Sí, sí…¡ya están aquí! Las navidades están a la vuelta de la esquina y con ellas esas deliciosas, pero copiosas e interminables comidas, en las que no faltan manjares que, por lo general, no consumimos el resto del año o, de hacerlo, se hacen en menor medida y, sin embargo, ¿quién ha dicho que el cordero se coma sólo en Navidad? ¿O el marisco? Siempre hay una buena excusa para hacer una comida especial, sea el día que sea, y más si está hecha con té.

Efectivamente, hemos dicho, “elaborada con té”. Porque aunque la mayoría de la gente utiliza estas infusiones para tomarlas como bebida, lo cierto es que muchas de ellas dan un toque y sabor muy especial a la cocina tradicional. Si bien es cierto que en occidente no es lo más habitual, en los países orientales, la flor de la Camelia Sinensis tiene muchos usos y servir de ingrediente en sus recetas es uno de ellos, así que… ¿por qué no hacerlo nosotros también?

Hoy hemos querido recopilar una serie de recetas muy sencillas y elaboradas con distintos tipos de té para que, si lo deseas, puedas darlas a probar a tus invitados estas navidades. ¿Te animas? Pues coge papel y boli porque, en esta primera entrega, comenzamos con las salsas y los entrantes.

Recetas de salsas elaboradas con té

Es cierto, las salsas no son una receta en sí, pero sí que sirven para dar sabor y caracterizar los platos que se preparan con ellas. Comencemos, entonces, por una sencilla salsa de té negro para maridar pescados, más bien fuertes, como por ejemplo, el salmón, pero también es ideal para untar o maridar con marisco. De esta forma, conseguiremos suavizar el sabor del salmón y que esté más jugoso.

Para elaborar esta salsa de té negro nos hemos inspirado en las notas del blog de “Las Salsas de la vida” y sólo necesitas:

  • 2 pirámides de té negro, por ejemplo, el té negro ecológico, por ser un té negro puro, al igual que el té negro Earl Grey Ecológico o el té negro chai, que también contiene clavo, pimienta y jengibre; sabores que maridan perfectamente con el salmón o el marisco.
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de miel (a ser posible, pura)
  • 1 cucharadita de jengibre pelado
  • 200 ml de salsa de soja

Ahora que ya tenemos todos los ingredientes, vamos a pasar a la preparación de la salsa para marinar pescados y mariscos. En primer lugar, ponemos a infusionar el té negro (a 100 grados) y dejamos reposar durante 10 minutos, de manera que coja un potente sabor a té negro.

Mientras pasa este tiempo, en un bol, machacamos el ajo y jengibre. Una vez se enfríe el té, lo añadimos, así como la miel, mezclamos todo y, ¡listo! ya tenemos nuestra salsa. Ahora sólo queda colarlo a la hora de marinar el pescado. Si quieres que el sabor se impregne bien, déjalo un par de horas, al menos.

Si la vamos a usar para untar el marisco, no será necesario y, así, conservará el sabor de los ingredientes intacto. Además y según nos cuentan desde el mencionado blog, esta salsa también es ideal con fritos asiáticos o aquellos entrantes elaborados con algas, por ejemplo.

FOTO: Pinterest

Seguimos con el té negro, pero esta vez para elaborar una vinagreta que te servirá para aliñar tus ensaladas favoritas. Si es para Navidad, procura darle un toque especial. ¿Por qué no pruebas a combinar hortalizas con marisco y fruta? Puedes añadirle frutos secos o frutos rojos. Triunfarás entre tus invitados comenzando por un plato ligero, para dejar sitio a otros platos más potentes.

Pero volvamos a la vinagreta de té negro. Es muy fácil. Sólo necesitas: aceite de oliva, vinagre de manzana y té negro, a ser posible, con limón, como es el caso de nuestro té negro con limón ecológico. Dependiendo de los ingredientes que utilices, puedes añadir cilantro o cebollino.

Una vez tengas todos los ingredientes reunidos, hacer la vinagreta es coser y cantar. En primer lugar, tienes que licuar el aceite y el vinagre junto con el té negro. Mézclalos bien y tendrás tu vinagreta en un momento.

