¿Te puedo pedir que seas sincero conmigo? ¿Sí? Entonces, me gustaría hacerte la siguiente pregunta: ¿qué has pensado cuando has leído el titular? Si tu respuesta es “¡Oh, no! ¡Ya estamos de nuevo con lo detox!”, créeme, te entiendo perfectamente. Esta palabra está demasiado utilizada o, más bien, demasiado mal utilizada.

Y es que son muchas las empresas que se aprovechan de las épocas de adelgazamiento por excelencia, como son el comienzo de año o el periodo post vacacional para sacar sus mejores armas de marketing y ponerse a promocionar “como locos” sus productos milagro.

Por supuesto, no estamos diciendo que no tengan derecho a hacerlo, ni mucho menos que esos productos no den la respuesta que se espera de ellos. Para nada. Todos tenemos que vivir de nuestro negocio y mientras no sea algo nocivo, ni engañoso, siempre estará bien.

Sin embargo, lo que sí que es cierto es que la famosa “operación detox” no consiste tanto en tomarse unas pastillas durante unas semanas o preparar bebidas milagrosas, sino, más bien, en depurar el organismo de todas aquellas toxinas que se han ido acumulando en nuestro hígado y en nuestro intestino a lo largo de los días.

Y, claro está, esas toxinas se multiplican durante las navidades debido a todas las grasas y alimentos que ingerimos de manera abundante (incluso, desproporcionada en más de un caso), a lo que hay que sumar el alcohol y el sedentarismo que, por lo general, se instala esos días de comidas eternas, quedadas con los amigos o tentempiés poco sanos en la oficina.

Por esta razón, estas fechas son buenas para llevar a cabo una operación detox, pero con cabeza: nada de dejar de comer o alimentarse a base de pastillas. En realidad, todo el mundo debería comer sano y limpio todos los días del año, pero también sabemos que eso no siempre resulta sencillo, incluso para aquellos que, por lo general, llevan este tipo de alimentación a rajatabla, ven complicado hacerlo en las comidas familiares o cuando salen con los amigos o compañeros de la oficina.

Así que si tú también tienes ganas de sentirte un poco mejor, tanto física como anímicamente, te invito a que sigas leyendo este artículo, tomes nota de lo que te parezca interesante y, por supuesto, nos des tu punto de vista y añadas todos aquellos datos que consideres que pueden ayudar al resto de lectores. ¿Nos acompañas?

¿Qué es una operación detox sana?

Como ya hemos dicho, no creemos ni en las dietas ni en los productos milagro, pero sí en los beneficios que aportan a nuestro organismo los productos que la naturaleza pone al alcance de nuestra mano cada temporada. Aquellos como las frutas, verduras, pescado y carne en menor medida, unidos a otros como ciertos cereales integrales, semillas y, por supuesto, las plantas medicinales que durante tantos siglos se han venido utilizando y siguen dando sus resultados, sin efectos secundarios.

Esta dieta, por supuesto, hay que llevarla a cabo con algo de ejercicio moderado. Si no puedes hacerlo a diario, al menos, dos o tres veces por semana (algo más intenso en ese caso) y, también, mantener un equilibrio emocional, porque todos sabemos que la tristeza, el estrés o la ansiedad llevan a comer mal y a que nuestro cuerpo sienta la necesidad de ingerir alimentos o bebidas con exceso de azúcares y grasas o, peor aún, productos químicos que para nada nos benefician.

Por tanto, llevar una dieta sana y equilibrada es esencial, además de no saltarse comidas ni picar entre horas. Esto no quiere decir que no podamos tomar algún tentempié, siempre y cuando sea saludable y en cantidades moderadas (por ejemplo, una pieza de fruta, unas nueces – 3 ó 4, no más- así como alguna infusión natural o café, pero sin azúcar ni acompañado de dulces, que suele ser el problema de esos tentempiés para muchas personas).

Pero, además de esto, también te recomiendo los siguientes consejos que recuerdan los expertos en nutrición:

