«Le dolía mucho la tripa y como a mí siempre me ha funcionado, le dí manzanilla a mi hijo. Al rato, se le pasó y se quedó dormido». Esta fue la conversación que el otro día, mientras desayunaba en una cafetería, escuché a 2 madres que estaban sentadas a mi lado. Sonreí.

Y es que no lo puedo negar. Me gustan esas madres que no tienen miedo a ser juzgadas por sus actos, ya que lo que hacen, como en ese caso, es por amor a sus hijos; nunca con la intención de hacerles daño. Su amiga no la juzgó y eso me gustó aún más; pero es cierto que, en muchas ocasiones, las madres nos vemos sometidas a todo tipo de críticas y el uso de la fitoterapia para tratar o prevenir males comunes, suele ser uno de ellos.

Pero hoy no vengo a hablar de fitoterapia, sino del placer de poder compartir con tus hijos (a partir de cierta edad, claro está y siempre bajo consentimiento médico) infusiones naturales y sin teína, con las que podáis disfrutar de un momento de placer mutuo y, por supuesto, cuidar de su salud al mismo tiempo.

Por esta razón y porque en más de una ocasión nos hacéis esta pregunta a través del blog o de las diferentes redes sociales, incluso cuando nos visitáis en un mercado medieval, hoy quiero darte un listado de infusiones naturales que pueden ser tomadas por los niños y, así, introducirles en este mundo natural.

Evidentemente, siempre es recomendable preguntar a tu pediatra si, por motivos concretos, tomar una u otra planta, puede afectar a la salud tu hijo. Sin embargo, tal y como explican desde INFITO (Centro de Investigación sobre Fitoterapia), las plantas medicinales que vamos a nombrar a continuación no tienen efectos secundarios en niños y sí otros positivos, como ayudarles a dormir, mejorar el estado de sus defensas o de su salud digestiva, entre otros.

7 infusiones que sí* pueden tomar los niños

Lo primero de todo es aclarar la razón del * en el «sí». Y es que como ya he recalcado más arriba, aunque de las infusiones que se encuentran en el listado del que te quiero hablar no se han detectado efectos secundarios, cada cuerpo es un mundo y siempre es recomendable tener en cuenta la salud de nuestros hijos. Por eso y como siempre decimos, en caso de duda, nada como preguntar al especialista (en este caso, el pediatra).

A partir de aquí, sí que te recomendamos que esperes (salvo que tu médico te diga lo contrario) a que tu hijo tenga 6 años para que le vayas introduciendo poco a poco en este mundo, siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de bienestar en primer lugar y de aprender a disfrutar de productos que la naturaleza nos brinda, en segundo lugar.

Y, ahora sí, ya puedes coger papel y boli para apuntar el listado de infusiones que, salvo que tu pediatra diga lo contrario, tu hijo sí que podrá tomar:

  • Infusiones de frutas: especialmente recomendadas en verano para tomar fresquitas o el resto del año, bien calentitas. ¿Por qué? Porque sólo llevan fruta natural que ha sido infusionada, no contienen azúcares añadidos (no al menos si tomas infusiones naturales como las nuestras) y aportan gran cantidad de vitaminas, especialmente vitamina C y D. Además, en caso de que les cueste beber agua o no les guste, estas infusiones les ayudan a mantenerse hidratados (eso sí, no dejes de darles agua natural).
  • Rooibos: a pesar de ser un té y como bien sabes, el rooibos no contiene teína, pero sí que aporta muchas vitaminas y minerales. Algo esencial en las épocas de más resfriados (otoño-invierno y primavera), así como en los cambios de estaciones o después de días agotadores donde se les junta el cansancio psicológico de las clases, con el físico del deporte que practiquen o de sus horas de juego. ¿Una idea? Si eres de las que lleva zumos envasados a la salida del cole, cámbialos por un rooibos de frutas, de chocolate o del sabor que más les guste y déjales que disfruten de una bebida natural y sana de verdad.
  • Manzanilla: antaño, las madres añadían flores de manzanilla al biberón de sus hijos, con el objetivo de que descansaran mejor y que redujeran el malestar que podían producirles los cólicos u otros dolores relacionados con el sistema digestivo. Hoy en día, ésta infusión es ideal para tomarla en familia después de una comida copiosa o de las cenas, ya que se irán a la cama con una sensación muy placentera y su sistema digestivo también te lo agradecerá.
  • Hierbaluisa: mucho menos conocida que las infusiones anteriores, una de las propiedades más destacadas de la hierbaluisa es que calma los dolores del sistema digestivo, además ayudar a reducir la hinchazón y los gases. En caso de que los niños estén algo resfriados y con tos, también aliviará esta última y ayuda a expulsar las flemas, que son las que muchas veces provocan la fiebre al no saber el menor sacarlas.
  • Tomillo: ésta es una de esas infusiones «comodín» que tiene diferentes propiedades y, por tanto, además de aportarnos momentos de bienestar, también nos va a ayudar a cuidar de la salud de nuestros hijos, tanto a la hora de cuidar de su sistema digestivo, como de calmarle o reducir las molestias de catarros, ya que le ayudarán a abrir sus vías respiratorias.
  • Tila: de sobra conocida por ser una planta medicinal que ayuda a calmar los nervios y el estrés, también es ideal para aquellos días en los que parece que el sueño no les va a entrar nunca. Se recomienda dársela media hora antes de ir a dormir y el efecto lo notarás enseguida. Además, si los lunes va muy nervioso a la escuela o le pasa lo mismo antes de iniciar el primer día de una actividad extraescolar, también se la puedes dar y estará más tranquilo.
  • Anís verde: si antes te hablaba de las flores de manzanilla que antaño metían las madres en los biberones de sus hijos, el anís verde también formaba parte de esa fitoterapia que funcionaba y sigue funcionando. En este caso, además, con el añadido de que se trata de una planta que los niños toman con sumo gusto, por su sabor dulce. Es ideal para esos días de comidas pesadas, dolores de tripa o algún otro síntoma de mala digestión.

Consejos a la hora de dar infusiones a los niños

Si estás pensando en darle a tus hijos infusiones, desde Aromas de Té te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Sin teína: ya tendrán tiempo de tomar infusiones elaboradas a base de camelia sinensis (té verde, rojo, blanco, amarillo u Oolong). Además, la teína les puede excitar y que logres el efecto contrario del que deseabas. De momento, el listado de infusiones naturales es muy amplio, así que…¡no tengas prisa por darle té!
  • Sin azúcar: también lo recomendamos en el caso de los adultos, de manera que disfrutes del sabor auténtico y natural de la infusión. Pero es que, además, en el caso de los niños, si toman bebidas naturales sin azúcar estás reduciendo las posibilidades de que tengan caries, diabetes o que engorden.
  • Dejarlas menos tiempo: cuanto más dejas reposar una infusión, más fuerte es su sabor. Por esta razón, nosotros te recomendamos que dejes algo menos de tiempo, de manera que el primer impacto no sea tan fuerte. Con el paso del tiempo, por supuesto, puedes ir alargando ese momento de reposo, hasta alcanzar el idóneo.
  • El agua, más fría: si el agua de las infusiones es recomendable que alcance los 100 grados, en el caso de los niños, no te recomiendo que pase de los 40. ¿Por qué? Primero, porque los niños son muy impacientes y van a querer tomarla cuanto antes; si tienen que esperar mucho, van a perder el interés por tomarla. Y, segundo, porque se pueden quemar la lengua si el agua está demasiado caliente y la siguiente vez que lo intentes, la van a rechazar. Recuerda que se trata de aportarles bienestar.

Infusiones para niños en Aromas de Té

Si entras en la sección de infusiones de nuestra tienda online, prácticamente el 100% de ellas pueden ser consumidas sin problemas por niños, pero ya que estamos hablando de listados, si te parece, te propongo 5 que, estoy seguro, van a adorar:

  • Infusión Children Fruit: nuestra infusión infantil por excelencia, elaborada a base de frutas naturales. Ideal para mejorar sus defensas y cuidar su salud digestiva.
  • Hibiscus: les recordará a los caramelos, pero sólo contiene la bonita flor del hibisco. Además, les encantará el color rojizo. ¡Te la van a pedir a todas horas!
  • Infusión Carpe Diem: muy similar a la primera que te he mencionado, está elaborada a base de frutas naturales. En época de resfriados viene genial, tanto para tomar en el desayuno, como para tomar después de las comidas o en la merienda.
  • Anís en grano: que tal y como te he comentado más arriba, es muy digestiva y su sabor engancha a los pequeños porque les recuerda a los dulces.
  • Manzanilla: porque no podía faltar entre nuestras recomendaciones. La manzanilla, además de estar muy buena y ser una infusión que los niños aceptan rápido por su sabor, tiene muchísimas propiedades: ayuda a descansar, reduce el dolor de cabeza, mejora la salud digestiva y ayuda a que los niños se calmen.