Es cierto: como el café de la cafetería, pocos. Pero no es menos cierto que hay establecimientos que venden un café malísimo, torrefacto en lugar de natural y….¡uf! Reconozco que a mí eso me da muchísima rabia. ¡Con lo que me gusta el café!

Estoy segura de que tú frecuentas o conoces uno o varios lugares en tu ciudad o pueblo donde hacen un café buenísimo, pero también estoy segura de que todos los días no puedes ir allí y, mucho menos, por las mañanas, nada más levantarte.

Esta última es una de las razones por las que muchas personas optan por tomarse el café en casa, sin olvidar que sale más económico, que no tienes ni por qué cambiarte de ropa y que nadie te tiene por qué molestar mientras te lo tomas.

Tan antigua es la costumbre de tomar café en casa que todos tenemos nuestras propias manías a la hora de prepararlo. Y, hablando de ellas, ¿sabías qué Beethoven, el compositor, sólo consumía el café que él preparaba y que tenía, exactamente, 60 granos por taza? Curioso, ¿verdad?

El caso es que, manías aparte, hay diferentes técnicas y trucos para que el café en casa salga perfecto y no tenga nada que envidiar al café de la cafetería. ¿No me crees? Te invito a que sigas leyendo este artículo, pongas en práctica lo que te voy a contar y que me digas si es cierto o no. ¿Empezamos?

Técnicas para preparar una buena taza de café

Desde que Luding Van Beethoven hacía su propio café en casa, las técnicas de preparación de esta bebida han evolucionado mucho. Los amantes del buen café siguen utilizando algunas cafeteras tradicionales en casa, las cuales permiten mantener la intensidad, sabor y aroma de un café genuino. A continuación, describimos algunas de las cafeteras que no debes pasar por alto si quieres una taza de café bien hecho y cómo preparar café en ellas.

La prensa francesa o cafetera émbolo

La cafetera de émbolo es una de las más conocidas y utilizadas. No sólo permite hacer café, si no que es tan versátil que también puedes preparar en ella. Desde que su uso se popularizó en Francia, es una de las cafeteras y teteras más utilizadas en nuestro continente.

Exteriormente tiene una superficie en forma de cilindro y de vidrio transparente. Por otro lado, contiene un émbolo (de ahí su nombre) que se desliza por dicha superficie y, a su vez, contiene un filtro realizado en diferentes materiales, como goma o aluminio. Este filtro es el encargado de dejar pasar sólo el agua y no los posos de café durante el proceso de elaboración.

Para preparar un café de calidad en ella, basta con moler el café (no muy fino) y verterlo en la cafetera; acto seguido se debe añadir, lentamente, agua muy caliente, procurando que ésta no llegue a hervir. Para que el café se haga bien, hay que dejarlo reposar alrededor de tres minutos con la tapa puesta.

Una vez pasado ese tiempo, sólo debemos bajar el émbolo con mucho cuidado y de forma lenta para que el café quede en la parte superior y los posos debajo del filtro. Se puede verter directamente el café en la taza gracias al asa que trae incorporada.

Una vez terminado el café, es una cafetera muy fácil de limpiar con agua y jabón.

En Aromas de Té sabemos que preparar la cantidad justa y necesaria de café es lo que hace que disfrutes plenamente de todo su aroma y sabor cada vez que lo tomes, por eso, nuestras teteras de émbolo Kila las puedes encontrar en dos tamaños: con una capacidad de 0.75 litros y de 0,35 litros.

El cono de goteo Hario

Si eres de los más sibaritas del café, seguramente habrás oído hablar de este cono de goteo. Generalmente, en un sólo uso podemos extraer entre 1 y 4 tazas de café y el cono está hecho de diferentes materiales: cerámica, plástico, aluminio…

Es uno de los métodos más sencillos de extracción y se utiliza con café molido. El cono tiene unos canales interiores diseñados para que el agua impregne todo el café. Basta con situar el cono encima de una jarra o una taza de nuestra elección, poner el filtro de papel y proceder a su elaboración.

Primero se debe añadir agua caliente para que pase por el filtro y, a su vez, caliente la taza: esa agua se desecha. Acto seguido se vuelca el café molido en el filtro y se añade algo de agua para que éste libere aroma y sabor. Se debe esperar alrededor de medio minuto. Se añade el resto de agua haciendo círculos para que todo el café se impregne de agua y se haga en su totalidad.

Mediante este método se consiguen unos cafés más suaves, por lo que es ideal para momentos en los que quieras disfrutar tranquilamente, tanto del proceso de elaboración como de tomar el café.