  • Evita cereales procesados: como la harina blanca, por ejemplo y opta por cereales integrales (por ejemplo, pasta o arroz integral) o, por ejemplo, la espelta y el trigo sarraceno, con los cuales cada día se elaboran más panes de calidad – si puedes, estos cómpralos en panadería o herbolarios, donde el pan es pan de verdad- y prepara, por ejemplo, una tostada con aguacate y semillas de lino para desayunar.
  • Evita las comidas industriales: porque llevan mucha grasa y otros aditivos que no benefician en nada a nuestro organismo.
  • Incluye frutas, verduras y semillas: así como legumbres y nueces. En cuanto a las frutas y verduras, siempre que puedas, tómalas crudas y si las cocinas, que sea siempre a fuego lento, para que no pierdan parte de sus nutrientes. Piensa que la verdura se hace sola y, por tanto, aunque tarde algo más de tiempo, tú puedes aprovecharlo para hacer otras tareas – siempre y cuando controles el tiempo, claro-
  • Evita el alcohol e hidrátate bien: bebe agua (de 1,5 a 2 litros diarios) y si te cuesta mucho, prueba con tés e infusiones naturales y sin azúcar. Le darán sabor al agua y la estarás consumiendo de igual manera.
  • Respira aire puro: siempre que puedas, sal a pasear y, si tienes tiempo, vete al monte o a la playa, donde siempre será más sano el aire.
  • Haz ejercicio: porque eso ayuda a eliminar toxinas del cuerpo, además de mejorar nuestro tránsito intestinal y nuestro estado anímico.
  • Siempre que lo necesites y bajo recomendación o supervisión de un experto, puedes tomar complementos vitamínicos naturales o aquellos que contengan probióticos o prebióticos. En realidad, esto lo encontramos en los alimentos, pero si no te resulta sencillo, al menos, prueba de ese modo.

¿Cuándo es bueno hacer una operación detox?

Como te venimos explicando, en realidad, todos los días deberíamos llevar una vida sana, con una alimentación equilibrada y en la que incluyamos algo de ejercicio. Sin embargo, hay otros factores externos que no siempre podemos evitar:

  • Contaminación externa, que introduce toxinas nocivas en nuestro organismo.
  • Periodos de excesos: como las navidades, las vacaciones o las fiestas de los pueblos, por ejemplo.

Además, a esto hay que sumar la influencia que tienen en nuestro organismo los cambios de tiempo, el estrés laboral o nuestro estado anímico. Así las cosas, los mejores momentos para hacer una operación detox son:

  • Tras las navidades o después del verano
  • Cuando nos sintamos más cansados de lo normal y sin causa aparente (en este caso, además, siempre será recomendable acudir al médico en caso de que persista ese cansancio).
  • Con los cambios de estación
  • Si vamos a iniciar una dieta de adelgazamiento

Además, como nuestro cuerpo es muy sabio, también nos avisa de que necesitamos una depuración cuando se manifiesta a través de los siguientes síntomas:

  • Mal aliento
  • Mala circulación (aunque esto también puede tener que ver con otros factores)
  • Cambios de humor repentinos y sin que vengan a cuento
  • Mal estado de nuestra piel
  • Vientre hinchado, diarreas o extreñimiento, gases y pesadez
  • Dolores de cabeza

Motivos para llevar a cabo una depuración de organismo

Tal y como acabamos de explicar, el cuerpo manifiesta ciertos síntomas de debilidad cuando necesita ser depurado, pero también signos de mejoría y bienestar cuando se ha realizado esa limpieza. Así las cosas, aquí van 7 motivos por los que depurar nuestro organismo cada cierto tiempo:

  1. Ayuda a perder peso
  2. Mejora nuestro sistema inmunitario
  3. Mejora la salud digestiva
  4. Aumenta tu energía
  5. Te sientes más feliz
  6. Mejora el aspecto de tu piel
  7. Te concentras y piensas mejor, mejorando también la memoria, puesto que retrasa el envejecimiento.

Plantas medicinales para la operación detox

Como bien sabes, nos encantan las propiedades de las plantas medicinales y tomarlas en infusión. En este caso, necesitaremos plantas que mejoren nuestro sistema digestivo y depuren el hígado. Así las cosas, las mejores plantas medicinales para este objetivo son:

  • Cardo mariano: es una de las infusiones detox por excelencia, pero no es de extrañar. ¿Por qué? Es un desintoxicante hepático natural, que protege y reduce la inflamación. Además, reduce el impacto que tiene el alcohol en nuestro organismo y su sabor es muy agradable.
  • Diente de león: se trata de una planta muy digestiva que, además, tiene un efecto antiinflamatorio natural y te sumerge en una sensación de bienestar, reduciendo los síntomas de la ansiedad o del estrés. En caso de extreñimiento, también tiene propiedades laxantes.
  • Hojas de menta: ayudan al correcto funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar, además de calmar el ardor de estómago o la pesadez.

Y tú, ¿qué otras soluciones utilizas? Cuéntanoslo y si te ha parecido interesante el artículo, déjanos tu opinión y compártelo en tus redes sociales. Nos vemos en el próximo post y, mientras tanto, en nuestras redes sociales o en www.aromasdete.com