La salud. Ese es el tema que más se repite en las consultas que nos hacéis a través de las redes sociales o cuando nos visitáis en los mercados a los que acudimos a lo largo de toda la geografía española. “¿Qué me recomiendas para…?”.  Y, claro está, después de más de 10 años al frente de este negocio y de informarnos y formarnos al respecto, tenemos muchas nociones sobre salud natural, pero siempre repetimos y lo seguiremos haciendo, que cada cuerpo es diferente y que, ante la duda, siempre es bueno consultar al médico.

Y es que las plantas medicinales ayudan a mejorar síntomas de enfermedades comunes, pero no pueden hacer milagros ni curan enfermedades graves como el cáncer, por ejemplo. Esto es algo que hay que tener siempre muy claro. Lo cual no quiere decir, que estén más que demostradas las propiedades de las plantas o frutas naturales que utilizamos para elaborar nuestras infusiones.

Hoy quiero dedicar este post semanal a la cúrcuma. Así que si te interesa, sigue leyendo porque voy a hacerte un resumen de su origen, propiedades y beneficios, así como de los usos que puedes hacer con la misma. ¿Con qué fin? Que conozcas un poco más sobre esta especia de origen asiático, que comenzó a utilizarse en La India en el año 610 antes de Cristo, pero como colorante para teñir la lana y otros materiales naturales que se utilizaban para elaborar las prendas de vestir.

Historia y Origen

Si bien es cierto que La India es hoy el mayor productor de cúrcuma del mundo, lo cierto es que esta planta tiene origen asiático y que crece en lugares donde la temperatura media ronde los 20 y 30 grados, a lo que hay que sumar que sean lugares donde las lluvias sean abundantes durante el año. De ahí que sea la parte del mundo que acabo de mencionar, el lugar donde más se produzca esta planta que se viene utilizando desde antes de Cristo, tal y como explicaba más arriba.

De hecho, la ciudad hindú de Sangli es el lugar donde más cúrcuma se produce del mundo, aunque también la podemos encontrar en otros lugares de Polinesia y Micronesia. Por supuesto, también hay otras partes del mundo donde se cultiva (Cuba o Colombia son otros de esos lugares, incluso en España hay agricultores particulares que se dedican a ello), siempre y cuando se respeten los principios básicos para ello (calor y humedad), pero su hábitat de origen es el mencionado.

A lo largo de la historia ha tenido diferentes utilidades: desde elemento natural para teñir la ropa, pasando por producto medicinal o como condimento en la comida. Su uso más reciente se ha visto en la dermocosmética – ya que las propiedades de la curcumina ayudan a mejorar el aspecto de la piel – y en complementos alimenticios para mejorar diferentes dolencias.

Propiedades de la cúrcuma

Lo sé; ésta, junto con la de los beneficios, es la parte que más interés suscita siempre, sobre las plantas medicinales de las que hablamos en nuestros artículos, así que vamos a ello. Para empezar, te diré que la cúrcuma es conocida como un potente antibiótico natural. ¿Y esto por qué? Por las siguientes propiedades:

  • Antiinflamatorias
  • Caminativas
  • Neuroprotectoras
  • Antioxidantes
  • Digestivas
  • Hepaprotectoras
  • Antisépticas
  • Renoprotectoras

Además, aporta una gran cantidad de vitaminas ( C, E, K, B1, B2, B3, B6 y B9), fibra y minerales, tales como el potasio, calcio, magenio o hierro, sin olvidar el cobre y el zinc.

Así que si unimos todos estos factores, queda claro que la cúrcuma es una especia muy apropiada para cuidar nuestra salud natural, a diario. Una de esas plantas medicinales que, junto con el jengibre o la manzanilla, siempre deben estar presentes en los hogares donde las dolencias comunes se traten con este tipo de productos, consiguiendo aliviar los síntomas y sin efectos secundarios (siempre y cuando, claro está, no se sea alérgico a ellos o haya alguna contraindicación médica que diga lo contrario).