 

Recetas de primeros platos con té

FOTO: muchavidablog.com

Comenzaremos por algo ligero y que, a pesar de hacerse con ingredientes muy corrientes, si haces una bonita presentación, encantará a grandes y pequeños: calabacín asado al rooibos. Una receta que hemos sacado del blog Mucha Vida. Para elaborarla vamos a necesitar:

  • 5 cucharadas de aceite de sésamo.
  • 2 bolsitas de rooibos
  • 1 cucharada de albahaca
  • sal
  • pimienta
  • 3 calabacines medianos
  • alcaparras (al gusto)

Ahora que ya tenemos todos los ingredientes, lo primero que tenemos que hacer es infusionar el rooibos en el aceite de sésamo que calentaremos un poco previamente. Dejaremos que infusione durante una hora.

Mientras pasa este tiempo, cogeremos los calabacines, los pelaremos y los cortaremos en rodajas de 1 centímetro aproximadamente, de esta manera no serán demasiado gruesas y se harán mejor en el horno. Lo precalentamos a 180 grados durante 10 minutos.

Previamente, extraemos una de las bandejas del horno y le ponemos las rodajas de calabacín. Si ya ha pasado la hora que comentábamos, pintaremos los calabacines con el aceite infusionado en rooibos y salpimentamos. ¿Listo? Entonces sólo tienes que meterlas al horno durante 20 minutos, pero, pasados 10, dales la vuelta a las rodajas y añade las alcaparras.

Cuando pasen los otros 10 minutos, sólo te quedará emplatar y servir. Si quieres, también puedes añadir un poco de queso rallado, poner el grill y dejarlos 5 minutos más, mientras el queso se gratina.  Ya ves que se trata de una receta muy saludable, fácil de hacer y muy rica. Si lo prefieres, también te puede servir de acompañamiento de carne o pescado, pero te garantizo que, como primer plato, ¡serán un éxito!

FOTO: Hapinness

La siguiente receta que también puedes servir como entrante y que, incluso, podrías combinar con los calabacines al rooibos, es cous-cous de verduras al té verde. Para elaborarlo sólo vas a necesitar:

  • 250 gramos de cous-cous o taboulé
  • 250 gramos de agua
  • 3 bolsitas de té verde
  • sal al gusto
  • aceite de oliva
  • media cebolla
  • medio pimiento verde
  • medio pimiento rojo
  • un trozo de cabaza
  • Salsa de soja (opcional)

Si ya tienes todos los ingredientes, lo primero que haremos será trocear la verdura lo más pequeña posible, de manera que dé color al cous-cous, pero no moleste al comerlo (especialmente para aquellos a los que no les gustan mucho las verduras) y ponemos a dorar en una sartén. Hazlo con el fuego bajo para que no se te quemen.

Mientras tanto, ponemos el agua a calentar y cuando alcance los 80 grados, apagamos e introducimos las 3 bolsitas de té verde. En este caso, os hacemos 3 propuestas: té verde sencha ecológico (por ser un té puro y de gran sabor), té verde jengibre ecológico (de manera que se note un ligero toque a jengibre en el cous-cous) o el té verde verde genmaicha ecológico, que, al igual que el té matcha, es ideal para la cocina.

Pasados 5 minutos retiramos las bolsitas y utilizamos ese agua para cocer el cous-cous. Serán suficientes 5 minutos. Añadimos un poco de sal y dejamos que llegue a ebullición. Cuando esto suceda, paramos y dejamos que el propio taboulé absorba el agua, retirándolo del hornillo. Para que los granos quedan sueltos, puedes añadir un poco de mantequilla y remover.

Una vez se haya absorbido todo el agua, en la sartén donde se están dorando las verduras añadimos el taboulé y removemos un poco con una cuchara de madera mientras mezclamos todos los ingredientes. Y ya tienes el cous-cous listo para servir. Si quieres, mientras mezclas los ingredientes en la sartén, también puedes echar un poco de salsa de soja al gusto, que también le dará sabor.

Una vez listo y como te comentábamos antes, también puedes servirlo junto a los calabacines. Otras personas, también los suelen combinar con unos pocos garbanzos encima y salsa de ternera, pero este plato sería demasiado contundente en Navidad, teniendo en cuenta la cantidad de comida que se pone esos días. Por supuesto, podría ser plato único y, después, pasar al postre.

Como se trata de un plato un poco más pesado que los calabacines, lo que sí que te recomendamos es que no pongas muchas cantidad. Será una especie de aperitivo que gustará a mayores y pequeños.

Próximas recetas con té

Esta ha sido la primera entrega de recetas y salsas elaboradas con té para Navidad. En una próxima entrada, hablaremos de recetas de carne y pescado elaboradas con té. ¡Hasta pronto!