2,25 billones de tazas de café al día. Esa es la cifra estimada en lo que al consumo mundial de café se refiere. Así las cosas, no es de extrañar que el café sea la segunda bebida más consumida del mundo después del agua y que su valor sea muy alto en la economía mundial siendo, después del petróleo, el commodity más importante, con un valor de 100 millones de dólares.

Pero no es sobre economía de lo que queremos hablar hoy, sino del café y de su mundo. Un mundo que nos tiene enamorados desde hace años, motivo por el cual podéis encontrar algunos de los mejores cafés del mundo en www.aromasdete.com. ¿Has entrado en nuestra sección de café? Te invitamos a que lo hagas pero, antes, hacemos un repaso del origen del café, las variedades de granos que existen en el mundo, así como sobre las principales propiedades y beneficios de esta bebida que cada día consumen millones de personas. ¿Eres tú una de ellas?

Origen del café

Seguro que si te preguntan por lugares donde se cultiva el café enseguida pensarás en un país de América Latina y lo cierto es que es en este continente donde se produce el 67% del café que se consume en el mundo. Sin embargo, el origen de café se encuentre muy lejos de esta tierra.

De hecho, tenemos que viajar hasta África para encontrarlo o, más bien, a la parte oriental del continente, Etiopía, donde los historiadores coinciden en señalar la región de Kaffa como el lugar de origen de los primeros granos de café, pero en lo que no se ponen de acuerdo es en la fecha en la que se descubren las propiedades del mismo y comienza el consumo de los mismos por parte del ser humano, ni quién o quienes fueron los primeros en hacerlo.

Sin embargo, de lo que sí que podemos dar fe es de que, hoy en día, esta región sigue siendo cuna de algunos de los mejores granos de cafés del mundo y prueba de ello lo encontrarás en nuestra sección de café, donde te esperan el Café Etiopía Wild Grown Kafa Forest’ o el ‘Café Etiopía Sidamo Elixir de África‘.

El primer se caracteriza por tener una acidez media y un sabor picante, algo que comparte con el otro café que hemos mencionado, aunque este último es algo más suave por las notas a chocolate que se extraen del mismo cuando se consume. ¡Toda una experiencia!

Volviendo de nuevo a los orígenes del café y aunque son varias las versiones sobre quién o quienes descubrieron el café, a nosotros siempre nos ha parecido curiosa la historia de un pastor que al ver el efecto que unos pequeños frutos rojos (la cáscara del grano de café) causaban en sus cabras, decidió llevárselo a los monjes de un monasterio cercano, para que aguantar en los oficios de noche.

Lo que sí que parece que está claro es que sería a partir de comienzos del siglo XVI, concretamente, de 1510, cuando el consumo de café comenzaría a extenderse por el mundo árabe y no llegaría a Europa, de manera definitiva, hasta un siglo más tarde, de la mano de mercaderes venecianos, de ahí que algunos de los preparados más famosos de café provengan de Italia.

A pesar de entrar al viejo continente hace tantos siglos, la “mala fama” que muchos otorgaban al café, especialmente en los países más nórdicos, como Alemania o Inglaterra, donde los protestantes fueron muy críticos con él, costó que esta bebida se extendiera de manera generalizada por toda Europa y el coste del producto por aquel entonces, tampoco contribuía a ello. Sólo hay que ver el ejemplo de España, donde esta bebida no comenzó a popularizarse hasta comienzos del siglo XX.

Sin embargo, las primeras cafeterías europeas datan de mediados del siglo XVII. Curiosidades de la vida, sería Londres el primer lugar en Europa donde se abriría una cafetería y un siglo más tarde llegaría el turno de Estados Unidos, concretamente, Boston.

Dos siglos más tarde, entorno a 1808, comenzarían a ser muy famosos las tierras de Colombia como referente de granos de café de gran calidad, aunque con un sabor muy diferente al de los africanos, ya que los primeros son más dulces, por norma general. Uno de los más famosos es el Café Kachalú ecológico.

Principales variedades de café

Existen dos variedades de café: robusta y arábica, aunque, después, dependiendo del clima o de la altitud, entre otros factores, varían mucho las características y propiedades del café, como el sabor, el aroma o la intensidad, entre otros. Además, también se hacen mezclas o blends de estos dos tipos de variedades de café.

En cuanto al café arábica cabe mencionar que se trata de la especia original y de la que más cantidad de granos se cultivan en las diferentes partes del mundo (aproximadamente, el 75% de la producción) y es el que mayor calidad tiene de los dos, aunque tiene menor grado de cafeína. Una de las desventajas de cultivar este tipo de granos es que las exigencias de clima y terreno son mucho más duras que las del café robusta.

