Para hablar, para cantar, para dar información, para enseñar, para reñir, para pedir algo en una tienda….en definitiva, para comunicarnos.

La voz es una de nuestras herramientas más potentes porque la utilizas constantemente. Por eso, cuidarla es básico y hoy, a 4 días de que se celebre el Día Mundial de la Voz el próximo 16 de abril, quiero aprovechar este espacio semanal para hablarte de las enfermedades más comunes de la voz y darte los consejos para cuidarla.

¿Sabías que 1 de cada 13 personas tiene problemas con la voz, pero que no saben detectarlos? Así que me gustaría que este artículo fuera un pequeño granito de arena para que a ti no te suceda lo mismo en caso de que tengas algunos de los síntomas de los que enseguida te voy a hablar.

16 de abril, Día Mundial de la Voz

Voy a pasar muy rápido por este apartado, pero creo que es importante saber un poco sobre el motivo que ha dado lugar a este nuevo artículo. ¿Sabías que este día se celebra desde 1999? Así es. Ese fue el año en el que la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología lo proclamó por primera vez.

Hoy, casi 20 años más tarde, este día se celebra en todo el mundo y, en concreto, en España lo organiza la  Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). Tanto en nuestro país como en el resto del mundo, diferentes asociaciones de logopedas y foniatras ofrecen diagnósticos, consejos y recomendaciones sobre la voz.

Si tienes interés por saber qué actividades se preparan para la edición 2018 en diferentes países del mundo, incluido España, puedes verlo en este enlace.

Consejos de la SEORL-CCC para cuidar la voz

Como ya hemos comentado, los profesionales de la voz se vuelcan estos días para ofrecer más información y consejos de lo habitual a toda la población. En concreto y en lo que a cuidados comunes y diarios de la voz se refiere, cabe mencionar los siguientes, extraídos de revista farmanatur.

En la misma podemos como la SEORL-CCC recomienda el siguiente Decálogo de Cuidados de la  Voz:

  1. No hablar en ambientes ruidosos. No se debe hablar sobre un fuerte ruido ambiental, pues es un comportamiento de abuso vocal. Si la voz compite con un  ruido ambiental intenso, siempre perderá. Algunas alternativas pueden ser: hablar de frente al interlocutor, articular más de lo habitual y hablar claro y lento para evitar repetir.
  2.  No fumar. El tabaco es un factor irritante para la laringe. El humo pasa entre las cuerdas vocales y predispone para que aparezcan lesiones benignas como edemas o pólipos. Además, es la principal causa de cáncer de laringe.
  3. No chillar ni hablar gritando puesto que es un comportamiento de esfuerzo vocal. Debemos acomodar nuestro uso de la voz a nuestras posibilidades reales, que podemos mejorar mediante la logopedia, sobre todo las personas que usan mucho la voz (profesores, monitores, teleoperadores…).
  4. No hablar en exceso porque es un comportamiento de abuso vocal. Se debe hablar teniendo muy en cuenta las posibilidades reales de cada laringe. Lo que se debe hacer es:descansar la voz haciendo periodos de 15-20 minutos de silencios dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono y evitar interrumpir a otros, entre otras medidas. En general, no se debe hablar más de 4 horas seguidas ni cantar más de 2 horas.
  5. Hidratarse correctamente. Se debe beber unos dos litros de agua diarios para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales esté bien hidratada. Algunas sugerencias son: beber agua cada vez que coma, tener siempre a mano una botella de agua y evitar los caramelos de menta o mentol porque resecan más.
  6. Descansar de forma adecuada. La fatiga corporal se refleja en la voz. Se debe descansar para obtener el máximo rendimiento vocal. Hay que dormir más de seis horas, y descansar antes de utilizar mucho la voz, especialmente en los profesionales de la voz. También hay que extremar las precauciones al viajar.
  7. No utilizar el aire pulmonar residual al hablar. Nunca se debe hablar con el resto final de aire y sentir sensación de ahogo. Es un comportamiento de esfuerzo. Esto ocurre cuando se marcan las venas del cuello al hablar.
  8.  Evitar los irritantes laríngeos como el humo y las áreas polvorientas. Evitar, también, hablar en ambientes muy secos: la sequedad ambiental quita protección a las cuerdas vocales. Es conveniente utilizar un humidificador, evitar los ambientes con mucha calefacción o aire acondicionado, abrir y ventilar las habitaciones para renovar el aire; al viajar en avión debe hidratarse mejor y hablar poco ya que a bordo de un avión hay más ruido y el ambiente es muy seco, ambos factores irritan la laringe.
  9. No carraspear. El carraspeo es un comportamiento de esfuerzo traumático para las cuerdas vocales. Es un movimiento fuerte y violento. Algunas alternativas para evitarlo pueden ser: tragar saliva, beber pequeños sorbos de agua, realizar una tos sorda (sin juntar las cuerdas vocales). Para los cantantes, vocalizar suavemente en una zona confortable o hacer vibrar labios con sonido. Pueden ayudar los vahos.
  10. Realizar controles periódicos de la voz, especialmente los profesionales, con el otorrinolaringólogo o con el foniatra. Y consultar siempre que una disfonía se mantenga más de 15 días, sin estar acatarrado.

Enfermedades de la voz

Cuando hablamos de enfermedades de la voz, hacemos alusión a las dos siguientes:

  • Afonía: se trata de la pérdida total o parcial de la voz y puede aparecer en cualquier momento del año, si bien está más asociada a épocas más frías como el invierno o el otoño. Y, ¿por qué se pierde la voz? Entre otros motivos se puede deber a:
    • Por algún proceso inflamatorio: por ejemplo, dolor de garganta o faringitis.
    • Por exceso de trabajo de la voz: esto sucede especialmente con personas que trabajan con la voz, como profesores, locutores de radio, presentadores, puestos relacionados con la atención al cliente, camareros de bares de noche,  comerciales, etc.
    • Por fumar en exceso: especialmente después de una noche de fiesta.
    • Por el aire acondicionado: que afecta gravemente a las vías respiratorias.
    • No dormir lo suficiente durante un largo periodo de tiempo.

Los síntomas de la afonía son los siguientes: pérdida de voz completa o parcial, disminución del tono de voz o voz ronca.

  • Disfonía: que se conoce también como ronquera. En este caso no se pierde la voz por completo. Al igual que en el caso anterior, este tipo de enfermedad se asocia, principalmente, a profesionales que trabajan con la voz. Los principales causas de una disfonía son:
    • Infección viral: tanto en niños como en adultos.
    • Exceso de esfuerzo: en los adultos que trabajan, cada día, con la voz.

Los principales síntomas para reconocer una disfonía son:

    • Ronquera
    • Voz temblorosa
    • Variaciones en la voz
    • Sensación de falta de aire al hablar

Plantas medicinales para la afonía y la disfonía

La naturaleza es sabia y por eso nos regala plantas medicinales, frutas y especias para cuidar la voz, como:

  • Jengibre
  • Limón
  • Clavo
  • Salvia 
  • Romero
  • Regaliz

Todos ellas tienen propiedades antiinflamatorias y la característica de suavizar la garganta, así como de mejorar la salud de las vías respiratorias. Son ideales para prevenir estas enfermedades y para reducir sus síntomas cuando las padecemos.

Tés e infusiones para la afonía y la disfonía

Teniendo en cuenta los productos que te acabamos de mencionar, desde Aromas de Té te recomendamos los siguientes productos:

Y tú, ¿cómo cuidas tu garganta?