7 millones de personas mueren al año por el tabaco. ¿Resulta escalofriante, verdad? Pues…en mi opinión, lo peor no es eso, sino que de esos 7 millones, 6 millones sí son fumadores, pero el restante es fumador pasivo, es decir, que pasa mucho rato en lugares donde hay personas que fuman, muchas veces, en casa. Un dato lo suficientemente importante, a mi modo de entender, como para pensarse seriamente el hecho de dejar de fumar. Primero por ti, pero también por las personas que te rodean, mucho más si esas personas son tus hijos, otros familiares o amigos; en definitiva, personas que quieres y que, sé de sobra, harías lo que fuera por ellas. Así que el primer paso es dejar de fumar.

¡Claro que lo sé: no es nada sencillo! Puede que si estás leyendo este artículo, no sea la primera vez que hayas intentado dejar de fumar; puede que, incluso, lo hayas dejado durante unas semanas o meses y luego has vuelto. No te juzgo por ello, es normal. Sólo vengo a decirte que la vida merece y mucho la pena. Que todos nos tenemos que morir de algo, pero no es necesario matarnos poco a poco nosotros mismos, de eso ya se encarga la propia naturaleza.

Así que como sé que sí, que efectivamente tienes muchas ganas de dejar de fumar, lo primero que quiero hacer es felicitarte. Porque tomar la decisión de dejar de fumar también es una decisión valiente. Ha llegado el momento de calmar tu ansiedad, de relajarte y de relacionarte cuando estás con otras personas, sin tabaco. Porque yo sé que puedes. Sé que el camino va a ser largo y costoso. Sé que vas a tener obstáculos y tentaciones que superar, pero sé que tienes una fuerza en tu interior que te va a ayudar a conseguirlo.

¿Cómo lo vamos a hacer? He recopilado para ti, primero, los beneficios que tiene dejar de fumar (sé que los sabes, pero nunca viene de más recordarlos), las pautas a seguir para dejar de fumar (y, en esto sí, tienes que ser «implacable» para conseguir dejar de hacerlo) y, por último, las plantas medicinales que, tomadas en infusión, te van a ayudar a pasar algunas de las consecuencias que sufren los fumadores cuando deciden dejar de fumar. ¡Empezamos!

Beneficios de dejar de fumar

¡Incluso 20 minutos después de haber fumado, los resultados se notan! ¿No te lo crees? Así lo explican desde Nicorette, empresa especializada en productos para dejar de fumar. Así que…si empezamos por esos 20 minutos, en los que la tensión arterial y el pulso vuelven a la normalidad…¡imagínate lo que puedes conseguir cuando lleves años!

Por citar algunos datos, a partir de la segunda semana sin fumar, comienzas a cansarte menos; a partir de los 3, la función pulmonar mejora un 10%; después de un año, el riesgo de infarto se reduce a la mitad y, después de 10 años, se reduce la mitad la posibilidad de sufrir un cáncer de pulmón con respecto a las posibilidades que tiene un fumador y se igualan las posibilidades de sufrir un infarto, con respecto a una persona que no ha fumado nunca.

Pero, además de todo esto, dejar de fumar supone también:

  • Un ahorro económico: piensa en todos los paquetes que consumes al día o a la semana y multiplica esa cifra por los días o semanas que tiene el año. ¡Seguro que te has sentido mal de golpe!
  • Menos estrés: aunque al principio la falta de nicotina te genere ansiedad, después vas a notar que estás mucho más tranquilo/a.
  • Tu piel tiene mejor aspecto: porque no le afectan ni el humo del tabaco ni todos los compuestos con los que se elabora y que van destruyendo las células de tu cuerpo.
  • Mejora el aspecto de tu pelo: que estará más fuerte y brillante.
  • Tienes más energía: porque tus pulmones empiezan a oxigenar como el de las personas que no fuman.
  • Mejora la fertilidad: especialmente en el caso de los hombres, pero también en el de las mujeres.
  • Mejora tu salud bucodental: con un aliento fresco y natural, además de no dañar el esmalte de tus dientes.
  • Dices adiós al mal olor en ropa y en tu casa: algo que tú mismo y las personas que te rodean, agradecen.

Pasos para que el tabaco sea historia en tu vida

Está claro que cada persona deberá adaptar su rutina de dejar de fumar a sus propias circunstancias, pero el primer paso es estar realmente concienciado de querer dejar de fumar. Por eso razón he querido repasar contigo algunos de los múltiples beneficios que tiene dejar de fumar. A partir de aquí, te recomiendo lo siguiente:

