El otro día leí un artículo titulado «Atrévete a cocinar con té» y pensé que hacía algún tiempo que no escribía nada sobre recetas en el blog. Así que me puse a recopilar algunas que me habían gustado en los últimos tiempos  y hoy quiero compartirlas con vosotros.

Como la lista que tengo es muy larga, he decidido centrarme en postres, pero en aquellos que podemos elaborar con té matcha, dándole un toque muy diferente, pero delicioso, a recetas tan básicas y clásicas como un bizcocho. Por supuesto, las recetas que he seleccionado son sencillas (ya sabéis que si algo nos gusta en Aromas de Té es poder haceros la vida todo lo fácil que nos sea posible).

Además, algunas os van a sorprender no sólo por el resultado, sino por el origen de su procedencia. Si te parece, coge papel y lápiz, prepara un té matcha para ir entrando en materia (te recomiendo uno de sabores, por ejemplo, el de fresa y vainilla) y elige aquella que más te guste. ¡Vamos allá!

Té matcha: qué es y sus beneficios

Si te estás pregunta por qué he elegido las recetas que se elaboran con té matcha, lo más seguro es que no conozcas este producto o no lo hayas probado. Y es que además de lo fácil que es cocinar con él (de hecho, hay matchas especialmente indicados para estos menesteres, como este), tiene un sabor muy agradable y una lista muy larga de beneficios.

El té matcha es un té en polvo, muy consumido y venerado en Japón, porque se utiliza de manera habitual en la famosa Ceremonia del Té. Resulta curioso, no sólo su aspecto en polvo, sino también su proceso de cultivo. Y es que la Camelia Sinensis destinada a elaborar este tipo de té se cubre, de manera que no reciba directamente el sol y así sus hojas sean más oscuras.

Y, ¿qué hay de los beneficios? Una de las características por las que este té se ha hecho famoso en los últimos tiempos es porque muchas famosas han presumido de smoothies elaborados con matcha. Sus propiedades antioxidantes han cautivado a las celebrities, porque les ayudan a mantener su peso o perderlo en caso necesario, siempre y cuando, por supuesto, esté acompañado de una dieta saludable y ejercicio diario. De hecho, estudios universitarios han demostrado que tomar té matcha mientras se hace deporte ayuda a quemar más calorías.

Estas mismas propiedades hacen que el aspecto de la piel luzca mucho más bonita y joven. De hecho, esta propiedad que se asocia al té verde, se ve reforzada con el té matcha, ya que tiene hasta 10 veces más antioxidantes.

Pero las propiedades de esta variedad de té verde van más allá, ya que aporta energía gracias a la L-teanina que contiene, además de ayudar con la concentración. Por tanto, es ideal para aquellas personas que están estudiando (eso sí, no se recomienda consumir más de 2 o 3 tazas al día) o trabajos que requieran de gran concentración.

Su alto contenido en Vitamina C mejora nuestras defensas, además de ayudar en el proceso de desintoxicación del cuerpo, reduciendo, a su vez, la retención de líquidos.

Por último, cabe mencionar que es una variedad de té que ayuda a controlar el colesterol y reducir los niveles de azúcar en sangre y, por tanto, apto para personas diabéticas.

¿Cómo se prepara el té matcha?

De manera muy sencilla. Es que no hay cosa más fácil que preparar un té matcha. Basta con tomar una cucharada de café, llenarla por la mitad (o incluso menos, dependiendo de la intesidad que te guste) y añadirla al líquido con el que queramos tomarlo: agua caliente o fría, zumo, leche o batido, entre otros.

Para terminar, agita o dale vueltas con la cuchara y lo tendrás listo. En este sentido, ya sabes que dispones de un matcha shaker en nuestra tienda online. Lo bueno de este producto es que también lo puedes llevar contigo porque tiene un cierre seguro. Son muchos los deportistas o trabajadores que lo llevan consigo cada día.

5 postres con té matcha

Y, ahora sí, vamos con los postres elaborados a base de té verde matcha. Postres con los que disfrutarás en solitario o en familia y que, sin duda, repetirás una vez los pruebes.

