3 recetas de pan con té y especias

La actual situación de excepción y confinamiento ha hecho que muchas personas se hayan lanzado al mundo de la cocina, siendo los postres y los panes las recetas estrella de la temporada. Hoy te damos 3 recetas de pan diferentes y que puedes preparar con té matcha, té negro y jengibre

Los seres humanos tenemos una gran capacidad para sorprender a nuestra propia especie y esta pandemia lo ha demostrado en diferentes momentos, desde que empezó en China y que nos ha tocado de lleno cuando ha llegado a España.

Primero fue la fiebre por el papel higiénico. Todavía sigue siendo un misterio saber por qué a la gente le dio por comprar toneladas de este producto. Si te digo la verdad, a mí me venía siempre a la mente una de las historias que me contaba mi abuela sobre la guerra: el papel higiénico era un lujo y se racionalizaba mucho.

Después, llegó la fiebre por la repostería. La harina y los huevos se convirtieron en la gallina de los huevos de oro. Tanto es así, que si querías hacerte una tortilla de patata, te podía tocar recorrer varios supermercados para encontrarlos, aunque, por suerte, en los comercios de barrio no llegaron a faltar. ¡Benditos comercios! Que no nos falten nunca.

Y ahora parece que a todo el mundo le ha dado por hacer pan. Nosotros llevamos tiempo haciéndolo en casa cuando hemos podido, pero te confesamos que ahora lo hacemos más que nunca. Y es que si quieres reducir las salidas (y la del pan podría ser diaria si uno así lo desea), hacer pan en casa es una de las primeras cosas que se te pasa por la cabeza (aunque el boom haya llegado en la tercera semana de confinamiento????).

Pero es que, además, hacer pan casero tiene muchas más ventajas que las de no salir de casa para comprar el pan. Por eso, hoy te hablamos de ellas, además de darte 2 recetas de pan entre los que, por supuesto, uno de los ingredientes es té y, una tercera, donde incluimos el jengibre para elaborarlo.

Beneficios de hacer pan en casa

Hacer pan casero no es tarea sencilla. No, al menos, si queremos conseguir esa textura, ese sabor y ese toque crujiente que tanto nos gusta cuando compramos el pan recién hecho en la panadería.

Ahora bien, comprar pan de verdad, el pan de pueblo de toda la vida, no es tarea sencilla hoy en día. Es cierto que sigue habiendo muchos lugares donde elaboran su propio pan, pero desde que llegaron las cadenas de panaderías a los pueblos y ciudades, es más fácil comprar pan precocinado, que aunque está bueno, dista mucho de ser como el pan de toda la vida.

Por eso, una de las ventajas de elaborar tu propio pan en casa es precisamente esa: recuperar el sabor de toda la vida. Eso sí, es necesario que utilices ingredientes de calidad. Son muy básicos, pero es importante (no imprescindible, pero si esencial si buscas el mejor resultado).

Por otro lado, si eres tú la persona que prepara el pan casero, sabes a la perfección qué ingredientes lleva y puedes controlar, por ejemplo, la cantidad de pan o la calidad de la harina que utilizas. Sin embargo, cuando lo compras fuera de casa, no siempre puedes estar seguro de ello.

Hacerlo a tu gusto es otro de los beneficios de preparar tu propio pan en casa. Por ejemplo, puedes añadirle semillas, frutas, hortalizas, frutos secos o algún dulce, entre otras ideas, pero con la cantidad que a ti te gusta. Vamos: un pan 100% personalizado y a tu gusto.

Además, si tienes niños pequeños en casa (o no tan pequeños) se trata de hacer una actividad muy divertidad que, por un lado, les permite saber qué ingredientes lleva uno de los productos de su día a día; aprenden matemáticas (sobre todo, números y proporciones), desarrollan su psicomotricidad e, incluso, su creatividad, ya que estamos hablando de darle forma al pan, pero también de añadir los ingredientes que más nos gustan.

Sin duda, una actividad muy completa en la que, por supuesto, no puedes pasar por alto que, gracias a ella, pasas más tiempo en familia. Un tiempo de calidad aunque, eso sí, hay que armarse de paciencia, porque cocinar con niños no siempre resulta sencillo (no apto para maniáticos de la limpieza o que tienen tendencia a enfadarse fácil????).