  • Acudir a un especialista: en todos los centros sanitarios hay personal especializado en dicha materia. Por lo general, suelen ser enfermeras/os. Si lo prefieres, también puedes acudir a la farmacia; muchas de ellas ofrecen programas muy completos y, además, disponen de productos de apoyo necesarios para hacer más fácil tu camino hacia tu meta: dejar de fumar definitivamente.
  • Fíjate una fecha: una vez tengas la primera cita en tu ambulatorio o farmacia de confianza, fija una fecha de comienzo y de final. Sí, has leído bien, de final. Aquella fecha para la que, definitivamente, habrás dejado ya de fumar y también de sufrir las consecuencias de dejar de fumar (más tarde te hablo de ellas). Apúntala y haz partícipe a más gente de que vas a dejar de fumar.
  • Déjalo con otra persona: un amigo/a, tu pareja, un familiar…de esta manera, tendrás mayor compromiso y, quieras que no, también es una motivación más para no fallar. Lo mismo que en el caso de comprometerte con alguien que no fuma, a dejar de fumar.
  • Poco a poco: no se trata de dejar de fumar de la noche a la mañana. Hay quien lo hace, pero son muchos los expertos que recomiendan ir reduciendo la dosis poco a poco, pero sin pausa.
  • Aléjate de las tentaciones: si tu problema está, sobre todo, cuando sales de fiesta o te reúnes con los amigos, tenlo muy presente y procura no estar al lado de quienes fuman o de hacer otras actividades alternativas. ¡Ojo! No te digo que dejes de verlos, pero sí que cuando lo hagas, seas consciente de que va a haber gente que fume y tú ya no puedes (o no debes, mejor dicho).
  • Haz ejercicio: porque te ayudará a liberar estrés y a pensar en otras cosas mientras estás haciendo deporte y no estar pensando en fumar. Salir a caminar a buen ritmo con música o a correr, suelen ser dos prácticas que no cuestan dinero y que se pueden hacer en cualquier momento del día.
  • Recompénsate con el dinero que ahorras: es uno de los mayores beneficios que te aporta dejar de fumar y si lo estás consiguiendo es un excelente motivo para gastar ese dinero en algo que te encante y que hasta entonces no habías hecho.
  • Identifica los momentos y las circunstancias que te llevan a fumar: para estar preparado en esos casos, al menos, en la medida de lo posible.
  • Cuida tu alimentación: hay personas que, para calmar el estrés, acuden a la comida y lo hacen sin control, con la consecuencia del aumento de peso. Por esta razón es importante ser consciente de que eso puede ocurrir y poner en prácticas técnicas y herramientas para no caer rendida ante la comida basura.

Síntomas de dejar de fumar

Se dice que los fumadores necesitan entre uno y dos años para estar considerados como exfumadores, sin riesgo (o en teoría) de volver a tener recaídas. Los primeros 6 meses son para concienciarse de todas las consecuencias negativas que tiene fumar. Es un proceso que cuesta, porque, en realidad, todos sabemos que fumar no es bueno para nuestra salud, pero no todo el mundo se mentaliza al 100% de las consecuencias reales que tiene en uno mismo, porque le puede el placer que le proporciona el hecho de fumar.

Cuando, por fin, su cerebro hace «click» y da el paso real a dejar de fumar, entonces sí, comienza una etapa de otros 6 meses, donde suele haber muchas recaídas y fumadores que sufren el famoso síndrome de abstinencia, que es el síntoma más evidente de dejar de fumar. Y esto, ¿en qué se traduce? En tener un malestar general, estar enfadado con todo el mundo, dejar de dormir bien, aumento del apetito, ansiedad, ganas horribles de fumar, tos, molestias gastrointestinales y estreñimiento (porque el tabaco provoca el efecto contrario).

Lo mejor para combatirla es llevar a cabo prácticas o técnicas que te ayuden a reducir la ansiedad que te genera durante esos 6 primeros meses, dejar de fumar. Tomar productos adecuados para ello o infusiones que te ayuden a reducir el estrés, forman parte de esas prácticas.

Plantas medicinales para combatir los efectos de dejar de fumar

La fitoterapia es un remedio que siempre tienes que tener en cuenta a la hora de dejar de fumar porque te ayuda a reducir los síntomas del síndrome de abstinencia que te hemos contado antes, pero también porque te ayuda a eliminar toxinas, limpiar tu cuerpo y seguir cuidando de tu salud y bienestar de manera natural.

Por eso, entre otras, te recomiendo las siguientes:

  • Anís: que ayuda a eliminar las mucosas bronquiales, al hacerlas más fluidas.
  • Melisa: que ayuda a combatir la ansiedad que se desencadena cuando dejamos de fumar y aparece el famoso síndrome de abstinencia.
  • Raíz de ginseng: que te ayuda a reducir el síndrome de abstinencia
  • Drosera: que te ayuda a eliminar las toxinas que se han ido acumulando en tu aparato respiratorio.
  • Regaliz: que contiene glicirricina y tiene un efecto desintoxicante en nuestro cuerpo, además de ayudar a reducir la ansiedad, sin olvidar el agradable sabor de boca que nos deja.
  • Jengibre: que mejora la salud digestiva, calmando así los problemas gastrointestinales que más arriba he mencionado, además de ayudarte a reducir la ansiedad.

Además de esas infusiones a secas, en Aromas de Té disponemos de otras que también te pueden ayudar: infusión regaliz, menta y anís, que puedes tomar en cualquier momento del día y te ayudará a limpiar el organismo y relajarte, además de mejorar tu salud digestiva; infusión antiestrés, ideal para momentos donde el síndrome de abstinencia golpea fuerte y té verde ginseng, para el mismo caso que antes, además de ayudarte a limpiar tu organismo, entre otras.

Esto es lo que nosotros podemos hacer por ti, pero estaremos encantados de responder a tus dudas, mientras esté en nuestra mano, para poder seguir ayudándote. Así que te esperamos en comentarios y nos encantará que compartas este artículo en tus redes sociales, para que tú también puedas ayudar a otras personas.

Y, por supuesto, nos encantará que nos vayas contando tu evolución, si estás dejando de fumar o estás pensando en hacerlo. ¡Hasta el próximo post!