Infusiones que te ayudan a cuidar la salud cardiovascular

Es el motor de nuestra vida y, sin embargo, no siempre le damos todo el cariño que se merece. Alimentación saludable, descanso, deporte continuado son algunas de las claves para cuidar de nuestro corazón, pero hoy hacemos especial mención a aquellas infusiones naturales que también te ayudan a fortalecer tu corazón y que resulta recomendable tomarlas de manera habitual.

Si te digo que sin él no podemos vivir, sé que no te cuento nada nuevo, pero si estás leyendo este artículo es porque tienes interés en mejorar tu salud cardiovascular y solo por eso ya tienes nuestro respeto ganado. Y es que no nos podemos olvidar que los problemas cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, por delante incluso del cáncer.

En España, en concreto y según datos de la organización Cardio Alianza, las enfermedades cardiovasculares suponen casi el 30% de los fallecimientos, por delante de los que se producen por cáncer, que suponen el 26%. Muy de lejos, con un 12%, le siguen aquellos que se producen por enfermedades respiratorias.

Por tanto, queda claro que cuidar del corazón es esencial. Por eso y porque el pasado 29 de septiembre se celebró el Día Mundial del Corazón (día que quiere recordar la importancia de cuidar esta parte de nuestro organismo), hoy dedicamos este espacio del blog a hablar de aquellas infusiones que te ayudan a cuidar de tu salud cardiovascular.

Infusiones para prevenir problemas cardiovasculares

Después hablaremos de las recomendaciones básicas para cuidar tu salud cardiovascular a diario, pero si nos centramos en las infusiones naturales que también te ayudan a hacerlo, desde la Fundación Española del Corazón, nos recomiendan tomar de manera habitual las siguientes:

  • Espino blanco: gracias a su efecto vasodilatador y sedante, la infusión de espino blanco es perfecta para tomar en periodos de ansiedad; esos periodos en los que incluso podemos llegar a sentir pequeñas taquicardias producidas por ese periodo de ansiedad. Además, gracias a su efecto vasodilatador y a que se trata de una planta cardiotónica, también nos ayuda a cuidar el movimiento, la salud de nuestro corazón. El sabor de esta infusión es suave, pero con un toque a campo, por lo que se puede complementar con un poco de manzanilla o melisa y darle así un toque dulce natural, sin necesidad de añadir edulcorantes.
  • Romero: porque te ayuda a cuidar el aparato circulatorio, mejorando así la salud de tu corazón. Además, al ser una infusión muy suave y sin teína, la puedes tomar a cualquier hora, aunque viene genial tanto por la mañana como por la noche. Teniendo en cuenta sus propiedades antiinflamatorias, también va genial para el buen bombeo del corazón y reduce los problemas de circulación de las piernas, que pueden causar trombos en las venas y dar problemas a nuestra salud cardiovascular.
  • Diente de León: una de las infusiones hepáticas que más se emplean para depurar el organismo. Esto también supone una mejora para el funcionamiento de nuestro sistema digestivo y de nuestra salud en general. Esto también supone reducir problemas de mala circulación, de colesterol en sangre y reducir las varices, al mejor la circulación sanguínea. Tiene un sabor a hierba bastante predominante, por lo que casi siempre se suele mezclar con otras plantas digestivas como, por ejemplo, el hinojo o el anís.
  • Hoja de olivo: como ya sabes, del olivo se obtiene el aceite que empleamos en nuestra alimentación mediterránea y de sus hojas se obtiene una infusión con propiedades antioxidantes que ayudan a regenerar los tejidos del corazón, además «ayuda a disminuir la presión arterial y dilatar las arterias coronarias, lo que permite ayudar a prevenir infartos, tal y como explican desde la fundación del corazón».
  • Melisa: otra infusión clásica para relajarnos y calmarnos que, además, en el caso de la salud cardiovascular ayuda a que el corazón vuelva a recuperar su ritmo cuando tenemos pequeñas taquicardias o una situación concreta ha llevado a que se nos acelere el corazón. Además, la melisa tiene un aroma y sabor muy agradable, por lo que suele ser perfecta para mezclarla con la infusión de otras plantas que tienen un sabor más áspero o menos dulce.
  • Hierbaluisa: cuando hablamos de cuidar la salud del corazón, la función que cumple la infusión de hierbaluisa es la misma que la de la melisa, por lo que tienes dos opciones ideales para reducir el ritmo de tu corazón y que lata a la velocidad que le corresponde.
  • Valeriana: se suma a esta lista de infusiones que ayudan a que nos tranquilicemos y, por tanto, reduzcamos la sobrecarga que se produce en el corazón ante situaciones de estrés o ansiedad. Puedes compaginarla también con la tila, que tiene un sabor suave, pero más insípido que la valeriana.
  • Té verde: para prevenir los problemas de corazón y, en concreto, el té verde matcha, que tienen una gran cantidad de antioxidantes, ayudando a regenerar las células de nuestro organismo y del corazón en concreto. Además, no tiene tanta teína como el té negro o el té rojo, por lo que salvo que nuestro doctor no nos lo recomienden, se pueden tomar una o dos tazas al día. De hecho, tal y como explican desde la Fundación del Corazón, «una investigación de la Universidad nipona de Saitama, en Japón, descubrió un menor número de ataques al corazón entre los bebedores de té verde».
  • Rooibos: esta infusión procedente de un arbusto de nombre homónimo, que crece al sur de África, es perfecto para reducir el colesterol malo en sangre, algo que tu corazón agradecerá sobremanera. Por esta razón, terminar el día con un rooibos o tomarlo en la merienda o en el almuerzo de la mañana, te vendrá genial.

