Moda, extravagancia o tesoro de la naturaleza. Esas son algunas de las definiciones que los expertos sommeliers de té utilizan a la hora de hablar de algunas de las variedades de té más raras del mundo o, de los preparados extraños que se hacen con ellas.

Y es que además de los tés que tradicionalmente se utilizan para comercializar, existen otras variedades mucho menos conocidas, especialmente en Europa, por las que algunas personas pagan verdaderas fortunas para poder tomar una tacita de ellos.

Son tés rojos, verdes y negros en la mayoría de los casos, pero de variedades, como decía, muy poco vistas y, en la mayoría de los casos, de producción muy pequeña; de ahí que la mayoría de ellos tengan precios desorbitados.

Por eso, por la curiosidad que los mismos despiertan, hoy hemos querido dedicar este artículo a 3 de esos tés raros o menos vistos, algunos de los cuales, tienen una historia muy particular tras ellos. ¡Empezamos!

Té verde Longjing

A pesar de no ser muy conocido en Europa, en China, país donde se produce esta variedad, es una auténtica referencia y, de hecho, algunos lo califican como el “té del orgullo nacional”, precisamente, por lo que presumen los chinos con este té de excelentes propiedades y sabor inigualable.

Esto también hace que, desafortunadamente, haya muchas copias falsas en el mundo de este tipo de té verde. El mismo, por cierto, fue considerado ‘Té Imperial’, ya que durante muchos años, este té sólo lo tomaban los miembros de la Dinastía Qing.

Longjing significa ‘Pozo del dragón‘ y tras esta variedad de té, que se cultiva principalmente en las regiones de Hangzhou y el Lago del Oeste.

  • Características del té verde Longjing:

Una de las primeras curiosidades que podemos destacar del mismo es que se cosecha sólo una vez al año, coincidiendo con la fiesta de Los Difuntos de China (el 5 de noviembre). La misma se extenderá durante unas semanas. El momento más difícil llega con la recogida del mismo, ya que las hojas de este té son muy delicadas y para poder extraerlas sin problemas, se necesita mucha práctica. De hecho, se estima que un cultivador novato tardará unos 3 años en conseguir un buen resultado (unos 2 kilos de hojas de este variedad de té).

Cuando el Longjing es auténtico y de calidad, se nota por sus notas florales, además de por la frescura del mismo; de hecho, ese frescor tan característico de este té verde es la segunda curiosidad a destacar, ya que esto hace que sea una excelente bebida para refrescarse e hidratarse tanto en verano como en invierno. Un frescor que también se nota en el aspecto de las hojas por las que, pasados 6 meses, pareciera que no hubiera pasado el tiempo.

Así las cosas, el tercer aspecto a destacar es que se trata de un té que se conservar muy bien y durante mucho tiempo, sin perder ni su color, ni su sabor, ni su aroma ni, mucho menos, sus propiedades terapéuticas, que lo han hecho tan conocido.

  • Propiedades del té verde Longjing: 

Entre algunas de esos beneficios para la salud cabe mencionar que se trata de un té con grandes propiedades antioxidantes y depuradoras, por lo que es ideal para mantener las defensas a raya, limpiar nuestro cuerpo en los cambios de estación o tras periodos de excesos de comidas – como las navidades o el verano – así como para mantener nuestra piel hidratada y joven.

  • Otras curiosidades del té verde Longjing

A diferencia de otros tés, la calidad del mismo y el proceso delicado de fermentación artesanal por el que pasa, hace posible que este té se pueda infusionar hasta 4 veces y siga manteniendo intactos su sabor y aromas. De hecho, algunas expertos aseguran que la segunda vez que infusionas las hojas de este té, el mismo sabe mejor que la primera vez.

Té oolong Tieguanyin

Si de por sí el té oolong ya es una variedad especial (y buenísima, todo hay que decirlo), el té oolong Tieguanyin está considerado como el de mayor calidad de la variedad.

Como sucede en muchos casos, el significado del nombre de este té ya es, de por sí, curioso. Y es que Tieguanyin significa ‘recolectado por monos’, pero, lejos del nombre de este té (que responde a otra de las muchas leyendas chinas), el mismo es cosechado y recolectado por humanos y, además, en un delicado proceso manual.

A diferencia del té anterior, éste se recolecta 2 veces al año (en primavera y en otoño) y su lugar de origen y de cultivo por excelencia es la región de Quanzhou, al sur de la provincia de Fujian. 

