Te acuestas pronto, estás en la cama 8 horas y te levantas igual o peor de lo que te habías acostado. Pasas el día de malhumor, todo te irrita y sientas que tu vida laboral y personal puede contigo. ¿Te suena lo que te estoy contando? Si es así tengo una buena noticia: estoy segura, al 100%, de que tu caso tiene solución.

¿Por qué? Porque todos o la mayoría de los casos de cansancio tienen una explicación conocida y se resuelven, o bien recuperando hábitos saludables- ayudándote de plantas medicinales y cambiando tu alimentación-, o en caso de que se deba a una enfermedad, llevando a cabo las pautas que el especialista te indique.

Además, con el comienzo de la primavera son muchas las personas que se encontrarán desubicadas, cansadas e irritables durante 2 o 3 semanas. De todo esto queremos hablarte hoy. ¿Nos acompañas?

Causas del cansancio

El cansancio, es decir, esa sensación en la que todo lo que hacemos en el día a día nos cuesta horrores llevarla a cabo, incluso el simple hecho de caminar, se puede deber a un sobreesfuerzo físico que no reviste mayor gravedad y que al día siguiente, siempre que descansemos, estará solucionado.

También sufrimos esta sensación cuando estamos resfriados o hemos contraído algún virus que afecte a las vías respiratorias. En este segundo caso, reposo, una correcta hidratación y descansar mucho serán gestos de gran ayuda a los que, en caso de que el médico así nos lo pida, deberemos añadir el hecho de tomar algún medicamento de manera puntual.

En ambos casos, el cansancio es pasajero y no requiere de mayor preocupación. Sin embargo, cuando el cansancio se prolonga o no tiene causa aparente, el motivo del mismo puede ser debido, tal y como coinciden en señalar los expertos, a los siguientes problemas de salud:

  • Depresión: en caso de que nos encontremos en una situación de desaliento continuo, a la que no sepamos darle la vuelta, vivamos en un estado de ansiedad continua y no queramos tener ninguna relación con el exterior, el cansancio se puede deber a una depresión. Si tienes alguno de estos síntomas, no dudes en acudir a tu médico de cabecera.
  • Anemia: la reducción de glóbulos rojos es la causante de la aparición de la anemia y esto supone, a su falta, una falta de oxígeno en el cuerpo, que se traduce en cansancio. Palidez o pérdida de sangre vía gastrointestinal son algunos de los síntomas más visibles de esta enfermedad. Si es tu caso, la visita al galeno es lo primero que debes hacer.
  • Tomar ciertos medicamentos: antihistamínicos, fármacos para combatir la depresión (por paradójico que parezca), o medicamentos antihipertensivos, entre otros, pueden provocar síntomas de fatiga aparentemente injustificada. Así que si estás tomando alguno de ellos y te sientes cansado, vuelve a leer el prospécto o coméntaselo a tu médico de cabecera para que pueda darte otra alternativa o solución.
  • Hipotiroidismo: piel seca, extreñimiento, intolerancia al frío, aumento de peso o pérdida de cabello son algunos de los síntomas más comunes a las personas que sufren hipotiroidismo, además de cansancio. Un cansancio que se puede dar, incluso, cuando la propia persona está en reposo, con la incomodidad que esto supone.
  • Insuficiencia cardíaca: el cansancio es uno de los primeros síntomas que notan las personas que sufren esta enfermedad. Al comienzo se suele manisfestar con sobreesfuerzos ligeros, pero poco a poco, se manifiesta también en acciones tan banales como cepillarse el pelo. En este caso, la solución pes algo más complicada y son los propios expertos los que deben aconsejarte en función de tu situación.
  • Diabetes mellitus: cuando ésta no es tratada, los primeros síntomas que se manifiestan son el cansancio, la pérdida de peso, sed permanente u orina abundante.
  • Síndrome de fatiga crónica: es una de las enfermedades más difíciles de diagnosticar al comienzo, ya que los síntomas son comunes a infecciones pasajeras, como puede ser el dolor de garganta, dolor muscular, dolores de cabeza o dificultad a la hora de dormir, que se pueden asociar a diferentes problemas.
  • Embarazo: uno de los primeros síntomas del embarazo suele ser el sueño y el cansancio, éste último suele darse tanto en la primera fase del embarazo, como en la recta final del mismo. No todas las mujeres lo padecen, pero algunas de ellas lo sufren de manera intensa y sin causa aparente, aunque la falta de sueño, el aumento de peso o la dificultad para poder respirar en algunos casos por la posición del feto, tienen mucho que ver al respecto.
  • Trastornos del sueño: está claro que la falta de sueño es una de las principales causas del cansancio. Sin embargo, hay personas que duermen, pero no consiguen descansar. Esto se debe a trastornos del sueño, como por ejemplo, las apneas, que impiden que el sueño sea reparador.

