Ardor de estómago, retortijones, pesadez, hinchazón e, incluso, vómitos o diarreas son algunos de los trastornos más comunes relacionados con nuestro sistema digestivo. El mismo, tal y como aseguran diferentes estudios, cada vez se ve más afectado, principalmente por los niveles de estrés y ansiedad a los que muchas personas se ven sometidas a diario.

Como consecuencia, también ha crecido el número de consultas por úlceras de estómago o inflamación en el intestino. Pero tampoco es cuestión de alarmarse. Se trata, más bien, de cuidarse. Y para ello, tú sabes tan bien como yo cuáles son las pautas básicas a seguir: dejar de lado la vida sedentaria y llevar una alimentación libre de grasas, variada y saludable.

Además, las plantas medicinales y algunas especias se alían contigo para ayudarte a llevar mejor algunas situaciones sociales que te pueden provocar los trastornos antes mencionados, como por ejemplo cuando tienes una comida familiar, de empresa o con los amigos, pero también el resto de los días del año.

Y, ¿cuál es el objetivo principal de este tipo de productos naturales? En primer lugar, calmar el malestar e, incluso, llegar a eliminarlo. En segundo lugar, reducir la inflamación en la mayoría de los casos y, por último, llevarnos a un estado de bienestar al que todos nos terminamos aficionando, porque… ¿a quién no le gusta sentirse bien?

Pero, ¿sabías que aunque goces de una salud de hierro en lo que al sistema digestivo se refiere, todos pasamos alguna vez por este tipo de problemas? Por esta razón, hoy quiero compartir contigo un listado de plantas medicinales que podrás tomar en infusión y que te ayudarán a cuidarte por dentro y por fuera. ¿Me acompañas? ¡Empezamos!

9 infusiones digestivas

  1. Boldo. ¿Sabías que esta planta se utiliza mucho en la cocina chilena? Y es que además de tener numerosas propiedades para la salud (entre las más destacadas, que es digestiva), también es muy aromática; por eso no es de extrañar que forme parte de las cocinas de muchos hogares del país andino. Esta planta es, además, rica en cineol, que actúa como un protector de estómago natural. Si se la añades a las legumbres, te ayudará a reducir los gases y a aligerar la digestión. Además, actúa como un antibiótico natural.
  2. Jengibre. Es como una especie de botiquín natural. Las propiedades que nos aporta son larguísimas, pero entre algunas de las más destacadas, no puede faltar la de ser digestiva. Algo que se debe a sus aceites esenciales, pero también a su gran aportación de fibra, la cual mejora el tránsito intestinal. Al igual que el boldo, reduce las flatulencias y la hinchazón del intestino. Además, como actúa como antibiótico natural, elimina las bacterias que se pueden colar en nuestro sistema digestivo.
  3. Anís en grano. Es una de las plantas digestivas por excelencia, de ahí que se añada a numerosas infusiones como la manzanilla, el regaliz o la menta poleo. Pero cuando la tomas sola, además de tener un gusto muy rico que recuerda a esos caramelos de bolita blanca de toda la vida, también notas una mejoría considerable en tu tránsito intestinal. En primer lugar porque calma los ardores; en segundo porque actúa como un antiinflamatorio natural y en tercer lugar, porque ayuda a regular el tránsito intestinal.
  4. Hierbaluisa. Es la típica planta medicinal que, o bien la conoces de toda la vida o jamás has escuchado hablar de ella. Se utiliza mucho en algunas zonas del mundo y también de España, pero en otras es una total desconocida, a pesar de todos los beneficios que la misma aporta a nuestra salud, especialmente la digestiva. Gracias a ella puedes evitar las malas digestiones (por eso se recomienda tomarla antes de las comidas copiosas), así como las flatulencias. También es calmante y antivomitiva. El borneol y limoneno que contiene terminan con los ardores de estómago y también con el mal aliento, que se suele producir por las bacterias que se instalan en el sistema digestivo.
  5. Sen. Es otra de las grandes desconocidas y sin embargo resulta muy agradable de tomar por su sabor suave, además de ser realmente digestiva. Es rica en flavinoides y taninos y se suele utilizar mucho para solucionar problemas de estreñimiento, con buenos resultados (no conviene abusar de ella). Eso sí, no se suele recomendar en el caso de mujeres embarazadas, a pesar de que sea una patología muy común entre ellas.
  6. Hinojo. Es cierto que según en qué zonas del mundo, tomar hinojo solo en infusión no es muy común; al menos no ahora, pero se trata de una planta medicinal que se ha venido utilizando prácticamente desde que el hombre existe. De hecho, nosotros la utilizamos como complemento en numerosas infusiones y tés que puedes encontrar en nuestra tienda, entre otros, el rooibos digestiv, ideal para el tema del que estamos hablando. Si sientes que tu estómago está hinchado, esta planta te ayudará a encontrarte mejor, también a reducir los nervios en la boca del estómago y a mejorar tu tránsito digestivo, en general.
  7. Poleo menta. ¿Quién no se ha pedido esta infusión digestiva después de comer? Suele ser, junto con la manzanilla, el té verde y el té rojo, de las más habituales en cualquier establecimiento hostelero y casa donde se aprecien este tipo de plantas medicinales. Pero, ¿por qué esta fama? Muy sencillo, entre otros porque es: un analgésico natural y calma el dolor; disminuye los síntomas del cólico intestinal; es antiinflamatoria; carminativa y, por tanto, ayuda a eliminar los gases; y, en general, porque mejora la digestión. Tomada caliente siempre tiene mejor acogida que fría.
  8. Regaliz. Si bien lo más habitual es consumirla como caramelo (blando o duro), lo cierto es que el regaliz es una planta medicinal muy versatil y se utiliza tanto en medicina tradicional, como en cocina y también en aromaterapia. Su sabor y aromas resultan realmente agradable, pero también sus propiedades para la salud, especialmente si hablamos del sistema digestivo. De hecho, el regaliz ayuda a calmar los dolores de estómago y reduce las náuseas; también reduce el dolor provocado por la acidez de estómago o las úlceras. Pero, ¿sabes qué es lo mejor? Que te ayuda a mejorar tu estado de ánimo y te aporta energía y eso también contribuye a mejorar tu salud digestiva. Así que no te olvides de tenerlo siempre a mano en casa.
  9. Manzanilla. Terminamos con la reina de las plantas medicinales para cuidar de nuestra salud digestiva. Segura que tanto tu abuela como tu madre y, por supuesto, tú misma, has recomendado tomar una manzanilla cuando alguien te dice que tiene náuseas o ardor de estómago, así como cuando está nervioso o necesita descansar y no puede. Todas esas propiedades son las que se asocian a la manzanilla, pero también su agradable sabor y aroma. Además, se puede tomar tanto fría como caliente e, incluso, combinarla con otras plantas medicinales que ya hemos mencionado, como el regaliz o el anís, entre otros.

En resumen

Recuerda que cuidar de tu salud digestiva, también es cuidar de tu aspecto físico a nivel interno y externo. Por tanto, teniendo en cuenta todas las plantas digestivas que te acabo de dar, ya no tienes excusas para disfrutar de un pequeño momento de bienestar,mientras te cuidas. ¡A por ello!