Una taza de té caliente bien hecha de té puede reconfortar el alma de cualquier amante del té. Una buena preparación puede potenciar el sabor del té y aquí entra en juego las diferentes técnicas para calentar el agua, así como la temperatura, la cantidad de agua o el tiempo de infusión, aspectos clave que determinarán el resultado final de nuestra taza de té o infusión. Te damos algunos consejos a continuación:

Recipiente

¿Dónde calentar el agua? Es un paso fundamental para poder degustar nuestra deliciosa taza de té o infusión, conservando todo su sabor y propiedades.

Los hervidores o teteras eléctricas resultan bastante prácticas en la cocina ya que nos permiten contar con agua caliente en poco tiempo, además garantizan que el calor se distribuya en todo el agua uniformemente y al estar hechas de acero inoxidable no se desprenden materiales nocivos para la salud o el buen sabor del té. 

Tetera de Hierro : lo que resulta muy cómodo de esta tetera, al más puro estilo oriental, es que se puede utilizar en todo tipo de cocinas, es decir, en aquellas que tengan placas de inducción, en las que tengan vitrocerámica, así como en aquellas cocinas de gas. Además, es una buena forma de conservar durante más tiempo el té en la temperatura correcta, y una forma elegante y cómoda de servirlo.

Si calientas el agua en un cazo puedes ver cuándo se llega a ebullición porque el agua se empieza a evaporar formando burbujas de aire. Lo más importante es que el agua no hierva. (El agua contendrá menos oxígeno y el té no tendrá un sabor y aroma adecuados).

¿Y el microondas? Cuando calentamos un líquido en el microondas se disparan pequeñas ondas por diferentes puntos en el líquido provocando que diferentes partes del agua que estén muy calientes o hirviendo junto con otras partes que estén más frías.

Por lo tanto vemos que las ondas que genera un microondas pueden que no calienten el agua de manera uniforme por lo que el proceso de ebullición es difícil de controlar.

Degustar el té

El recipiente ideal para degustar el té son las tazas de cerámica o porcelana y las de cristal. Estos recipientes no interfieren en el sabor del té y mantienen todo su calor.

Tisanera Tolanca con bambú: el set de la tisanera Tolanca incluye una tisanera de porcelana con capacidad para 0.4 l de té o infusión; una tapa de bambú que no sólo nos servirá para tapar nuestro té mientras este reposa, sino que además, también podremos colocar alguna pasta o galletita para acompañar nuestra bebida favorita. Completan el kit una cucharilla de porcelana, junto a un platillo de bambú en el que poder dejar reposar la tisanera o la cuchara.

Tisanera de Cristal: una taza que te permitirá, no sólo disfrutar del auténtico sabor de una buena taza de té o infusión, sino también, de su color. Y es que si hay algo mágico en las diferentes variedades de té, son los colores y tonalidades diferentes, resultado de la  fermentación y tiempo de reposo de cada una de las diferentes variedades que podrás encontrar en la tienda online de Aromas de Té.

Esta tisanera está compuesta por un vaso de cristal y acero, así como por su infusor de acero, del que no se escaparán los ingredientes con los que ha sido compuesto el té o infusión que te vayas a tomar. 

Tetera de Émbolo Brillo: es ideal para compartir en pareja, para servir a las visitas o para sacar en una reunión con un cliente al que queramos agradar, ya que tiene una capacidad para dos tazas de té. Además, es muy elegante. Puede ser, también, un regalo original y que, seguro, no pasará desapercibido, ya que este tipo de teteras es más o menos común verlas en los lugares especializados en la venta de té, pero no en los hogares ni en las oficinas.

Temperatura

Puede que alguna vez te hayas preguntado por qué algunas veces el té te queda más bueno que otras, si echas la misma cantidad de agua y de té. La respuesta se encuentra muchas veces en la temperatura que adquiere el agua. Lo ideal es que alcance temperaturas cercanas al punto de ebullición.

Por lo general, si el té es negro el agua debe estar entre los 90 y los 95ºC, justo por debajo del punto de ebullición. Para los tés verdes la temperatura ideal de preparación se encontraría entre los 70 y los 80º C.  Si se prepara el té con agua hirviendo (100ºC) el sabor y olor del té se verán perjudicados, ya que se destruyen los compuestos aromáticos del té y provoca que resulte demasiado astringente y amargo. 

Un accesorio tan sencillo como un termómetro puede hacerte la vida más fácil y que tú té siempre salga perfecto.

Tiempo de infusión

El tiempo de infusión ideal para preparar un buen té es de entre 2 y 3 minutos. No obstante, dependiendo del tipo del té y, sobre todo, de los gustos personales, este tiempo de infusión puede ser mayor o menor.

Lo cierto es que cada té tiene su propio tiempo de infusión. Un temporizador puede ayudarte a calcular los tiempos  y saber cuándo puedes retirar tu colador y disfrutar de tu té o infusión dónde y cuando tú quieras.