Diurético y antioxidante. Esas son las dos propiedades que más se asocian a los diferentes tipos de té. Y parece que todo el que los toma, o bien es un sibarita o quiere cuidarse. Pero nada más lejos de la realidad. El té es una bebida casi tan antigua como el hombre, es la segunda más consumida después del agua en el mundo y lo toman personas de todas las edades, condiciones y modos de vida.

Pero de lo que no cabe duda es de que el té es saludable, ya que está clasificado dentro del listado de plantas medicinales naturales; otra cosa es que sea incompatible con alguna enfermedad o característica de tu sistema inmunitario, un momento puntual de tu vida (por ejemplo, el embarazo) o que lo acompañes de dulces o edulcorantes que no te hacen ningún bien. Ni a ti, ni a nadie.

Por eso, hoy queremos hacer un repaso general de las principales propiedades y características de los tés más consumidos del mundo (sin entrar a hablar de variedades concretas), es decir, el té verde, el té rojo, el té negro, el té blanco y el té azul.

De esta manera, ya seas novato en estas lides o lleves años consumiendo té, podrás refrescar esta información y, quién sabe, cambiar de tipo de té porque, en estos momentos, te vendría mejor una variedad que otra. Entonces, ¿haces ese repaso con nosotros? ¡Vamos allá!

Té verde, el gran antioxidante

Empleado en China desde hace más de 5000 años, el té verde comenzó siendo una bebida que sólo las clases altas podían permitirse, para pasar a ser la más popular del país. Te sorprendería saber la cantidad de tazas de té de esta variedad que se pueden beber al día y en el gran número de recetas tradicionales y modernas que lo contienen, así como en el listado de remedios naturales en los que se incluye.

Pero, ¿cuáles son sus principales propiedades?

  • Antioxidante: es la más conocida y de ahí que se crea que todos los tés lo son en gran medida. Y lo es porque se elabora con las hojas menos oxidadas de la Camelia Sinensis. De hecho, recientes investigaciones científicas han encontrado en el té verde uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza: el EGCG, esto hace que el té verde también tenga propiedades neuroprotectoras y antiinflamatorias para el cerebro. De ahí que se estén llevando a cabo estudios sobre los beneficios que el té verde tiene para los enfermos de Alzheimer o las personas propensas a serlo. Estas mismas propiedades hacen que el té verde ayude a disminuir el colesterol y a proteger el hígado.
  • Astringente: la gran cantidad de taninos que contiene el té verde hacen de él una variedad ideal para terminar con las diarreas e, incluso, cuidar el sistema digestivo. Pero lo más importante es que gracias a esos taninos, el té verde tiene un efecto antiséptico e inhibe el crecimiento de las bacterias dentro de nuestro organismo.
  • Diurético: aquellas personas con problemas de retención de líquidos tienen en el té verde un gran aliado natural. Esta propiedad hace que ayude a mejorar la circulación. Además, la teína ayuda a perder peso, ya que activa el metabolismo y aumenta el gasto energético ayudando a quemar grasa, siempre (siempre y cuando se lleve una vida saludable de manera paralela).

Té blanco, belleza y bienestar

Muy diferente a los demás, el té blanco se elabora con los brotes más tiernos de la Camelia Sinensis. Esto hace que sea una variedad muy selecta y que no se recolecte en grandes cantidades, como puede ser el caso del té verde, rojo o negro.

De hecho, el 90% de esta variedad se cultiva, solamente, en la provincia China de Fujian. Pero lo que sin duda más llama la atención de él, especialmente para las personas que lo prueban por primera vez, es el sabor suave y afrutado que tiene.

En este sentido, un dato curioso es que a pesar de que el té verde es considerado la variedad más antioxidante, lo cierto es que el té blanco lo es mucho más, ya que apenas se procesa. Esto hace que conserve, casi en su totalidad, el color verde natural de las hojas del té, así como su aroma.

Otra curiosidad es que contiene muy poca teína, por lo que se puede tomar en cualquier momento del día e, incluso, aquellas personas con problemas de corazón, pueden tomarlo, siempre y cuando su médico no se lo prohíba.