Estos suelen ser los principales síntomas, pero el cansancio también puede ser consecuencia de enfermedades como: cáncer, tuberculosis, enfermedades autoinmunes, fibromialgia o enfermedades del hígado.

Consejos para combatir el cansancio

Aunque cada enfermedad requiere de un estudio concreto, todos los expertos coinciden en recomendar las siguientes acciones con el objetivo de reducir el cansancio que suframos:

  • Dieta equilibrada y saludable, sin olvidar una correcta hidratación, ya que muchas veces, ésta es la causa de fatiga injustificada en una persona que goza de plena salud. Por supuesto, la mejor hidratación es el agua y si te cuesta mucho, opta por infusiones elaboradas a base de plantas medicinales, frutas o especias naturales, sin añadirle azúcar (puedes tomarlas frías o calientes, según el momento del día o del año en el que te encuentres).
  • Ejercicio: cosas tan sencillas como caminar entre 20 y 30 minutos al día a paso ligero, salir a correr, hacer algo de deporte aerodinámico o bailar, ayudar a que nuestros pulmones se oxigenen y, por tanto, el aire corra mejor por nuestro cuerpo. También libera enforfinas y reduce los niveles de estrés o depresión. Así que, siempre que puedas, practica un deporte que sea moderado y con el que disfrutes. Ejercicios como los hipopresivos, también son muy recomendables.
  • Evitar el consumo de alcohol, drogas: que son nocivas, en general, y en concreto para el sueño. En este caso también habría que tener cuidado con el consumo de cafeína que, sin ser una droga, puede llevar a dormir mal o a que nos cueste dormir, en caso de que la hayamos tomado a partir de media tarde.
  • Acudir al psicólogo: en ocasiones, el estrés, los problemas personales o laborales o pasar por una situación difícil nos puede llevar a tener problemas de sueño, generando cansancio o que éste sea causado por el propio estrés y la tensión que tenemos en el día a día. Para todos estos casos, acudir al psicólogo siempre será una buena solución.

Plantas medicinales para combatir el cansancio

Tanto para el cansancio pasajero, como para la mayor parte de los casos que acabamos de mencionar (por supuesto, siempre y cuando nuestro médico no nos diga lo contrario), tomar de dos a tres tazas de infusiones elaboradas a  base de las siguientes plantas medicinales, nos ayudará a reducir el cansancio.

  • Ginseng: que disminuye el estrés y mejora nuestras defensas. Esto se traduce en que al no acumular tensión nuestro sueño será más placentero, por un lado y, por otro, que al evitar ciertas enfermedades comunes, como los resfriados, nuestro sistema respiratorio también se encontrará en plena forma y, por tanto, las posibilidades de estar cansados por esa causa, desaparecen.
  • Jengibre: uno de los principales beneficios del jengibre es que contribuye a mejorar nuestras defensas, evitando problemas comunes como los resfriados o reduciendo los síntomas de enfermedades respiratorias, de las cuales se desprenden síntomas como el cansancio. Tomar una taza de infusión de jengibre al comenzar y finalizar el día o después de una comida (porque también tiene propiedades digestivas), siempre será una buena opción para mejorar nuestra salud general.
  • Mate: esta planta energizante y estimulante es ideal para combatir el cansancio físico y mental, especialmente en aquellos casos de depresión leve, pero también para personas que estén pasando por periodos de estrés. Si estás en alguno de estos dos casos notarás, además, que tu estado de ánimo también mejora y, por tanto, estarás más predispuesto a hacer más cosas, entre otras, deporte, que siempre es beneficioso para la salud.
  • Regaliz: dolor de garganta, tos o resfriados tienen en el regaliz un excelente aliado para reducir sus síntomas de manera natural. Por eso, también es un excelente remedio para reducir síntomas de enfermedades infecciosas o para depresiones leves, ya que mejora el estado de ánimo.
  • Equinácea: al igual que el jengibre, la equinácea ayuda a aumentar las defensas y reducir los síntomas de enfermedades comunes como la gripe, la bronquitis o la sinusitis que nos hacen sentirnos mucho más cansados de lo habitual. Además, la misma tiene un sabor muy agradable.

Además de estas plantas medicinales, también es recomendable tomar, especialmente en las cenas otros ingredientes como:

  • Avena
  • Plátano
  • Manzana
  • Canela

Las mejores infusiones para combatir el cansancio

Teniendo en cuenta todo lo que acabamos de mencionar, desde Aromas de Té te proponemos los siguientes tés o infusiones para reducir el cansancio:

Y tú, ¿qué remedios naturales utilizas para combatir el cansancio? ¿Has echado alguno de menos en este artículo? Nos encantará saber tu opinión y que lo compartas en tus redes si te ha gustado. ¡Hasta la próxima semana!