El café Costa Rica Naranjo Altura es uno de esos cafés molidos que combina el sabor a nuez y notas cítricas. El café, ya molido, a la Crema de Vainilla es un 100% arábica, con un intenso sabor a vainilla. Ambos son cafés molidos algo afrutados: los idóneos para poder disfrutar más si cabe de tu momento de relax.

La cafetera italiana o moka

Esta cafetera es otro de los iconos cafeteros más conocidos mundialmente, además de sinónimo de calidad y autenticidad. Esta cafetera está hecha de aluminio o acero inoxidable y el café se prepara de una forma rápida y muy sencilla. Consta de dos partes bien diferenciadas y unidas por una sistema de rosca.

Para preparar una buena taza de café con una cafetera italiana es necesario llenar la parte baja de agua (generalmente, hasta la válvula por donde se escapa el vapor que todas tienen en su pared), llenar el filtro de aluminio de café molido haciendo una pequeña montaña y sin aplastarlo. Si lo prensamos en exceso el sabor del café se estropeará. Añádela al fuego y procura que la temperatura sea constante hasta que el agua empiece a hervir. Después de 15 segundos baja la intensidad del fuego y retira la cafetera.

Con la cafetera moka el café se prepara en apenas cinco minutos con lo que es ideal para todos aquellos que necesiten un café antes de salir de casa. Para paladares exquisitos que necesiten energía por la mañana, el Café ‘Sao Vento’ de Brasil es uno de los más intensos y expresivos con toques aromáticos a chocolate y caramelo. Además, si sueles prescindir de cualquier acompañamiento para el café, el Expresso Estrella de Italia ya molido, te permitirá disfrutar de un buen expreso.

Consejos para conseguir un café perfecto

Ahora que ya conoces las formas más genuinas de preparar una buena taza de café en casa, queremos ofrecerte algunos consejos que pondrán el broche final a ese momento de relax.

  1. El café, siempre natural. Podemos adquirir el café ya molido previamente, o en grano y molerlo antes de añadirlo a la cafetera. La calidad del café es uno de los secretos de una buena taza de café, por eso en Aromas de Té sólo trabajamos con cafés naturales de calidad y tenemos una amplia variedad de cafés para que encuentres el que más se adapta a tus gustos y necesidades.
  2. El café también está compuesto por agua, por eso debemos prestar atención a la calidad de la misma. El agua mineral es una de las más recomendables para que el sabor del café no se vea alterado. Cuidado con el agua del grifo, ya que puede contener cloro y otros compuestos químicos que alterarán, sin duda, el resultado final; mejor un agua limpia y fresca.
  3. Según qué método elijamos para hacer café, la temperatura del agua también es un dato a tener en cuenta. La temperatura ideal es entre 90 grados y 95 para que comienza a hervir. Existen utensilios de cocina que nos permiten controlar de una forma precisa y segura la temperatura del agua antes de infusionar o añadirla a la cafetera. Si no tienes un termómetro ahora puedes hacerte con uno en nuestra web
  4. El café conviene tomarlo inmediatamente después de prepararlo ya que, sólo así, podremos sentir todo el aroma y el sabor en la boca. Además, es mejor preparar la cantidad casi exacta que se vaya a consumir, ya que sino se conserva luego en óptimas condiciones, o se recalienta, pierde todas sus propiedades y su sabor.
  5. Una buena limpieza de la cafetera y de las tazas o termos es básica y esencial. No sólo para prevenir posibles infecciones y enfermedades, sino porque el sabor y las propiedades del café pueden verse alteradas.
  6. Si el tipo de cafetera en la que se hace el café es importante, también lo es el recipiente en el que lo vamos a tomar. La mejor taza posible es aquella hecha de porcelana, ya que es un material resistente y conserva de una forma excelente el calor de la bebida. No importa si la taza está decorada a tu gusto, pero te convendría saber que los expertos en café recomiendan beber el café en una taza lisa blanca, ya que los excesivos adornos pueden alterar nuestra percepción del sabor. Si lo quieres preparar en casa, pero tomarlo en la calle, nada de vasos de cartón, lo mejor para conservar todas sus propiedades es que lleves el café en un termo hermético: los que tenemos en Aromas de Té se pueden lavar en el lavavajillas y tienen un sistema de agarre que no permite que te quemes al cogerlo.

Ahora que ya sabes las técnicas más clásicas y eficaces para hacer un delicioso y auténtico café en casa, así como algunos consejos básicos para perfeccionar el arte cafetero, ¿te animas a llevarlas a cabo y contarme si, tal y como yo también creo, son efectivas?