Además de las mencionadas, entre sus principales propiedades cabe mencionar que:

  • Ayuda a reducir los niveles de estrés, gracias a la teanina. La ansiedad también se reduce con este té. Es ideal para tomarlo después de terminar el trabajo o a primera hora de la mañana, si sabemos que la jornada va a ser dura a nivel emocional.
  • Ayuda a cuidar tu corazón, ya que disminuye la cantidad de colesterol malo de la sangre, así como la mala circulación o la cantidad de triglicéridos. Del mismo modo, sus propiedades antioxidantes ayudan a regenerar las células que velan por tu sistema cardiovascular.

Té rojo, el mejor para la salud digestiva

Seguro que cuando eras pequeño e, incluso, hoy en día, cuando tienes diarrea o el estómago mal te tomas un té rojo o te aconsejan tomártelo. ¿Y eso por qué? Porque esta variedad es un gran astringente natural. Pero, ¿sabes que se le llama té postfermentado porque se trata de un té verde que ha sido fermentado en barricas durante un periodo determinado de tiempo?

Así es. Y este proceso hace que el té rojo conserve todas las propiedades del té verde, pero con mayor cantidad de estaninas – que son las que contribuyen a reducir el colesterol malo- y de GABA – que reduce la presión arterial-.

Entre las propiedades más apreciadas cabe señalar:

  • Es estimulante: aunque en menor cantidad que el té negro, pero esto hace que estimule la función cognitiva y el sistema nervioso, por lo que se recomienda tomarlo por la mañana o antes de acudir al trabajo o a estudiar.
  • Mejora el rendimiento: por lo que también es bueno para las personas que hacen ejercicio o cuyo trabajo diario requiere de un gran esfuerzo físico.
  • Digestivo: especialmente indicado para combatir las bacterias de la diarrea, pero también para mejorar el tránsito intestinal, siempre y cuando se utilice de una forma moderada. Tu cuerpo lo agradecerá si lo tomas después de comer.

Té negro, activa tu mente

Es el tipo de té que más teína tiene, de ahí que el té negro se utilice para activar la mente o mejorar nuestro estado de ánimo. Y, ¿esto a qué se debe? A que es la variedad que mayor grado de oxidación sufre. En este caso no hablamos de un té fermentado, como el caso del té verde o rojo, sino de un té oxidado, como podría ser el té azul, del que te hablaré a continuación.

Entre algunas de las características más apreciadas del té negro cabe mencionar las siguientes:

  • Estimulante: muchos lo comparan con el café, pero en realidad tiene la mitad de cafeína que éste, a pesar de ser igual o más efectivo. De ti y de tus gustos depende por cual te decantes. Ambos son saludables en su justa medida.
  • Aliado del sistema cardiovascular: ya que controla los niveles de colesterol malo en sangre y te ayuda a prevenir la mala circulación. Del mismo modo regula los niveles de azúcar en sangre, por lo que son varios los estudios que invitan a las personas diabéticas a tomarlo para cuidarse (por supuesto, sin echarle azúcar).
  • Ayuda a cuidar la vista: gracias a las proantocianinas, unos flavinoides que protegen los capilares sanguíneos, especialmente el de los ojos.

Té azul, para mucho más que adelgazar

A medio camino entre el té verde y el té negro, el té azul o té oolong pasa por un proceso de oxidación, aunque en menor medida que el té negro, tal y como acabo de mencionar más arriba. Una de las cosas que más llaman la atención de este té, especialmente a los neófitos, es su nombre. De hecho, seguro que habrás visto más de una foto con un té infusionado de este color, pero son falsas.

El té oolong debe su nombre al color azulado que adquieren sus hojas cuando están secas, pero nada más. En los últimos años se ha hecho muy famoso por considerarse un gran aliado para adelgazar. Y, es cierto, el té azul activa el metabolismo y es un quema-grasas natural, además de ser muy diurético, pero no tendrá efecto alguno si no lo acompañas con una dieta saludable y algo de ejercicio diario o, al menos, de manera intensa, 3 veces por semana.

Pero esta variedad de origen taiwanés tiene otras propiedades:

  • Ayuda a combatir la diabetes: ya que regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Aporta una gran cantidad de calcio: para cuidar la salud de tus dientes y de tus huesos, especialmente en el caso de las mujeres a partir de la menopausia.
  • Es muy digestivo: por lo que es ideal para tomar después de las comidas, especialmente si éstas han sido copiosas.