Cuando una persona siente pasión por algo, conocer todo sobre el mismo es algo habitual. De ahí que nazcan coleccionistas de objetos muy dispares. La alimentación es uno de esos sectores alrededor de la cual se han creado diferentes museos temáticos. El té es uno de ellos. Por esta razón y porque nos encontramos en una época en la que la mayoría de las personas va a realizar un viaje, hoy quiero recorrer contigo parte del mundo, visitando algunos de los museos del té más destacados del planeta.

Museos en los que no sólo te hablarán de la historia de la segunda bebida más consumida del mundo, sino también de sus variedades, de la cultura que se ha creado en torno al mismo y en los que además podrás disfrutar de algunas de las mejores variedades de té e infusiones del mundo. Un producto natural del que estamos realmente enamorados y con el que disfrutamos cada día. Una planta natural que preparamos con sumo cariño para que llegue a vuestra casa y podáis disfrutar de sus beneficios y propiedades.

Por eso, hoy queremos invitarte a que cojas tus maletas virtuales con nosotros y recorras parte del mundo visitando algunos de los museos del té más importantes o curiosos del mundo. Te aconsejo que vayas con algo de apetito, ya que no sólo aprenderás, sino que también disfrutarás del sabor y aromas de los productos que tienen a la venta o como muestra en sus tiendas y cafeterías, algunas de ellas de lo más singulares.

El Museo del Té verde de Ochanosato

Imagen aérea del Museo del Té verde de Shiozuka (FOTO: Shiozuka Gourmet)

La prefectura de Shiozuka, en Japón, es uno de los paraísos del té del continente asiático. Situada el sureste de Japón, la misma cuenta con ciudades tan importantes como Makonohara y Shimada, donde se cultiva entre el 45 y el 55% del té verde japonés; uno de los más valorados del mundo. Así las cosas, no es de extrañar que, precisamente, en la ciudad de Shimada se haya abierto el museo Ocha-no-Sato del té, cuya arquitectura ha querido simular una antigua casa del té, en concreto, del comienzo del periodo Edo.

Pero, ¿por qué te aconsejamos visitar este museo? Primero, porque podrás ver, como decíamos, cómo eran las antiguas casas del té; algo con lo que los amantes del té disfrutan de lo lindo. Además, el propio museo está rodeado de amplios jardines. Estos son una reproducción del jardín oriental del Palacio Imperial de Sento Gosho en Kyoto (Japón). Para pasar del jardín a la casa, deberás pasar por un bonito puente de madera.

Ya dentro del propio museo podrás profundizar sobre la cultura y costumbres en torno al té en el país asiático y en otras partes del mundo. También te ofrecerán interesantes datos sobre la industria de este producto. Pero, sin duda, una de las informaciones más importantes que vas a encontrar en este lugar son los beneficios del té. Es muy probable que conozcan muchos de ellos, pero otros seguro que te sorprenden. No olvides que estás visitando una de las cunas del té, donde éste se ha venido utilizando desde hace siglos en medicina natural.

Destaca el lugar dedicado al té matcha, donde tú mismo y sin coste alguno conocerás el proceso de elaboración de este té, que tú mismo podrás convertir en polvo. Interesante, ¿verdad? Resulta realmente agradable elaborar tu propio té matcha, en al cuna de nacimiento del mismo.

Por otro lado y para tu deleite, podrás saborear algunos de los mejores tés locales y otras variedades del mundo. Por supuesto, podrás acompañar esta bebida de los tradicionales platos de la cocina de la localidad japonesa, así como de postres elaborados con té en el restaurante Moegi del museo. Y, para finalizar tu recorrido, nada como subirse a la terraza del recinto y disfrutar de las maravillosas vistas al monte Fuji y a los campos de té que lo rodean.

En definitiva, visitar este museo es introducirse de lleno en el mundo del té, desde su cultivo hasta que lo degustas de la manera que a ti más te guste. Un museo que permanece abierto de 9 a 17 horas, si bien la casa del té abre sus puertas a las 9.30 horas y cierra a las 16 horas.

Museo Nacional del Té de Hangzhou

Museo Nacional del Té (FOTO: Absolut Viajes)

Estoy segura que si te preguntara cuántos museos dedicados al té podemos encontrar en China, lo más probable, aunque no supieras la respuesta, es que me dijeras que varios. De hecho, yo también lo pensaba hasta hace algunos años, cuando descubrí que el único museo (no casa del té) dedicado a uno de los productos más internacionales y famosos del país (por no decir que es el más conocido) se encontraba en la ciudad de Hangzhou, situada en la provincia de Zhejiang.

Como te decía, es el único museo del país cuya temática se centra en el té (luego existen las famosas casas del té y se dedican algunas exposiciones o espacios al té en otros museos de menor relevancia, pero nada que ver con el de la localidad de Hangzhou).

¿Qué vas a encontrar en el mismo? Hay un espacio muy amplio dedicado a la historia del té, que podrás recorrer a lo largo de diferentes salas. Además, también podrás conocer todos los detalles sobre la cultura del mismo en el país, las tradiciones que se realizan en torno al mismo y disfrutarás de accesorios de té que, probablemente, jamás hayas visto en otros lugares.

Uno de los lugares que más gusta a los visitantes es aquel que se dedica al arte del té. En el mismo se puede ver representada una escena auténtica de la famosa ceremonia del té china. Y no sólo la manera en la que se realizaba antiguamente, sino también el modo en el que se hace habitualmente. Del mismo modo podrás conocer cómo se realiza la ceremonia del té Jingshan y la de Taiwán.

Museo del Té Kannan Devan, de Munnar

Imagen de la entrada del Museo del Té de Kanan (FOTO: Ola Viajes)

Kerala es un estado del sur de La India. En él, en concreto en al zona de Munnar, se cultivan algunas de las mejores variedades del té del país. Así las cosas, no es de extrañar que fuera a 5 minutos de su capital donde se creara el primer Museo del Té del país.

Un país, La India, donde la cultura del té también tiene largo arraigo y está muy ligado tanto a sus tradiciones, como a su forma de vida y alimentación. Precisamente, todo esto se repasa en las diferentes salas que componen el museo, en una región muy turística, donde los verdes paisajes son protagonistas. Un museo que acoge tanto a los amantes del té, como a los curiosos que desean conocer más sobre él, su mundo y sus sabores.

Tal y como se puede leer en la página Web del museo, » el objetivo del Tea Museum es representar el crecimiento de este distrito de plantaciones de té de más de un siglo de antigüedad. Desde el rudimentario rodillo de té hasta la fábrica de té totalmente automatizada en Madupatty, el museo ofrece un conocimiento de primera mano sobre el procesamiento del té y las operaciones que intervienen en la elaboración del té negro».

El museo abre sus puertas de 10 de la mañana a 5 de la tarde, de lunes a viernes.

Tés del mundo sin salir de tu casa

Estos son algunos de los museos más importantes del té del mundo, pero existen otros. ¿Conoces alguno? ¿Qué te han parecido? ¿Qué nos recomiendas? Y de los que hemos hablado, ¿has tenido el gusto de visitarlos?

Tanto si lo has hecho como si no o no tienes previsto hacerlo por el momento, no te olvides que tienes el mejor té procedente de China, Japón e India en Aromas de Té.