Tal es la calidad de este té que comenzó a cultivarse en el siglo XVIII, que al comienzo, sólo el emperador Qian Long y los miembros de la corte imperial pudieron disfrutar de él, desde que en 1741 se lo ofrecieran como obsequio. Por tanto, este té, al igual que el anterior, también se califica dentro del listado de ‘té imperial’.

  • Proceso de elaboración del té Tieguanyin:

Si algo tienen en común los tés más especiales del mundo es que el proceso de cultivo y posterior proceso siempre es delicado y laborioso, pero, sin duda, el resultado merece la pena. En este caso, también sucede así. Una vez recolectado (en primavera o verano), las hojas del té se dejan marchitar al sol, de manera que se elimina la humedad de sus hojas. Una vez marchitadas, las hojas han de enfriarse para que se puedan manipular y no se rompan sus hojas.

A continuación, las hojas del té se airean y se vuelven a poner a marchitar. Después, se calientan a continuación y, de manera manual, se enrollan. El último paso es tostar las hojas. Esto también le dará un sabor especial a este té tan carismático.

  • Curiosidades del té Tieguanyin:

Existen 3 variedades: Jade, la menos tostada y de sabor más similar al té verde (no es el proceso tradicional, sino más reciente); poco tostado, que tampoco es la forma más antigua de hacerlo, pero que tiene gran acogida. Eso sí, esta segunda variedad aguanta menos almacenado, por lo que ha de consumirse lo más fresco y próximo posible a su proceso de elaboración. Se caracteriza por su intenso aroma floral. Y, por último, la variedad muy tostada, esta sí es la manera tradicional de elaborarlo. La misma tiene sabores muy complejos.

Para conservarlo el mayor tiempo posible se recomienda conservarlo al vacío y guardarlo al frío. Es muy probable que la persona que te lo venda ya lo haya hecho, así que, como los congelados, vete rápido a casa para poder conservalo lo mejor posible.

Té de excremento de Panda

¿Recuerdas el café Kopi Luwak? Uno de los más caros del mundo y cuyos granos se consiguen de los excrementos del animal que da nombre al café (bueno, de los granos de café que el animalito come, claro, y que expulsa con cáscara). Pues bien, con el té de excremento de Panda sucede algo similar. Te cuento su historia.

An Yanshi es un empresario chino que estaba convencido de que los excrementos del oso panda (animal sagrado en China) tienen grandes propiedades que mejorarían la calidad y el sabor del té verde; de hecho, hay estudios que lo corroboran y han concluido que los excrementos del oso panda son ricos en nutrientes y en fibra (de ahí que también se comercialicen en dicho país papel ecológico elaborado con los mismos excrementos; no deja de ser….¿curioso? ?)

Así que tras probar y analizar el resultado, en el año 2011 comenzó a comercializar esta variedad de té que, en realidad, sólo tiene de relación con los excrementos del panda que los mismos son utilizamos como abono natural para cultivar estas plantas.

¿El resultado? Un té suave y más dulce que otros tés verdes que comenzó a comercializarse por el “módico” precio de 2500 dólares y ya ronda los 3500, la taza, si bien su producción es escasa y, por supuesto, su venta sólo se lleva a cabo entre un círculo cerrado de adinerados y sibaritas del té.

Su objetivo principal era difundir la cultura del cultivo ecológico y natural, evitando así que los tés que se produzcan en China, país de referencia en este ámbito, sean de cultivo ecológico o natural y den mayor calidad a los mismos.

Algunos de nuestros tés más especiales

En Aromas de Té estamos convencidos de que el té lo hace especial la persona que lo toma, por todo lo que el mismo le puede aportar a ésta. Sin embargo, es cierto que hay tés que son más carismáticos que otros y entre algunos de los que puedes encontrar en nuestra web, cabe mencionar los siguientes:

  • Té kukicha tostado ecológico: que se distingue del resto de kukichas por su aspecto antes de ser infusionado, además de por su sabor y aroma a té tostado. Esta característica hace que sea un té que admite a la perfección una nube de leche y que marida genial con platos salados.
  • Té blanco Pai Mu Tan agujas de plata: su producción es escasa, pero su sabor y propiedades son únicos. Es suave, floral y apenas tiene teína. Una auténtica delicia para el paladar y la vista, ya que las hojas de este té, cuando no están infusionadas, son preciosas.
  • Torta Pu Erh ecológica: estás ante el té rojo de mayor calidad de las que se conocen y que te lo entregamos en una cómoda y vistosa torta.