Beneficios de la cúrcuma para la salud

Si “traducimos” lo que suponen todas estas propiedades para la salud, nos encontramos con los siguientes beneficios aportados por la cúrcuma:

  • Adiós inflamaciones que provocan dolor: las malas digestiones o tener un sistema digestivo delicado hace que el resultado sea el de un vientre o intestino inflamados. La cúrcuma te ayuda a reducir esa inflamación y a aliviar ese dolor, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Pero no sólo eso, también elimina el dolor de cabeza o las molestias que ocasionan los reumas y las artrosis debido a la inflamación interna que provocan en nuestro cuerpo.
  • Ciclos menstruales: además de reducir el dolor que produce la regla en muchas mujeres, también ayuda a regularlos de manera natural. Siguiendo con la salud de las mujeres, la cúrcuma también es buena para aquellas que estén pasando por la menopausia o ya la hayan pasado, ya que reduce los síntomas de producidos por la osteoporósis, una de las consecuencias de la menopausia.
  • Niveles de azúcar: si quieres regularlos, la cúrcuma será tu mejor aliado natural. Esto no quiere decir que te puedas atiborrar a azúcar si lo compensas, todo lo contrario, pero de tener exceso, te ayudará a regularlo.
  • Estado anímico: ciertos estudios han concluido que consumir cúrcuma ayuda a controlar las emociones, reduce el estrés y, por tanto, mejora nuestro estado de ánimo.
  • Protege tu corazón: gracias a la cúrcumina, la cúrcuma ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre, además de rebajar los niveles de producción de homocisteína, cuya segregación daña las paredes celulares.
  • Mejora la función hepática: por esta razón, muchos productos detox contienen cúrcuma. Y es que la misma ayuda a limpiar el organismo, gracias a la estimulación del sistema linfático, que se encarga de eliminar los desechos.

Usos de la cúrcuma

El más conocido de todos es el que se hace de ella en la cocina, donde se utiliza, por un lado, como colorante natural y, por otro, para potenciar el sabor de ciertos alimentos. Por ejemplo, uno de los usos más comunes es en los arroces, si bien es cierto que también se emplea para elaborar salsas, especialmente para aquellas destinadas a acompañar carnes y pescados. Pero hay quien, incluso, la utiliza para elaborar primeros platos con verduras, en concreto, sopas o purés.

Por otro lado y como hemos mencionado, la cúrcuma se utiliza como planta medicinal para reducir dolores o síntomas comunes, especialmente los digestivos. Eso sí, su uso no se suele recomendar en embarazadas, ni en personas que acaban de ser operadas, ya que también tiene un efecto anticoagulante.

Los laboratorios farmacéuticos y de medicina natural que elaboran complementos alimenticios también utilizan la cúrcuma para crear productos relacionados con la mejora del sistema digestivo, la desintoxicación del cuerpo e, incluso, en aquellos destinados a adelgazar, ya que la cúrcuma también un efecto quema-grasas, especialmente si se une con otras especias como la pimienta negra.

Por último, cabe mencionar el uso que se hace del aceite de cúrcuma para reducir dolores musculares o inflamaciones producidas por golpes o, como decía en el apartado de los beneficios, para disminuir el dolor provocado por la osteoporosis, entre otros motivos de inflamación interna del cuerpo. Para aplicarlo, basta con dar un suave masaje en la zona, en forma de círculos.

En cuanto a los beneficios y, por tanto, usos de la cúrcuma para mejorar el aspecto de la piel, tanto consumida en infusión, como extendida en aceite sobre la piel, la misma reduce la sequedad de los pies, las estrías y también alivia las quemaduras gracias a sus propiedades antisépticas.

Por último, anota este truquillo para mejorar el aspecto de la cara: elabora una infusión con cúrcuma y leche, aplica sobre la cara cuando esté templada o fría ayudándote de un disco desmaquillante o gasa y deja actuar unos minutos. Pasado este tiempo, limpia con agua. Si realizas esto 2 o 3 veces por semana, notarás cómo el aspecto de tu piel mejora. Esto mismo funciona si lo aplicas sobre los labios secos, consiguiendo hidratarlos y darles más elasticidad.

Infusiones con cúrcuma en Aromas de Té

Termino proponiéndote algunas de nuestras infusiones elaboradas con cúrcuma:

  • Chai cúrcuma:  una versión del chai, con un sabor potenciado por la cúrcuma. ¿Te animas a probarla?
  • Infusión cúrcuma y cacao: ideal para aquellos a los que quieren tomar infusiones de cúrcuma, pero el sabor fuerte de la misma no les agrada en especial. Por eso, el cacao contrasta a la perfección con esta especia y le da un sabor muy equilibrado y agradable.
  • Infusión cúrcuma relax: para aquellos que quieran poner a punto su sistema digestivo después de haber pasado todo el día, en especial, si el estrés ha podido contigo y necesitas descansar de cuerpo y mente.
  • Infusión vitalidad femenina: especialmente indicada para reducir los síntomas de las diferentes etapas de la mujer, por ejemplo, la menstruación o la menopausia.