Si hace algunas semanas te hablamos de tés e infusiones que puedes utilizar para preparar entrantes, primeros o salsas para diferentes alimentos, hoy queremos centrarnos en los pescados y las carnes, porque, efectivamente, con ellos también se pueden preparar recetas que incluyan diferentes tipos de té o infusiones, que darán un toque diferente y, sobre todo, más saludable a la misma. ¿Te apuntas? Ponte el delantal, coge papel y boli, porque….¡empezamos!

Recetas de pescado con té

Si bien el té negro no es el más común para utilizar en platos de pescado, comenzaremos por una nutritiva receta de carabineros confitados con jengibre y té negro ahumado, extraída del blog Gastronomía & Cía. Para elaborarla vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Carabineros (uno o dos por persona, según el resto del menú o el apetito de los comensales)
  • 2 tallos gruesos de cebollino
  • ½ carambola (opcional),
  • sal gruesa
  • 120 gramos de aceite de oliva
  • 1 cucharada de té negro Lapsang Souchong
  • 1 rodaja de jengibre (o un puñado ya desmenuzado)

Para elaborar la salsa de los carabineros vamos a necesitar:

  • 2 cabezas de carabineros (o unos 120 gramos)
  • 1 chalota, 50 gramos de coñac
  • 350 gramos de agua
  • una pizca de sal
  • una pizca de pimienta negra recién molida
  • 4-5 hebras de té negro ahumado
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Si ya tienes todo, los pasos a seguir son los siguientes:

Paso 1: En una sartén, ponemos el aceite a calentar a fuego medio y cuando ya esté caliente añadimos el jengibre y el té negro y dejamos que el aceite vaya cogiendo el sabor de ambos productos. Pasados unos 5 minutos, quitamos la cabeza a los carabineros y los pelamos (si quieres, puedes dejar la cola para que haga un bonito efecto en el plato) e introducimos el cuerpo de los mismo en la sartén, mientras dejamos que se vayan confitando. Recuerda ir controlando que no se quemen, sólo tienen que confitarse.

Paso 2: Una vez preparados los carabineros, retiramos y cuando ya estén fríos, los metemos en el frigorífico. Mientras tanto, vamos a preparar la salsa que los acompañará en el plato. Para ello, en una sartén con aceite caliente añades las cabezas y los cuerpos de los carabineros, junto con la chalota pelada y previamente cortadas en pequeños trocitos y dejamos que vayan soltando el jugo. Para ello, lo mejor es que presiones suavemente, sin que salpique y te quemes, las cabezas. Añade el agua un poco de sal y pimienta y tápalo, dejando que se cueza durante 5 minutos.

Paso 3: Paso ese tiempo añade el té negro y vuelve a dejar durante 5 minutos más. Ahora, mete el contenido en el vaso de la batidora (cáscaras y cabezas incluidas) y cuando todo esté mezclado cuélalo con un colador de rejilla muy pequeña, de manera que no dé lugar a encontrarse cáscaras en el emplatado.

Paso 4: Vuelve a vertir el contenido ya batido en la sartén y mete los carabineros durante un tiempo, mientras les vas dando vueltas y los cocinas hasta alcanzar el punto que a ti te gusta. Emplata y sirve.

Si esta receta te ha parecido algo complicada, seguro que la siguiente te parece mucho más sencilla: truchas maceradas en rooibos. Y, ¿sabes qué es lo mejor? Que está extraída del libro ‘Recetas saludables para estómagos delicados’, por lo que la podrá comer todo el mundo.

Pero, vayamos a su elaboración. ¿Qué ingredientes vamos a necesitar?

  • 2 truchas
  • sal y pimienta
  • 3 cebollas
  • 1 zanahoria
  • 2 cucharadas de infusión de rooibos
  • 1 hoja de laurel
  • 200 ml de vino blanco
  • 1 cucharada de eneldo picado
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de setas secas

Una vez tengamos todos los ingredientes, los pasos a seguir son los siguientes:

Paso 1: Lavaremos debidamente las truchas por dentro y por fuera, con agua fría. Una vez limpias, salpimentamos y las rociamos con zumo de limón.

Paso 2: Ponemos un cazo pequeño de agua a hervir y añadimos las setas secas y dejamos que se vayan ablandando. Mientras tanto, pelamos la zanahoria y la cortamos en tiras finas y hacemos lo propio con la cebolla, pero esta vez en forma de rodajas.

