La chef nipona, Yui Ishizuka, quedó encantada con el té Oolong lima-limón y el té blanco Pai Mu Tan cherry de Aromas de Té

La chef nipona, Yui Ishizuka, quedó encantada con el té oolong lima-limón y el té blanco Pai Mu Tan cherry de Aromas de Té

En Aromas de Té, no sólo nos gusta disfrutar preparando nuevas y tradicionales variedades de té sino, también, profundizar en su origen, cultura y significado, siempre que la ocasión nos lo permite. Es por ello que no podíamos dejar pasar la oportunidad de entrevistar a una chef nipona, procedente de una familia en la que, durante 270 años, sus miembros han sido maestros y practicantes de la ceremonia del té, además de destacados cocineros de la gastronomía tradicional japonesa cuyo prestigio hace años que traspasó fronteras y, hoy en día, es una de las más admiradas del mundo por su variedad, sabores y por lo saludable que resulta.

Así que cuando supimos que la chef  Yui Ishizuka visitaba nuestro país con motivo del III Foro de Hondarribia de Patrimonios, que organizan el Ayuntamiento de la mencionada localidad guipuzcoana, junto a la asociación sin ánimo de lucro Arma Plaza Fundazioa, no nos lo pensamos dos veces y solicitamos una entrevista con esta maestra de la ceremonia del té, que nos atendió amablemente, con el gran honor de ser invitados a una ceremonia del té realizada única y exclusivamente, para nosotros.

Sin duda, una experiencia única y realmente enriquecedora en la que pudimos conocer todo lo relacionado con la ceremonia del té, sus particularidades, los pasos a seguir y, tras la misma, pudimos comprobar como una maestra de esta disciplina cata dos variedades de té de Aromas de Té de las que quedó gratamente sorprendida.

De todo esto queremos hablarte en esta nueva entrada del blog, no sólo mediante la palabra, sino también con un extenso reportaje fotográfico, a modo de testimonio de tan importante cita. ¡Comenzamos!

Yui Ishizuka, destacada chef nipona

Yui Ishizuka

Ataviada con un kimono azul y perfectamente preparada, la chef Yui Ishizuka nos recibió en el Hotel Jaizkibel de Hondarribia, donde se hospeda estos días, para participar en el III Foro de Hondarribia de Patrimonios, en el que la protagonista de esta edición ha sido la gastronomía japonesa.

Junto a esta destacada chef han venido desde Tsuruoka (una preciosa localidad nipona, situada en la provincia de Yamagata, al Este de Japón) su padre, chef y maestro de la ceremonia del té, Ryo Ishizuka, así como el también cocinero, Shin Otaki.

Yui regenta, junto a su padre, un restaurante que tiene 270 años de antigüedad (ella forma parte de la séptima generación) y en el que se dedican única y exclusivamente a elaborar cocina tradicional japonesa. Por este restaurante, situado en Tsuruoka, han pasado desde señores feudales, antaño, hasta destacados dirigentes y personajes públicos de la actualidad. Así que, que Yui nos atendiera, ha sido un auténtico privilegio.

En el restaurante, Yui se encarga de ayudar a su padre en la cocina, recibir a los clientes y realizar la ceremonia del té, en ocasiones especiales. Una ceremonia que, tal y como explicaba la propia chef “se engloba dentro de los rituales de la alta cocina japonesa y sólo se realiza en momentos puntuales del año u ocasiones especiales como pueda ser el comienzo de un nuevo año, la llegada de la primavera o para recibir a invitados especiales, entre otras circunstancias”.

La ceremonia del té en Japón

Muy amable y colaboradora, Yui nos da la primera sorpresa del día: ¡una ceremonia del té sólo para nosotros! ¡Todo un honor! Mientras se prepara para llevarla a cabo, observamos con admiración cómo coloca cada uno de los utensilios que, después, empleará en la ceremonia del té y que, por cierto, vosotros también podéis encontrar en Aromas de Téun bol de cerámica, un chazaku (cucharilla medidora para matcha), un chasen (batidor), así como una cajita de nácar en la que se encontraba el té verde matcha y una bandeja elaborada en el mismo material. A estos utensilios, añadió unos dulces típicos de la ceremonia del té en Japón: los Katen, una especie de gelatina dulce, que se ofrece junto al té en época de primavera o estival.

Y es que una de las cosas que descubrimos ayer, es que la ceremonia del té en japón varía en ciertos aspectos según la época del año, en concreto, en lo que a los utensilios y las dulces se refiere. Por ejemplo, ayer y como estamos cerca de la primavera, el cuenco que empleó para preparar el matcha tenía un color rojizo, haciendo referencia al color de la cereza que pronto florece y que es uno de los símbolos de la cultura japonesa. Símbolo que también estaba reflejado en la caja que contenía el matcha y también en el color del fruto (la granada en este caso) que nos ofreció junto al dulce. 

A continuación y mediante una galería fotográfica, os mostraremos todos los pasos de la ceremonia del té:

Una de las cosas que más nos llamó la atención fue que, antes de entregarnos el bol para que tomáramos el té, Yui giró dos veces el cuenco en una determinada dirección, así que le preguntamos a la traductora, Yune Yamaguchi cuál era su significado y Yui explicó que “el bol tiene unos dibujos, que cuando yo preparo el té están mirando ehacia mi, pero cuando se lo entrego a los invitados y por respeto hacia ellos, esos dibujos, la referencia que yo tengo, en concreto, debe estar mirando hacia ellos”.

Cata de variedades de Aromas de Té

Tras la ceremonia, Yui nos estuvo hablando de la importancia que tiene el té en Japón. “Forma parte de la gastronomía tradicional japonesa y de nuestro día a día. Lo tomamos varias veces al día, como vosotros podéis tomar el café. Para desayunar, después de comer o cenar, etc. Normalmente, los tés que más empleamos son aquellos que son aromáticos y puros, como por ejemplo, el té negro Earl Grey o, por las fechas en las que estamos, algo que tengo cereza“.

Por su parte, Yui añade que el té verde matcha sólo se emplea para la ceremonia del té y que uno de los tés que ahora también toman mucho es el té Oolong. “Es cierto que procede de China y que allí lo toman por su poder digestivo, sabor y aroma y, por eso, nosotros también lo tomamos en Japón”, asegura.

Así que, aprovechando esta frase y la anterior, le ofrecemos catar dos de nuestros tés: el té Oolong lima-limón y el té blanco Pai Mu Tan Cherry

Primero ver, luego oler y, por último catar. “¡Me encanta el té Oolong! No lo había probado con ese toque a limón y está delicioso. Suave y fresco. ¡Perfecto para tomar en cualquier momento del día!”, comenta sonriente Yui. Después, pasa a catar el té blanco, le gusta mucho su aroma, ya que le encantan las cerezas. “Me recuerda un poco a las chuches, pero sin resultar empalagoso. Su aroma es realmente agradable y su sabor suave y algo dulce. ¡Lo seguiré tomando!”, concluye.

¡No podemos estar más satisfechos! Si ella, gran conocedora de los tés de calidad nos ha dado el visto bueno, es que lo estamos haciendo realmente bien. ¡Qué honor! Así que… ¡seguiremos trabajando por conservar esa calidad y seguir entusiasmando, no sólo al público nipón, sino a todos vosotros!