5 de 20 países o lo que es el lo mismo, el 25% de los países que componen América Latina se encuentran entre los 10 mayores productores del mundo, según los últimos datos que ha publicado la Organización Mundial del Café. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que algunas de las variedades que se producen en este país sean famosos a lo largo de todo el planeta.

¿Te cuento una curiosidad al respecto? Si bien la mitad de los países del Top 10 de productores de café del mundo son de América Latina, sólo Brasil, el mayor productor de café del mundo, se encuentra entre los 10 primeros países consumidores y lo hace en la cola de esa lista, que está liderada por Finlandia, seguida de Noruega y Países Bajos.

El mayor productor de café de esta parte del continente americano es Brasil, seguido de Colombia- que ocupa el tercer lugar- Honduras ocupa el séptimo puesto y terminan esta lista de Top 10 de productores mundiales de café, México y Guatemala. Completan esta lista países de África y Asia.

Todos ellos, a pesar de ubicarse en diferentes partes del globo terráqueo, tienen en común un clima tropical/seco y que cuentan con las mejores condiciones para que la planta del café, el cafeto, ofrezca excelentes granos que hoy se degustan a lo largo y ancho del mundo.

Pero hoy quiero centrarme en los cafés de América Latina, desde cómo comenzó a producirse el grano de esta bebida que tanto nos gusta en esta parte del mundo, pasando algunos de los países donde hoy en día se cultiva, repasando algunas de sus características y, por último, hablando de una noticia que ha tambaleado los mercados del café y que, de ser cierta, podría reducir la buena fama que esta parte del continente americano tiene con respecto a este producto.

Historia del café en América Latina

¿Qué sucede cuando algo sucedió hace muchos siglos? Que existen diferentes versiones sobre los acontecimientos y la llegada del café a América Latina es una de ellas. Porque sí, aunque muchos puedan pensar que el café o, más bien, la planta que lo produce es originaria de este país, lo cierto es que llegó de Etiopía al continente americano de la mano de los llamados «conquistadores» de estas hermosas tierras.

Y, como te decía, hay varias versiones. Una de ellas sitúa a Cristobal Colón como el responsable de llevar esta planta a países como Cuba, Santo Domingo o Puerto Rico, donde ya en el siglo XVI se cultivaba el cafeto de manera habitual y con gran éxito.

Franceses y holandeses también tienen a sus propios emisarios. En el primer caso, la historia sitúa al oficial de la armada francesa, Gabriel Mathieu de Clieu, como el responsable de que el árbol del café llegará a Isla Martinica por orden de Luis XIV, a principios del XVIII y, desde allí, se expandió a otros países de América Latina.

En cuanto a los segundos, se dice que éstos llevaron la planta del café a Surinam (antes Guayana Holandesa) y desde ahí pasó a Martinica, continuando con su expansión por el resto del países de América Latina.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos presuponer que no hubo uno, sino varios responsables de hacer llegar la planta del cafeto a esta parte del mundo, pero, en todo caso, está claro que no pudieron elegir mejor parte del mundo para hacerlo, por las condiciones ideales, tal y como comentaba al comienzo de este texto, que se dan en estos lugares.

Brasil, el mayor productor del mundo en la actualidad, no recibiría los primeros cafetos hasta comienzos del siglo XVIII y sería a partir de este punto donde comenzaría a extenderse por Venezuela y otros países del continente.

Principales países productores de café en América Latina

Brasil, Colombia, Honduras, México y Guatemala son los principales productores de café de América Latina, destacando también el que se produce en Puerto Rico y en Costa Rica, donde se encuentran algunas de las variedades más premiadas del mundo, si bien producen a menor escala.

A pesar de estar en un mismo continente y de tener una condiciones generales similares, los matices y contrastes de tierras hacen que cada uno de estos países aporte diferentes notas en sus cafés:

  • Café de México:  la mayoría de las plantaciones de café de este país se sitúan en las regiones de Oaxaca, Chiapas y Veracruz y se caracterizan por un intenso y agradable aroma. Sus sabores suelen ser dulces y poco ácidos.
  • Café de Colombia: es, sin duda, uno de los países con más fama en cuanto a cafés de calidad se refiere; algo en lo que, sin duda, tienen mucho que ver las familias que mantienen las miles de pequeñas plantaciones que encontramos en este país, unido a las condiciones climáticas. El café colombiano es suave, limpio en taza y de cuerpo y acidez media-alta, con un aroma pronunciado y completo. En el país sólo se produce la variedad arábica.
  • Café de Honduras: ¿Sabías que está prohibido, por ley, cultivar la variedad robusta en este país? Esto hace que sólo se produzca de variedad arábica y, por tanto, la calidad sea muy superior. Un café, el hondureño, que se caracteriza por sabores dulces, acidez e intensidad media.
  • Café de Guatemala: a pesar de no ser uno de los más conocidas, sí que se ha alzado en la lista de los mayores productores de café. Una de las curiosidades del café de origen guatemalteco es que los de mayor calidad crecen en suelos volcánicos. Suelen tener un dulzor equilibrado, aroma intenso y una acidez calificada como perfecta.
  • Café de Brasil: la gran producción y extensión de este país hacen posible que en el mismo se cultive tanto la variedad arábica, como la robusta. En general, sus cafés se caracterizan por ser suaves, de acidez baja, claros en taza y de cuerpo medio.
  • Café de Costa Rica: al igual que en otros países de América Latina, en él también se producen únicamente granos de variedad arábica. En general, los mismos se caracterizan por ser de sabor ligero y equilibrado y un cuerpo intenso. Al igual que ocurre en Colombia, en este país la mayoría de las fincas donde se cultiva el cafeto, también son pequeñas.
  • Café de Puerto Rico: a pesar de no estar entre los 10 países de mayor producción del mundo, durante el siglo XIX y parte del XX sí que lo estuvo. Sin embargo, la gran cantidad de huracanes que asolan el país han hecho que la producción merme, pero no la calidad de la misma. Así las cosas, el café de Puerto Rico se caracteriza por un sabor realmente agradable, aromáticos, de cuerpo redondo y acidez media.

¿De la variedad arábica a robusta?

Cafetal colombiano (FOTO: Wikipedia)

Si preguntas a cualquier experto en café sobre cuál es mejor variedad, si la arábica o la robusta, sin duda te va a responder que la primera. Y es que la calidad del mismo nada tiene que ver con la segunda, aunque siempre se va a poder disfrutar de una agradable taza de café robusta y, de hecho, hay algunos que dan muy buenos resultados en cuanto a calificación por parte de sus consumidores.

Sin embargo, en la mayoría de países de América Latina es la variedad arábica la que predomina y la que ha hecho que se encuentren, no sólo que 5 de sus 20 países sean algunos de los mayores productores del mundo, sino que también cuenten con el mayor número de premios en las competiciones a mejores cafés del mundo.

Pero el cambio climático está haciendo que cada vez sea más difícil cultivar esta variedad de café y los terrenos para ello están mermando, por lo que son muchos los que se están planteando cultivar variedades robustas. Veremos qué sucede con el paso del tiempo.

Variedades de café de América Latina en Aromas de Té

De lo que estamos seguros es de que ahora mismo sí que puedes disfrutar de algunas de las mejores variedades de café de América Latina, sin necesidad de moverte de casa. Hablamos de aquellos que puedes encontrar en Aromas de Té, entre los cuáles cabe mencionar: