El hinojo es una de las plantas medicinales básicas que no pueden faltar en nuestra despensa. Utilizada desde la antigüedad para tratar todo tipo de dolencias, también ha sido ingrediente indispensable en las cocinas de nuestros antepasados.

Si eres un consumidor habitual de hinojo sabrás que el otoño es una de las mejores épocas para su recolección. También, que es una planta que florece entre junio y noviembre y que, sorprendentemente, crece junto a las cunetas de las carreteras y en campos poco cultivados o abandonados. Por esta razón, el hinojo se engloba dentro del listado de plantas silvestres.

En España encontramos hinojo en las zonas más cálidas de la Península, concretamente, en las provincias mediterráneas, debido al clima propicio para esta planta en esa zona. Por eso, no es de extrañar que Italia sea el primer país productor y consumidor de hinojo del mundo. No obstante, esta planta y sus diferentes variedades se pueden encontrar en cualquier lugar del mundo, gracias a que países como EEUU o en algunos de Latinoamérica cultivan ya hinojo en sus extensos terrenos.

No nos parece raro porque, del hinojo, se pueden aprovechar todas las partes: sus tallos y las hojas se llevan utilizando desde hace siglos como hierba aromática; los bulbos más dulces se pueden cocinar y comer , así como sus semillas, que se emplean a modo de especia en muchos platos, dándoles un sabor único. Sin duda, son éstas últimas las partes más aprovechadas debido a que, de ellas, también se puede extraer su aceite esencial. El aceite de hinojo es muy utilizado en la industria cosmética y en el ámbito de la medicina natural.

Propiedades del hinojo

El hinojo destaca entre las plantas medicinales por su carácter curativo. Entre las características de esta planta encontramos sus propiedades carminativas y antiinflamatorias, que nos ayudan a reducir las molestias relativas a la digestión. También es una fuente de antioxidantes y vitaminas del grupo B y C, y contiene minerales como el hierro, calcio o magnesio y ácido fólico.

Por otro lado, el hinojo es una planta que tiene propiedades antitusivas, diuréticas y anti anémicas, además de ayudarnos a eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Del mismo modo, reduce el colesterol y tiene propiedades hepáticas que facilitan el buen funcionamiento del hígado. Con todas estas características tan positivas para nuestra salud, el hinojo presenta múltiples beneficios para nuestro organismo.

Beneficios del hinojo para la salud

Si estás familiarizado con problemas digestivos como la acidez, también sueles sentir tu tripa hinchada o tienes flatulencias y cólicos, el hinojo te ayuda a calmar estos trastornos digestivos gracias a sus propiedades carminativas. Si una comida abundante nos ha provocado náuseas, el hinojo nos ayuda a calmarlas. Además, ayuda a nuestro hígado a procesar los nutrientes.

Su época de recolección y consumo, como ya hemos dicho, coincide con el otoño, cuando los problemas respiratorios, los catarros y las gripes son más frecuentes. Así las cosas, tomando hinojo podemos prevenir estas infecciones víricas y reforzar nuestro sistema inmunológico, gracias a su acción antimicrobiana y su alto contenido en vitamina C.

Si sufrimos ya alguna de estas molestias otoñales, el hinojo nos ayuda a minimizar los efectos molestos del dolor de cabeza y la fiebre, gracias a que es un excelente antipirético y tiene un ligero efecto analgésico. También ayuda a paliar los efectos de la tos seca y calma los problemas respiratorios, como el asma.

Es una planta muy beneficiosa si se sufre de anemia, así como de molestias durante la menstruación y la menopausia. El hinojo es un gran aliado de las mujeres, ya que, además de prevenir problemas relacionados con la menstruación, sin embargo, desde E-lactancia, no lo recomiendan para tomar durante el embarazo. Otros expertos coinciden en señalar que, durante la lactancia podría tener grandes beneficios para el bebé y la mama, debido a que contiene ácido fólico y estimula la producción de leche materna.

El hinojo tiene también propiedades diuréticas, lo que se traduce en que es un gran aliado para reducir la temida retención de líquidos y de gran ayuda a la hora de enfrentarse a la báscula.

El hinojo en la antigüedad: sus orígenes

Dadas todas las acciones beneficiosas que tiene el hinojo, no es de extrañar que su uso como planta medicinal siga estando vigente. El hinojo ya aparece en los manuscritos egipcios con fines medicinales, así como en los escritos latinos y griegos, donde está asociado a la cura de problemas de visión.

Sin embargo, su uso en la gastronomía comienza con los romanos, que supieron explotar todo el potencial de esta planta, tanto para aromatizar platos con sus semillas, como para alimentarse con sus brotes crudos.

También encontramos historias y mitologías griegas en torno al hinojo. El mismo estaba considerado como una planta mágica. De hecho, se cuenta que las serpientes que lo comían rejuvenecían y mudaban la piel. De ahí que, actualmente, también esté presente en la industria de la cosmética y belleza.

Recetas con hinojo

Siguiendo el legado de los romanos en la península ibérica, el hinojo se ha empleado en muchas de las recetas tradicionales de nuestra geografía. Es un ingrediente básico cuando se trata de hacer encurtidos y aliños como, por ejemplo, en las aceitunas. También se utiliza para dar sabor y aromatizar salsas cuando se cocina un asado o se hornea pescado.