En el caso de aquellos adultos que viven solos o que no tienen cargos familiares, también es una forma diferentes, saludable y entretenida de pasar el rato. No se trata de hacer pan por hacer, pero sí de disfrutar de ese rato que nos lleva y que se despierte nuestra curiosidad por innovar en la cocina y por la comida sana, porque si algo tiene el pan casero es que es muy sano.

Receta de pan casero con té matcha y nueces

Esta receta es perfecta para tomar el pan en la comida o la cena, pero también para preparar tostadas de pan saludables por la mañana, sin necesidad de que tengas que añadirles mantequilla o mermelada, aunque si lo deseas, le va genial ponerle unas rodajas de aguacate, tomate o jamón serrano. De esta manera, junto con un té, el desayuno será redonde y saludable.

Para elaborarlo necesitas:

  • 280 g harina fuerza
  • 20 gramos de mantequilla
  • 5 gramos de levadura seca (si es de panadería, mejor que mejor)
  • 30 gramos de azúcar blanco
  • 200 cc de leche
  • 30 gramos de sal
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de té matcha para cocinar

Cuando tengas todos los ingredientes, los mezclas todos bien, a excepción de las nueces, la levadura y la leche. Mezclamos bien u hacemos una montaña. En el centro de la montaña añadimos la levadura y la leche, mezclamos y amasamos.

Cuando tengamos una bola hecha, lo metemos en papel film y lo dejamos en el frigorífico durante 12 horas. Pasado este tiempo lo sacamos de la nevera, volvemos a amasar y ponemos el horno a precalentar durante 10 minutos, a 180 grados.

Por último, meteremos el pan en el horno durante 20-30 minutos y estará listo para comer, una vez se enfríe. Nuestra recomendación es que prepares esta masa (es muy fácil de hacer, ya lo ves) a primera hora de la mañana y, o una de dos, lo haces por la noche y al día siguiente vas a tener un pan muy rico y crujiente o, por el contrario, lo preparas nada más levantarte en el horno y desayunas pan recién hecho.

Receta de pan casero con té matcha y naranja

En este caso, sí que te invitamos que hagas este pan para el desayuno o la merienda. Para su elaboración vas a necesitar:

  • 400 gramos de harina de fuerza
  • 40 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • otra de levadura seca
  • 15 gramos de té matcha ecológico sabor naranja
  • 100 gramos de corteza de naranja confitada

Su elaboración es muy sencilla y como buscamos más un pan para tostadas que para comer, lo vas a poder preparar en el mismo día. Sólo tienes que mezclar bien todos los ingredientes, amasar y, por último, meter en un molde de horno alargado, mientra pones a precalentar el horno durante 10 minutos, a 180 grados.

Después, sólo tienes que meter la masa durante 30 minutos en el horno, a unos 200-220 grados y...¡voilà! Hay quien le añade a este pan trocitos de chocolate puro, que le va genial a la naranja o trocitos de frutos secos, pero a nosotros nos gusta más con chocolate o sólo la receta tradicional.

Receta de pan de jengibre casero

Terminamos con una receta de pan casero que se puede consumir en cualquier momento del día y que, al igual que en el caso de las otras dos recetas, este pan también te aguanta muy bien uno o dos días.

Esta receta la hemos extraído del diario Ok y le hemos dado, un poco, nuestro toque. Vas necesitar:

  • 3 huevos
  • 1 taza de azúcar moreno
  • 3 tazas de harina de trigo
  • 3 cucharadas de jengibre (que moleremos para que quede en polvo)
  • 100 gramos miel
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ¾ de taza de cerveza oscura caliente (la pones a calentar justo cuando vayas a hacer la receta)
  • 1/3 de taza de aceite de girasol
  • ¼ cucharadita de sal
  • ¼ cucharadita de pimienta negra molida

A partir de aquí, sólo hay que mezclar bien los ingredientes y amasar. Puedes hacer una sola bola de pan o hacer pequeñas bolitas y que cada comensal tenga su propio bollito de pan.

Además, si lo deseas, antes de ponerlas a hornear, le puedes añadir unas semillas sobre cada bollito de pan o pipas, por ejemplo. Por último y cuando ya el horno lleve 10 minutos precalentándose, introduces la masa y dejas que pasen unos 35 minutos.

Preparar pan casero es fácil: ¡es tu turno!

¿Qué te han parecido las recetas de hoy? ¿Quieres compartir alguna que hagas tú con nosotros? Si preparas alguna de las que te hemos dicho, nos encantará que le saques una foto y nos etiquetes en redes. ¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.