Paso 3: Metemos el rooibos y el laurel en una bola infusora y lo metemos en un cazo con 100 ml de agua y el vino blanco que habremos comenzado a calentar previamente. Añadimos las setas, la zanahoria pelada y la cebolla cortada, tapamos y dejamos cocer durante 5 minutos.

Paso 4: Pasado este tiempo, abrimos la tapa, echamos sal al gusto y añadimos las truchas. Volvemos a tapar y dejamos que pasen unos 15 minutos, de manera que la trucha se vaya haciendo por dentro. Transcurrido el cuarto de hora, sacamos las truchas para emplatar, poniendo la cebolla y regándolas con la salsa con la que se han cocinado. Si quieres, tal y como aconsejan en el mencionado libro, se pueden servir con patatas cocidas.

Recetas de carne con té

Si prefieres preparar una receta de carne con té, esta vez escogeremos el té verde y vamos a preparar un sencillo pollo al té verde, que gustará por igual a niños que a mayores y que, además, es muy saludable si lo cocinas siguiendo los pasos que, tras los ingredientes, te vamos a decir. Esta receta la hemos encontrado en Cocina para uno en dos metros cuadrados y vas a necesitar los siguientes productos:

  • 1 vaso de agua
  • té verde sencha
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • 4 alitas de pollo
  • 1 berenjena
  • 1 cucharadita de maicena o agar-agar para espesar
  • 1 cucharada de miel
  • 1 pizca de sal

Y ahora que ya tienes los ingredientes anotados, sólo vas a necesitar 15 minutos para preparar esta sencilla receta de pollo al té verde.

Paso 1: En una cazuela ponemos a calentar el agua y cuando comience a hervir, añadimos una cucharada de té verde; tapamos y dejamos que pasen unos 5 minutos mientras vamos cortando el calabacín en rodajas finas. Las reservamos.

Paso 2: En un wok, ponemos 1 chorrito de aceite a calentar y cuando éste esté caliente, ponemos las alitas de pollo a dorar. Cuando empiecen a tomar el bonito color dorado, añadimos las berenjenas previamente cortadas y vertemos la infusión de té verde. Añadimos el espesante que hayamos elegido, la miel, la sal y dejamos sofreír unos minutos más.

Paso 3: Cuando el agua ya esté casi evaporada, el pollo estará listo para emplatar y servir. ¿Has visto qué fácil? ¡Y muy saludable!

Desde el blog del autor de esta receta nos invita a hacer, para una siguiente ocasión, la misma receta pero con té negro. Sin embargo, nosotros nos quedamos con el té verde, porque la carne con té negro es algo mucho más habitual. Y tú, ¿con cuál te quedas? ¿Probarás los dos?

Por último, vamos a preparar unas chuletas de cordero con verduras y salsa de té rojo. La receta original de Ok Diario nos propone hacerla con té negro, pero hemos querido variarla un poco. Toma nota de los ingredientes que vas a necesitar si quieres prepararla estos días:

  • Chuletillas de cordero (elige el número en función de los comensales. De 2 a 3 para cada uno será suficiente)
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Espárragos y judías verdes
  • 2 bolsitas de té negro Earl Grey
  • 200 ml de agua
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 2 cucharadas de miel
  • 200 ml de soja
  • 1 diente ajo

Una vez tengas sobre la mesa todos los ingredientes, deberás seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Preparamos el té rojo, para lo que pondremos el agua a calentar hasta que alcance los 100 grados. Pasado este tiempo vertemos el agua sobre el colador donde tenemos el té y dejamos reposar de 3 a 5 minutos. Pasado este tiempo, retiramos el infusor y esperamos a que se vaya enfriando.

Paso 2. Mientras tanto, cogemos una brocha de cocina y la untamos con aceite de oliva para pintar las chuletillas con ello y salpimentamos. Reservamos.

Paso 3: Pelamos y machacamos el ajo en un mortero o recipiente resistente y hondo. Añadimos el jengibre, la miel y la soja, además del té rojo que ya se habrá templado y tenemos lista la salsa de té rojo que acompañará las chuletillas.

Paso 4: Ponemos a cocer la verdura, mientras, por otro lado y en una plancha con un chorrito de aceite bien caliente, pondremos a hacer las chuletas hasta el punto que más nos guste. Retiramos y emplatamos con las verduras cocidas a un lado y un gran chorrito de la salsa de té rojo por encima.

En la próxima entrega de recetas con té para Navidad (u otras épocas del año) os daremos algunos ejemplos de postres para sorprender a los tuyos. ¡Nos vemos!