Más allá de las infusiones para mejorar la salud cardiovascular

Siempre lo decimos: tomar infusiones es un excelente complemento a una vida sana y natural, pero no son la solución definitiva, ni milagrosa. Por eso y en lo que al cuidado de nuestra salud se refiere, también es importante que llevemos a cabo las siguientes acciones:

  • Visita periódica al especialista: vamos cada seis meses o, al menos, una vez al año al dentista; hacemos lo propio con el oculista y, si somos mujeres, con el ginecólogo. Y, sin embargo, son pocas las personas que se suelen hacer revisiones periódicas y completas de su estado de salud, pero es muy importante. ¿Por qué? Porque en esas pequeñas revisiones se detectan y se anticipan posibles problemas de salud, siendo los cardiovasculares algunos de los que más se detectan.
  • Tener una vida activa: no hablo de no descansar y estar todo el día haciendo cosas. Hablo de tomarnos un tiempo, al menos 20 minutos al día, para caminar, hacer algo de ejercicio o, al menos, intentar dejar el coche lo máximo posible para que nuestros pulmones se oxigenen, la sangre circule mejor y nuestro corazón bombee como se espera de él.
  • Alimentación sana, variada y baja en sal: porque es uno de los problemas que solemos tener, el de querer añadirle sal a todo y no querer o no saber disfrutar del verdadero sabor de las cosas. Si el cuerpo nos pide algo más de sabor, siempre hay alimentos o aliños naturales que nos ayudan a hacerlo, sin necesidad de tener que añadir sal de más o añadirle sal directamente. Disfruta de cada plato. En nuestro blog tienes muchas recetas donde cocinamos con infusiones, las cuales también te ayudan a darle un toque diferente a tus platos.

En resumen: cuidar el órgano más importante de nuestro cuerpo es esencial para que podamos tener una vida lo más plena posible en lo que a salud se refiere. Ya ves que cuidarlo no es nada difícil. Y si necesitas ayuda, ya sabes que en Aromas de Té siempre os damos muchas ideas saludables para lograrlo. ¡Cuídate!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.