Los potajes son otros de los platos típicos españoles que admiten el uso de esta planta. Dadas sus propiedades digestivas, el hinojo se convierte en el complemento ideal para guisos y legumbres como las ‘habichuelas con hinojo’, muy conocidas en Andalucía.

Algunas recetas básicas y fáciles de preparar con ingredientes españoles incluyen hinojo y son muy sabrosas: la que más nos gusta es la sopa de pepino e hinojo. Para prepararla sólo se necesitan 300 gramos de pepino, 200 de hinojo, 150 gramos de cebolla, 1 diente de ajo, cilantro, menta, pimienta, aceite y sal.

Su elaboración es muy sencilla: después de lavar y cortar el hinojo en rodajas se machaca. A continuación, se añaden en el recipiente los pepinos troceados, la cebolla pelada y cortada, el diente de ajo y el resto de hierbas aromáticas e ingredientes. Se mezcla todo y listo. Se trata de un plato riquísimo y perfecto para los días de verano, cuando hace mucho calor.

Como segundo plato, el pescado siempre es un acierto, por eso hemos pensado en acompañar a la sopa de pepino con una lubina a la sal con hinojo. Hay que emplear: cuatro lubinas, una cucharada de semillas de hinojo sal y aceite de oliva. Después de abrir y vaciar las lubinas, se empapa su interior con aceite e hinojo. En una bandeja de horno se pone sal y encima las lubinas. Después, se añade sal gorda por encima y se hornea durante 15 ó 20 minutos, hasta que la capa se endurezca. Esa sal se deberá quitar al servir en plato.

Por supuesto, como postre, una rica infusión o té con hinojo. ¿Necesitas ideas? Te las damos a continuación.

Tés e infusiones con hinojo

Si la gastronomía no es lo tuyo, en Aromas de Té hemos seleccionado algunas infusiones que te permitan disfrutar de todas las propiedades del hinojo, sin necesidad de que te metas entre fogones.

Entre los procesos digestivos más molestos después de una comida están la hinchazón en la tripa y los cólicos. Lo mejor es que tomes tanto la infusión de hinojo pura, como la mezcla entre esta infusión y la manzanilla. Puedes mezclar ambas, o puedes optar por nuestro rooibos zen ecológico que, además, contiene anís, también muy digestivo.

En momentos de mucho estrés, te proponemos que pruebes a relajarte con la infusión relax ecológica: contiene hinojo, canela, regaliz, jengibre, lemongrass, pimienta, hierbabuena, clavo y perejil. No sólo es una infusión estupenda para calmar la ansiedad, además hace que todos los síntomas que el nerviosismo trae consigo, como el dolor de cabeza, dolor de estómago, vómito o la diarrea, se eliminen por completo. Tanto por su acción como por su sabor picante y dulce a la vez, merece la pena tener esta infusión en casa. Otra infusión que responde a las mismas características es la infusión antiestrés, algo más suave que la anterior.

La infusión Secretos del tiempo, que también contiene hinojo, es una de las más completas. Si lo deseas, también viene en un práctico formato de pirámides, por lo que es perfecta si quieres tomarla en cualquier lugar. Sólo tienes que llevar una bolsita contigo y, si lo prefieres, siempre tienes la opción de llevártela preparada en un termo hermético. Un buen momento es después de las comidas, gracias a las propiedades digestivas y calmantes que tienen el tilo, el hinojo y la manzanilla, que son algunos de los ingredientes con los que esta infusión ha sido elaborada. Te sorprenderá descubrir el toque de manzana y lemongrass, que le aportan un gusto ácido y dulce a la vez.

Si lo que te preocupa es dormir bien, porque estás pasando por una temporada de insomnio, no lo dudes y prueba la infusión Dulces Sueños. Las plantas y especias que contiene la misma, como el hinojo, la manzanilla o valeriana, harán que regules tu ciclo del sueño, además de que te sientas relajado y sin rastro de ansiedad. Al ser una infusión no tiene nada de teína y su sabor es espectacular: combina el cardamomo con la nuez moscada, lo que le da un toque picante en la boca, a la vez que fresco, ya que también contiene menta y melisa.

El hinojo en belleza

Igual que podemos tomar tés e infusiones hechas con hinojo para recuperar nuestra salud física y mental, también podemos aprovechar sus propiedades para cuidarnos por fuera. Es un componente muy utilizado en la industria cosmética y dermocosmética. Debido a su agradable y suave aroma es empleado en cremas y lociones para después del afeitado, así como en champús, ayudando también a luchar contra la caída del cabello.

Gracias a su poder antiinflamatorio es una planta presente en productos bucales, como enjuagues y remedios contra la gingivitis  o el mal aliento. También se emplea en tratamientos relativos a la salud ocular, como la conjuntivitis, ojos cansados u orzuelos.

Como ya has podido comprobar, el hinojo es más que una planta utilizada para tratar problemas digestivos. Si te animas a probar sus beneficios en infusiones, recetas o cremas…¡Cuéntanos qué tal te ha ido!