té verde

Cuando hablamos de las propiedades del té verde, es imposible que no se nos vengan a la cabeza palabras como adelgazar o cuidado de la piel. Y es que si hay algo que no se puede negar, es que esta variedad de té, si se ha convertido en la más famosa y consumida del mundo es, sin duda, por los amplios beneficios que se le asocian en lo que a la quema de grasas y pérdida de peso se refiere. Gran antioxidante, el mismo no sólo se emplea en todo tipo de dietas, sino que también son muchos los productos de belleza, especialmente aquellos relacionados con la piel, que se realizan con él, así como un buen número de remedios caseros.

Pero el té verde, lejos de ser sólo una bebida que nos ayude a adelgazar o a mostrar un mejor aspecto de nuestra piel, también tiene un amplio abanico de propiedades. Es en ellas en las que nos gustaría centrarnos en esta nueva entrada del blog, a pesar de que, estamos convencidos, todavía quedan muchas propiedades o beneficios por conocer, que aún no han sido descubiertos. Prueba de ello es que en nuestras redes sociales, a menudo anunciamos los mencionados avances de la ciencia con respecto a esta variedad de té.

Características del té verde

Como bien sabéis, el té verde se obtiene de la planta del té, la Camelia Sinensis. La misma es originaria del sur de China y de la India, pero hoy en día y dependiendo del tipo de clima, también se cultiva en diferentes puntos del mundo, España incluida, aunque, por supuesto, en menor proporción que la que se cultiva en el país asiático, de donde procede la mayor parte de la producción de té mundial.

Un té verde que se compone de una gran variedad de catequinas, entre otras, la epigalocatequina galata, la variedad más antioxidante de todas, de ahí su uso en dietas y alimentación equilibrada, si bien, por supuesto, no se recomienda el consumo de más de 2 ó 3 tazas al día. Además, el té verde también contiene cafeína, fibra y minerales tales como calcio, hierro, magnesio o potasio, entre otros.

Beneficios del té verde para la salud

Como decíamos al principio, los beneficios son numerosos y cada vez se conocen más, pero nos gustaría hablar de los más comunes y conocidos, que son los siguientes:

  • Astringente: ideal para frenar diarreas o para mejorar el tránsito intestinal tomado en dosis bajas.
  • Estimulante: no sólo para despertarnos por la mañana, sino también para levantar el ánimo, especialmente cuando estamos cansados o pasando por una depresión ligera. Además, si te encuentras pasando una época o un día en el que necesitas hacer un esfuerzo extra, el té verde te ayudará. Eso sí: nunca debes abusar de él ni en lo que al número de tazas se refiere, ni en cuanto a la cantidad de té que se pone en cada una. Con 2 ó 3 tazas al día y una cucharada de café en cada una de ellas, bastará. Un exceso de té verde podría provocar irritaciones en el aparato digestivo, así como taquicardias.
  • Anti-cancerígeno: tomar de forma regular y moderada té verde disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, debido al amplio grado de antioxidantes que contiene.  Contribuyen a ello, también, la cafeína que contiene, así como los aminoácidos y la Vitamina C. Compuestos, todos ellos, que también se emplean para tratamientos contra el Sida, tal y como han demostrado diversos estudios científicos.
  • Combatir las migrañas: ya que constriñe los vasos sanguíneos pericraneales y la cafeína ayuda a disminuir los horribles dolores de cabeza que producen las migrañas.
  • Proteger el hígado: de manera que resulta muy interesante para combatir la hepatitis.
  • Proteger el corazón: el té verde tonifica y disminuye el corazón, así como el nivel de colesterol. Del mismo modo, reduce el riesgo de padecer anginas de pecho o infartos de miocardio.
  • Potenciar la memoria: por lo que es ideal para los estudiantes en época de exámenes (siempre respetando las dosis antes mencionadas), así como para tratamientos con personas que sufren Alzheimer. A todos ellos, les ayuda a concentrarse, a memorizar y recordar.
  • Fertilidad: aumenta el número de espermatozoides y mejora su calidad.
  • Cuidado bucodental: el té verde ayuda a combatir la halitosis y la gingivitis, además de reducir el riesgo de creación de caries, debido a su contenido en flúor. De hecho, se han creado varias pastas dentales con esta planta que, tomada en infusión y a modo de enjuague, ayuda a cerrar las llagas, de forma natural y dejando un agradable sabor de boca.
  • Piel: el té verde nos ayuda a rejuvenecer nuestra piel, mostrándola más joven y libre de impurezas, de forma natural y sin necesidad de tener que gastarse un dineral en cremas. Cremas, por cierto, que muchas contienen extractos de té verde.

Remedios caseros con té verde

En este caso, también son numerosos, pero haremos referencia a los más empleados:

  • Ojeras: si pones unas bolsitas de té verde en tus ojos (después de haberlas infusionado y dejarlas enfriar), durante un rato, verás como la hinchazón que producen las ojeras disminuye. Un truco de belleza casera natural, con el que no te gastarás mucho dinero y que tendrá una doble función: actuar como anti ojeras y como la bebida que tanto te gusta y que te aporte salud y bienestar.
  • Cabello: si quieres oscurecerlo o disimular las canas, sólo tendrás que darte un baño de infusión de té verde. Además de que mejorará el aspecto de tu cabello, luciéndolo del color que deseabas, así como más brillante, también puedes darle un olor agradable en base a la combinación de té verde que elijas y que actuará como perfume natural, pero mucho más barato.

Ahora que ya conoces todos estos datos, ¿a qué esperas para disfrutar del té verde con más calidad del mercado? Entra en www.aromasdete.com y descubre la variedad de sabores que hemos preparado para ti, con esta variedad de té.