belleza y el sector de la cosmética natural lo ha acogido con los brazos abiertos por sus innumerables beneficios.

Entre todos ellos, podemos destacar su importante acción antioxidante; de ahí que sea cada vez más un reclamo en productos cosméticos antiedad. Además el té verde contiene otros componentes también beneficiosos para nuestra piel como sus altos niveles en Vitamina A, B2, C y E y minerales como el calcio, flúor, fósforo, hierro, potasio, magnesio, sodio o zinc.

Veamos todas sus propiedades en detalle y descubre qué puede hacer el té verde por tu piel aplicado en cremas, lociones, mascarillas, anticelulíticos, protectores solares, jabones, spray o geles:

Antioxidante: retrasa el envejecimiento

Sus altas concentraciones en polifenoles, especialmente del tipo catequinas, hacen del té verde  un potente antioxidante.  Los polifenoles  actúan previniendo la formación de radicales libres a nivel celular, es decir, interrumpen la reacción en cadena producida y reparan los daños que puedan causar. Esta propiedad lo convierte en una sustancia preventiva de primer orden contra el envejecimiento de la piel. Así,

-retarda el proceso de envejecimiento

-mejora la elasticidad de la piel

-ayuda a conservar la humedad y frescura del cutis

-fortalece la capa protectora de la piel

-protege y alivia los efectos producidos por la prolongada exposición al sol y

-reduce la inflamación y es descongestivo (muy eficaz para personas que sufran bolsas en los ojos)

Antigrasas: contra la celulitis

Su alto contenido en cafeína estimula de forma activa la eliminación de grasas. Por ello se usa en cremas y geles anticelulíticos como agente lipolítico. 

El extracto de hojas de té es también muy usado en champús ya que ayuda a reequilibrar el exceso de grasa del cuero cabelludo.

Astringente: contra el exceso de oleosidad

El té verde es un poderoso astringente y antibacteriano muy utilizado en productos cosméticos, ya que elimina el exceso de oleosidad de la piel ayudando a combatir el acné.

Antiinfeccioso: contra caries y sarro

Ell té verde es cada vez más usado en la elaboración de pasta de dientes naturales. Su acción anti-infecciosa ayuda a contrarrestar las bacterias que causan las caries y el sarro.

El té verde, en caramelos, también se usa contra la gengivitis para controlar la acumulación de placa en los dientes y disminuir la hinchazón de las encías. También sirve para reducir la halitosis.

Estimulante: contra la caída del cabello

Se usa como ingrediente en algunos productos capilares para combatir la caída del cabello por su acción de reducir la DHT (dihidro-testoterona), causante de la alopecia androgenética.

También puede ser un gran ayudante en el crecimiento del cabello, ayudando a mantener un cuero cabelludo sano.

Por todo ello, el té verde -consumido a lo largo y ancho del planeta-  aporta multitud de beneficios para nuestro cuerpo: desde un perfecto antiojeras, a una bebida detox, pasando por un producto anticaída para el cabello. Una infusión de lo más útil para el órgano más grande de nuestro cuerpo: la piel.