1. Bizcocho de té matcha y plátano

Para elaborar esta receta de Deliciosamente Sano vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de harina (al gusto)
  • Media taza de leche vegetal
  • 2 huevos
  • Media taza de edulcorante (sirope de arce, ágave o azúcar de coco; el que prefieras)
  • 125 gramos de aceite de coco o mantequilla
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de té matcha
  • 1 pizca de sal
  • Opcional: nueces, un puñado.

Una vez tengas los ingredientes, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Paso 1: mientras pones el horno a precalentar a 180 grados, en un bol grande mezclas el aceite de coco, el edulcorante, los huevos y la leche y bates (puedes hacerlo manual o más rápido, con una batidora, pero asegúrate que la masa tenga los menos grumos posibles).
  • Paso 2: en otro bol mezclamos los ingredientes secos; harina, té, levadura y sal
  • Paso 3: añades el segundo bol en el primero y mezclas. Después añades las nueces si has elegido ponerlas.
  • Paso 4: toca meter los ingredientes en el molde que vayamos a meter en el horno. Recuerda untarlo con un poco de mantequilla o aceite de coco para que no se pegue cuando lo saques.
  • Paso 5: metes al horno unos 45 minutos, aunque te recomiendo que vayas comprobando si el bizcocho está hecho o no a partir de los 30 minutos, porque la potencia de los hornos es muy diferente. ¿Cómo lo sabrás? Basta con que metas un momento la punta de un cuchillo: estará listo cuando ésta salga limpia.

Sácalo, déjalo enfriar y si tienes invitados o, simplemente, quieres agradar además de con el paladar, con la vista a tus invitados o familiares, ponle un emplatado bonito. ¡Rico y fácil!

2. Muffin de matcha

Una receta especialmente recomendada para el desayuno, por el aporte de nutrientes que tienen estos muffin especiales que nos proponen desde Objetivo Bienestar. Para ello vas a necesitar los siguientes ingredientes (para 12 unidades):

  • 100 gramos de avena
  • 100 gramos de harina
  • 2 cucharadas de levadura
  • 1 cucharada de bicarbonato sódico
  • 1 cucharada de té matcha
  • 1/4 de sal marina
  • 85 gramos de azúcar moreno o de coco
  • 4 plátanos grandes maduros
  • 1 huevo grande
  • 60 gramos de mantequilla o aceite de oliva virgen extra suave
  • 85 gramos de nueces

Material especial

  • Papel de horno para los muffins
  • 1 molde para magdalenas o muffins

Una vez tengas todos los ingredientes (sí, lo sé, son muchos, pero bastará con que tomes uno o dos muffins acompañados de tu té o café favorito y tienes el desayuno para 6 días. ¡Trabajo adelantado! ?), los pasos a seguir son los siguientes:

  • Paso 1: mientras pones el horno a precalentar a 180 grados, vas colocando el papel de horno de los muffins en cada uno de los huecos del molde de magdalenas (en principio te van a salir 12, pero todo depende de la cantidad que viertas en cada uno de esos huecos).
  • Paso 2: en un bol grande añades y mezclas la avena, la harina, la levadura, el bicarbonato, el matcha, la sal y azúcar.
  • Paso 3: en un segundo bol aplastas los plátanos y añades el aceite o mantequilla y el huevo. Cuando todo esté bien mezclado añades las nueces que habrás partido en trozos muy pequeñitos previamente (las puedes comprar directamente así, si te resulta más cómodo). Añades esta mezcla a la del otro bol y remueves hasta que quede todo unido.
  • Paso 4: con una cuchara sopera vete añadiendo pequeñas porciones en cada uno de los huecos de la bandeja de magdalenas. La medida ideal es la mitad del molde individual, porque luego subirá. Cuando se te acabe la masa, metes la bandeja al horno durante 20-25 minutos.

