¿Te gustan tus piernas? Según diferentes estudios, ésta es una de las partes que más aprecian tanto hombres como mujeres en el sexo opuesto. Y, sin embargo, especialmente en el caso de las segundas, son muchas las que se sienten acomplejadas por ellas. ¿Por qué?

Las razones son diversas, aunque la más común suele ser la extensión de las mismas y tener unas rodillas o pantorrillas demasiado marcadas. Sin embargo, ¿sabías que un 10% de la población tiene varices? Así es. Y estas «arañas», no son nada estéticas, especialmente cuando son muy marcadas. Las mismas, además, son más frecuentes en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

Pero, ¿es éste el único problema que presentan las piernas? ¿Qué otros aspectos de las mismas preocupan a mujeres y hombres? Celulitis, piernas inquietas, cansadas o calambres suelen ser algunas de las más habituales y hoy quiero hacer un repaso de ellas contigo, ya que he realizado una recopilación de los alimentos y plantas medicinales que te ayudarán a reducir sus síntomas e, incluso, a eliminarlos, cuando el problema no es severo. ¿Me acompañas?

4 enfermedades de las piernas

Ya no se trata tanto de un problema estético, sino de salud. Y cuando ésta se puede ver afectada, saltan todas las alarmas y toca cuidarse más que nunca. Así que si te parece, empecemos por hacer un repaso de las 4 enfermedades más comunes y sus síntomas, y más adelante hablamos de esas plantas medicinales y alimentos que te van a ayudar a cuidarlas.

  1. Varices. Tal y como explican desde la Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas (AEEV), las varices son «dilataciones venosas que se caracterizan por impedir que la sangre retorne de forma eficaz al corazón (insuficiencia venosa)». Pero, ¿por qué se producen las varieces? Debido a «una alteración de las válvulas venosas, que al no cerrarse como es debido, hacen que la sangre se acumule en las venas, haciendo que se dilaten», continúan.
    En realidad, cualquier vena puede provocar una varices. Sin embargo, la zona más propensa del cuerpo a padecerlas son las piernas, especialmente la zona de las pantorrillas.
    Y, ¿qué las provoca? Lo cierto es que los motivos son varios, pero algunos de los más comunes son: el sedentarismo, los embarazos, la hipertensión, la obesidad o los factores hereditarias, así como la menopausia.
    Pero, ¿cómo se detectan las varices? Lo cierto es que son muy visibles, ya que se suele apreciar un cordón azulado en la superficie de la piel. Las mismas provocan pesadez, picor, tobillos hinchados e, incluso, dolor.
    Para prevenir o disminuir los síntomas, se suele recomendar el uso de medias de compresión, además de una vida activa, acompañada de una alimentación saludable y una correcta hidratación.
  2. Celulitis. Conocida también como piel de naranja y producida por una acumulación de grasas en una zona localizada del cuerpo, «es  una esclerosis (endurecimiento) de las membranas celulares de tejido subcutáneo, con la consiguiente hipertrofia de la adiposidad», según explican desde Fisio Online. Es por ello que, estéticamente, la celulitis no resulta muy atractiva allá donde se coloca; se forman una especie de hoyuelos en la piel. La zona superior de las piernas, bajo los glúteos, suele ser una de las más comunes en el ser humano.
    Los síntomas, además de los mencionados hoyuelos, son la pérdida de suavidad en esa parte de la piel o la deshidratación de la misma, principalmente.
    Las causas que la provocan son diversas, entre otras, el estrés, el estreñimiento, la mala circulación, el tabaco, una alimentación inadecuada o el sedentarismo.
  3. Piernas inquietas. Es cierto que, en este caso, no se trata de un problema estético, pero si que afecta a la parte del cuerpo a la que hoy estamos dando protagonismo. El Síndrome de las Piernas Inquietas tiene un origen neurológico y afecta a esta parte del cuerpo cuando éste está en descanso o sentado, provocando un dolor o sensación incómoda en las piernas, que hace que la persona que lo sufre tenga que levantarse y caminar, ya que esto hace que esa sensación tan incómoda se reduzca o desaparezca en los casos más leves.
    Por lo general, este problema afecta en gran medida a la calidad del descanso, por lo que entre las recomendaciones de los especialistas se encuentran la de intentar dormir bien y reducir o incluso dejar el consumo de bebidas alcohólicas o que puedan alterar nuestro descanso, como el café o el té a partir de ciertas horas.
  4. Calambres en las piernas. Producidos especialmente durante los embarazos, pero también como consecuencia de los 3 problemas que te acabo de mencionar. En algunas ocasiones son la consecuencia de la falta de magnesio y de calcio en el cuerpo. También pueden aparecer por la falta o el exceso de ejercicio. En cualquier caso resultan muy molestos, pero suelen tener fácil solución.

Remedios naturales para cuidar tus piernas

Ya sabes que el sedentarismo y la mala alimentación nunca son buenos aliados. Así que esa será la base desde la que debas partir. A esto tienes que añadir otros dos clásicos básicos: descansar bien e hidratarte de manera correcta.

Por otro lado, recomendaciones como tener las piernas en alta durante un rato (especialmente por la noche que es cuando se notan más los síntomas), darse duchas de agua fría en las piernas, en forma de círculos o evitar el uso de calcetines u otras prendas que dificulten la circulación, son algunas de las medidas comunes a todas las enfermedades mencionadas.

A partir de aquí, los médicos recomiendan incluir los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Frutas y verduras ricas en antioxidantes: como pueden ser la piña, los tomates o las espinacas.
  • Alimentos ricos en calcio: como los lácteos o los frutos secos.
  • Alimentos ricos en omega 3: como las nueces o los pescados azules
  • Alimentos ricos en vitamina D: como por ejemplo los huevos

Más allá de estos alimentos, las plantas medicinales también se ponen de nuestro lado para combatir los síntomas de los problemas de piernas que te he mencionado:

  • Para las varices: tomar de 2 a 3 infusiones al día de hamamelis, ginko biloba, diente de león o cola de caballo te ayudarán a reducir los síntomas de las mismas, gracias a que mejoran la circulación y son antiiflamatorias.
  • Para la celulitis: en este caso, las infusiones de cola de caballo o de salvia harán que este tipo de hoyuelos tan poco estéticos se reduzcan. Además, si masajeas la zona apretando fuerte y haciéndolo círculos con aceite de rosa mosqueta, la piel dejará de estar tan seca y se verá mucho más bonita.
  • Para el Síndrome de las piernas inquietas: en este caso es recomendable que tomes infusiones que te ayuden a relajarte y a reducir el estrés. El boldo, la tila o el hinojo se convertirán en tus mejores aliados para ello, sin olvidar la manzanilla o el anís.
  • Para los calambres: en este caso nos decantaremos por plantas medicinales que activen nuestro sistema de circulación sanguínea, además de aportarnos vitaminas y minerales. Por ello, el rooibos, el espino blanco, la cola de caballo o el diente de león son una excelente elección.

En qué podemos ayudarte

Ahora que ya has podido tomar nota de las mejores plantas medicinales para cuidar tus piernas a lo largo de todo el año y, en especial, en verano, que suele ser cuando se ven más resentidas por el calor, desde Aromas de Té, te proponemos las siguientes infusiones: