Alguien dijo una vez que las bicicletas son para el verano, pero todo el mundo las utiliza durante todo el año. Lo mismo sucede con las bebidas frías e, incluso, con los helados. Antes no era tan habitual ver heladerías abiertas todo el año y ahora florecen en cada esquina de ciudades turísticas y costeras como San Sebastián o Alicante, por poner dos claros ejemplos. Y, ¿esto a qué se debe? Tan sencillo como que en cualquier época del año, los productos fríos resultan más ligeros y digestivos. De ahí que, por ejemplo, en una comida copiosa no falte nunca un sorbete de limón, mandarina, manzana…¡los hay de muchos sabores!

Pero tú sabes tan bien como yo que el sorbete, si bien es cierto que es digestivo y sienta genial, no es el producto más saludable del mundo. En primer lugar porque lleva alcohol (aunque también los hay sin él) y en segundo lugar, porque llevan helado y éste, aunque sea sin azúcar, es menos saludable que una pieza de fruta, por ejemplo.

Por esta razón y ya sea para combatir los días de calor que todavía nos quedan por delante, o porque te gustaría refrescarte de manera natural durante todo el año, especialmente cuando se trata de comidas copiosas, hoy te propongo 5 recetas que he recopilado de Internet, para disfrutar de un rico té o infusión helada a base de plantas medicinales, que te ayudará, además, a sorprender a tus invitados de manera muy agradable, en caso de que seas tú la anfitriona ese día.

Té verde helado con vainilla y frutas

Extraída de la versión online de la publicación femenina, Women´s Health, esta infusión refrescante está epecialmente indicado para los amantes del dulce, para elaborar esta bebida frías vas a necesitar:

  • Té verde vainilla (1 bolsita o 2 cucharadas de café)
  • 50 gramos de piña
  • 1 albaricoque
  • 1 vaina de vainilla
  • hielo

Una vez tengas todos los ingredientes, sólo tendrás que poner a infusionar todos los ingredientes hasta que el agua alcance la temperatura de 75 grados. Retirar y dejar infusionar durante 2 ó 3 minutos. A partir de aquí, añádele hielo o mételo al frigorífico durante, al menos, 3 horas para que esté bien fresquito.

Otra opción que te propongo con estos mismos ingredientes, es hacer un granizado de té. Para ello sólo tienes que infusionar el té por un lado, dejar reposar y en una jarra batidora añadir la infusión junto con el resto de ingredientes y picar con el hielo. ¡Delicioso!

Té frío de verano ( de Cookpad)

Elaborada sin azúcar, este té te ayudará a refrescarte, además de reducir la retención de líquidos. Esta infusión no contiene teína, así que la puedes tomar en cualquier momento del día y es apta para todos los miembros de la familia. La misma está compuesta por:

  • Infusión de cola de caballo (1 bolsita o 2 cucharadas de café)
  • 1 rodaja de sandía
  • 2 rodajas de piña
  • 2 dados de mango
  • 3 fresas
  • 2 cucharadas de coco rallado (opcional si no te gusta el coco)

Para elaborarla, es tan sencillo como infusionar, por un lado, la cola de caballo y una vez esté lista, en el vaso de la batidora añades todos los ingredientes. La metes al frigorífico durante 2 ó 3 horas y listo. Y si te corre más prisa, porque te ha «pillado el toro», nada como añadirle unos hielos y, o bien triturarlos, o bien servirlos con cada vaso de infusión.

Esta bebida, además, es ideal para aquellos deportistas que en verano siguen entrenando, ya que les ayuda a recuperar fuerzas, así como vitaminas y minerales que pierden durante la práctica del ejercicio físico.

Infusión refrescante y energética de frutos rojos

Es rápida de hacer y muy fresquita, pero lo mejor es que gracias a los ingredientes que vas a utilizar, la misma te va a aportar energía, por lo que es ideal para tomar en el desayuno, a media mañana o después de comer- especialmente si tienes que volver a trabajar- para afrontar el resto de la tarde con energía. Toma nota de los ingredientes que vas a necesitar para elaborarla:

  • Infusión de frutos rojos (1 bolsita o 2 cucharadas de café)
  • 3 fresas
  • 1 puñado de arándanos
  • 1 rodaja de limón
  • 1 puñado de moras
  • 3 o 4 frambuesas

En este caso, al igual que en la primera propuesta, tienes 2 opciones. O bien puedes infusionar todos los ingredientes en el mismo agua, hasta que ésta alcance los 100 grados y, una vez fría, meterla al frigorífico o añadirle hielos. O bien, puedes preparar la infusión por un lado y, después, batir todos los ingredientes, junto con el hielo, en una picadora o batidora apta para picar el hielo.

Si vas a salir a la calle con ella, no te olvides de que en Aromas de Té ponemos a tu disposición un amplio catálogo de termos herméticos que podrás llevar cómodamente contigo, sin miedo de que la bebida se vuelque, gracias al sistema de seguridad con el que cuenta.

Té negro con naranja y jengibre

Además de ser refrescante, es energizante y te ayuda a mantener tus defensas a raya, especialmente si has pasado o eres propensa a pasar los famosos catarros de verano que tanto suelen causar los aires acondicionados o los cambios bruscos de temperatura. Para elaborar esta infusión vas a necesitar:

Para preparar esta infusión refrescante sólo tiene que infusionar el té negro y el jengibre por un lado (lo puedes hacer todo a la vez si quieres ganar tiempo, ya que la temperatura del agua que deben alcanzar ambas infusiones es de 100 grados. Una vez infusionados y templados, añade el zumo de naranja y el hielo y, o bien lo enfrías con este último, o haces un granizado picando el hielo. Te recomiendo tomarlo por la mañana o después de comer. También antes de hacer deporte o, después, para reponer fuerzas, aunque será más efectivo en el primer caso.

Batido de mora con pomelo, naranja y té blanco (cookpad)

Quiero terminar este listado de 5 recetas con un batido que me ha llamado mucho la atención y aunque no sea tan digestivo, sí que resulta muy agradable y fácil de tomar. Además, está elaborado con té blanco; un té muy especial, que tiene poca teína y que, por tanto, se puede tomar en cualquier momento del día. También es un té que, salvo prescripción médica, las personas con problemas de corazón también lo pueden tomar sin problema. Para elaborarlo vas a necesitar:

  • Medio pomelo
  • Media naranja
  • Media taza de moras
  • Media taza de té blanco 
  • 1 cucharada de limón
  • 3 hojas de menta
  • hielo al gusto

Para empezar, infusionamos el té blanco y una vez haya reposado y esté templado, lo añadimos, junto con el resto de ingredientes, en una batidora que pueda picar hielo. ¡Y listo! No tiene más misterio y de verdad que está buenísimo.

Infusiones refrescantes básicas

Antes de finalizar este artículo del blog, te quiero invitar a visitar nuestra sección de tés helados, donde encontrarás un listado de tés e infusiones que son ideales para tomar bien frías (y, por supuesto, calientes). Sólo tienes que hacer click aquí y elegir el que más te guste; infusionar, dejar enfriar y… ¡disfrutar!