Entre algunos de los arábicas más famosos cabe mencionar el café Costa Rica Tarrazú, el mismo destaca por su acidez aromática. Por otro lado, cabe mencionar Café Tanzania Kilimanjaro, que tiene un sabor dulce y una acidez frutal, así como el Café Kopy Luwak, de sabor picante, con notas a chocolate negro y madera y un grado de acidez ligero.

En lo que al robusta se refiere, los cafés de esta variedad tienen algo menos de calidad que los que acabamos de mencionar, pero su cultivo es mucho más sencillo porque crece en tierras bajas y soportan mejor los diferentes tipos de climas u hostilidades del mismo, además de tener, como antes decíamos, más cafeína que los arábica, acidez y cuerpo, pero son menos aromáticos. No disponemos de ninguna variedad 100% robusta en nuestra tienda, porque nos gusta apostar por la calidad.

Por último y como decíamos, existen las mezclas o blendas, que han sido creadas para obtener un resultado más complejo o equilibrado, siendo algunos de ellos especialmente demandados entre los sibaritas del café y el precio de los mismos muy elevado, como es el caso del Montaña azul de Jamaica, que se caracteriza por tener un aroma agradable, acidez ligera y un exquisito sabor a nuez, como pocas cafés consiguen aportar.

Beneficios del café para la salud

  • Si bien es cierto que durante siglos el café no ha gozado de muy buena fama, cada vez son más los estudios que demuestran que, tomado de manera responsable y moderada (entre 3 y 4 tazas al día), el café tiene importantes beneficios para la salud como los siguientes:
  • Mejora la salud cardiovascular: reduciendo hasta en un 41% las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio (por supuesto, siempre y cuando llevemos una vida saludable).
  • Reduce los niveles de azúcar en sangre: disminuyendo, a su vez, el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2.
    Reduce las posibilidades de sufrir Alzheimer: u otras enfermedades neurodegenerativas, como pudieran ser el párkinson.
  • Se trata de un estimulante natural: que mejora nuestro estado de ánimo, así como el físico y reduce los niveles de depresión en casos leves.
  • Analgésico natural: para casos como el dolor de cabeza. Al igual que la manzanilla u otras infusiones tienen este efecto, el café también lo causa.
  • Diurético y laxante: por lo que es ideal para dietas (especialmente si tomamos café verde), para personas que tienen problemas de retención de líquidos o para personas estreñidas.

Por supuesto, a la hora de tomarlo tenemos que tener en cuenta que nuestro estado de salud sea óptico y no tengamos ninguna patología, momentánea o que se prolonga en el tiempo, que se pueda ver afectada. Por ejemplo, las embarazas no deberían tomar más de una taza de café al día (si es con cafeína, sino, pueden tomar café descafeinado, sin abusar), los niños pequeños o si estás teniendo un día muy estresante, porque no contribuirá a que te relajes.

Si estás en alguno de estos casos y, a pesar de todo, quieres café, no tengas problema en tomar de 2 a 3 tazas de café descafeinado como el que encontrarás en Aromas de Té.

Algunas curiosidades sobre el café

¿Sabías que el país del mundo donde más café se consume por habitante es Finlandia? ¡Sí, sí! Como lo lees y le siguen sus vecinos noruegos. Sin embargo, es en Estados Unidos donde más cantidad de café se consume: casi 400 millones de tazas al día. España, con toda la fama que tenemos de consumir esta bebida, sólo ocupa el puesto 19 mundial. Brasil, por su parte, es el país productor de café donde más tazas se consumen al año por persona.

Pero para curioso la costumbre que existe en Japón de abrir los conocidos como “cafés de gatos”, donde la gente va a consumir su taza de café, mientras disfruta de la compañía de felinos. ¿Serán mejor que la de muchos de sus familiares o amigos? 😜

Y, ¿sabes cuándo es el momento del día en el que se consume más café? Efectivamente, ¡has acertado! Por la mañana; se estima que el 65% de la cantidad de café que se consume en el mundo al día, se hace en esa parte del mismo.

Y tú, ¿cuándo te gusta más tomarlo? ¿Tienes preferencia por alguna variedad o forma de hacerlo? ¡Cuéntanos!

¿Te ha gustado este resumen sobre el mundo del café? Entonces, nos encantará si lo puedes valorar y compartir en redes y, por supuesto, si tienes algo que añadir, no dudes en contárnoslo.