3. Helado de té matcha

Especialmente para el verano, pero que bien puede acompañar un postre especial en cualquier época del año o, simplemente, tomarlo solo cuando más te apetezca, para hacer este helado vista en el portal En Femenino, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 10 g de té matcha
  • 500 g de nata líquida para postres
  • 150 g de azúcar
  • 150 ml de agua
  • 4 yemas de huevo + 2 huevos enteros

A partir de aquí, los pasos a seguir son:

  • Paso 1: semimontar la nata y guardar en la nevera
  • Paso 2: prepara un almíbar claro con el agua y el azúcar. Lo ponemos en un cazo y lo ponemos a calentar durante unos minutos.
  • Paso 3: en otro cazo mezclamos las yemas y los huevos y, después, el almíbar y ponemos de nuevo a calentar a fuego lento, hasta que quede una textura parecida a la de las natillas. Cuando esto suceda añadimos el té matcha y mezclamos hasta que quede una masa homogénea verde. Retiramos.
  • Paso 4: una vez se haya enfriado esa mezcla, sacamos del frigorífico la nata y la mezclamos bien con el té matcha. Lo volcamos todo en un recipiente con tapa que se pueda meter en el congelador. Dejarlo allí, al menos, 4 o 5 horas antes de servir.

Es cierto que esta receta es algo más laboriosa, pero también dura más días y, lo más importante, el resultado es….¡espectacular!

4. Chocolate de té matcha

¿A quién no le gusta el chocolate? No veo a nadie en la sala….Bueno, pues con esta receta te proponemos un pequeño cambio que te va a encantar y que he visto en Beqbe. Para hacerlo vas a necesitar:

  • 190g de chocolate blanco
  • 10g de mantequilla
  • 90ml de crema de nata
  • 10g de miel
  • 10g de té verde Matcha
  • 10g más de té verde para cubrir

Y, ahora sí, toca poner las manos en la masa. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Paso 1: pon el té en un recipiente que resista bien el calor. Vete añadiendo la crema de nata y mezcla bien. Cuando lo esté la miel y pon a calentar toda la mezcla, durante 1 minuto, en el microondas. 
  • Paso 2: retira y añade el chocolate cortado en trozos pequeños en el bol. Después vierte la mantequilla y mezcla todo. Vuélvelo a meter en el microondas, pero esta vez sólo 30 segundos.
  • Paso 3: vierte el contenido en un molde que aguante el frío, al que previamente habrás puesto papel vegetal. Así, no se pegará al sacarlo.
  • Paso 4: Mételo en la nevera, si puedes toda una noche y, sino, al menos durante 4 horas.

Un consejo: cuando lo vayas a servir, córtalo en cuadraditos pequeños, previamente rebozados en té matcha para intensificar el sabor. ¡Dejarás a todos con la boca abierta!

5. Matcha dorayaki

Este postre va a encantar a los pequeños de la casa (eso sí, que lo tomen por la mañana o al mediodía por la teína del matcha. No es en grandes cantidades, pero siempre es mejor prevenir este tipo de cosas. Los dorayakis son como una especie de tortitas pequeñas que se unen por una mezcla en medio, en este caso, una pasta elaborada con té matcha. Esta receta la hemos visto en Recetas Japonesas. Vas a necesitar:

Ingredientes para las tortitas (10-12 unidades):

  • 200g de harina
  • 4 huevos
  • 100g de azúcar
  • 2 cucharadas de miel
  • 8g de levadura (medio sobre)
  • 160ml de agua

Para el relleno:

  • 1 huevo
  • 60g de azúcar
  • 100g de mantequilla
  • 8g de té verde Matcha

Una vez tengas todos los ingredienetes, los pasos a seguir son los siguientes:

Paso 1: batir los huevos con el azúcar y la miel. Añadir la levadura, el agua, la harina y mezclar todo bien. Deja reposar durante 30 minutos.

Paso 2: pasado este tiempo, en una sartén o en una plancha añade algunas gotitas de aceite de oliva o de mantequilla derretida y cuando esté caliente, prepárate para hacer las tortitas. Para eso bastará con coger un cucharón y la cantidad que te entre la viertes en la sartén. Las tortitas tendrían que ser de unos 10 cm de diámetro. Dejalo que se vaya haciendo y le das la vuelta para que se dore por el otro lado. Así con toda la cantidad de mezcla que te haya salido.
Paso 3: para hacer el relleno, bate el huevo con el azúcar hasta blanquearlo, añade la mantequilla a temperatura ambiente y mezcla hasta que quede integrado.

Paso 4: disuelve el matcha en unas 4 cucharadas de agua caliente y cuando se enfríe mézclalo con la crema. Bate hasta que sea homogénea y de textura cremosa.

Paso 5: cuando esté lista, unta los discos con la cantidad que te entre en una cucharada sopera y pega una tortita con otra. Te saldrán unas 12 unidades.