antioxidantes

Hablamos muchas veces de las propiedades antioxidantes de ciertos alimentos, así como de algunos tés concretos. Que nuestro cuerpo se dote de ellos es muy importante para nuestra salud, por eso hoy queremos dedicarles este artículo, en el que explicaremos, brevemente, qué son, cómo actúan y cuáles son sus principales beneficios, además de ofrecer algunos datos sobre alimentos que los contienen en grandes cantidades y, por supuesto, de cuáles son los tés más antioxidantes, que nos ayudarán a cuidar de nuestra salud. ¡Feliz lectura!

Antioxidantes: qué son y en qué nos ayudan

Hablamos de sustancias capaces de proteger nuestras células de los efectos nocivos de los radicales libres. Estos últimos pueden dañar las células y aumentar el riesgo de padecer determinadas enfermedades, tal y como aseguran diferentes estudios científicos, es decir, que pueden causar daños en el ADN celular y, con el tiempo, ese daño puede hacerse irreversible y conducirnos a desarrollar ciertas enfermedades.

Y es que, a medida que avanzamos en edad, nuestro cuerpo sufre un proceso natural de oxidación, por esta razón, la mejor solución y la más natural, es combatir esos radicales libres, mediante una rica dieta en antioxidantes. De hecho, los científicos están convencidos de que mantener unos niveles altos de antioxidantes en nuestro cuerpo puede ayudar a prevenir muchas enfermedades relacionadas con la edad.

Además, también hay factores externos que dañan esas células de nuestro cuerpo y las oxidan con mayor rapidez, como es el alcohol, el tabaco o la contaminación.

Principales beneficios de los antioxidantes

Son numerosos los estudios científicos que, coinciden en señalar que mantener unos niveles altos de antioxidantes en nuestro cuerpo contribuyen a reducir los signos del envejecimiento, minimizando las arrugas de la piel y mejorando la textura de la misma, además de proteger nuestro cuerpo de los rayos nocivos del sol. Pero, además de esto, también tiene resultados positivos en la prevención de algunas enfermedades degenerativas o relacionadas con la edad, como pueden ser:

  • cáncer
  • enfermedades cardiovasculares
  • cataratas
  • degeneración macular
  • alzheimer
  • diabetes
  • mejorar el sistema inmunológico
  • hipertensión arterial

Dónde encontramos antioxidantes

Ahora que ya sabemos los numerosos beneficios que los antioxidantes aportan a nuestra salud, cabe mencionar de qué manera podemos ingerirlos o dónde se encuentran esos antioxidantes.

En este sentido, cabe mencionar que, además de en la leche materna, los encontramos en los siguientes nutrientes:

  • flavinoides
  • betacaroteno o pro-vitamina A
  • vitamina E
  • vitamina C
  • selenio

Nutrientes que encontraremos en una larga lista de frutas, verduras, lácteos, cereales o carnes, siendo algunas de los más destacados, los siguientes:

  • vegetales de hojas verdes
  • zanahorias
  • tomates
  • frutas cítricas
  • bayas goji
  • cerezas y uvas
  • manzanas y peras
  • cereales integrales
  • productos lácteos
  • chocolate negro puro (cacao)
  • frutos secos

Tés e infusiones antioxidantes

Tenemos que informar a todos nuestros seguidores, amantes del té, que hay dos variedades que forman parte de la lista de los mejores antioxidantes naturales, si bien es cierto que todos tienen propiedades antioxidantes. Esos dos tés son:

  • El té blanco: considerado el que mayor antioxidante de todos los tés, además, tiene un sabor mucho más suave y frutal que el resto de los tés, por lo que tomarlo resulta muy agradable tanto para los que se inician en el mundo del té, como para los más experimentados. El mismo se elaborado con los brotes más tiernos de la camelia sinensis y, por esta razón, también contiene muy poca teína, por lo que lo puedes tomar en cualquier momento del día.
  • El té verde: a diferencia del té blanco, este sí que contiene teína, aunque en menor cantidad que el té negro, el más estimulante de todos. Entre los diferentes antioxidantes que contiene el té verde, cabe mencionar los siguientes:  A, C y E, el selenio, la melatonina, la coenzima Q10, el betacaroteno y los flavonoides, estos últimos, los antioxidantes más potentes del mencionado té. El té verde se ha asociado al rejuvenecimiento de la piel, así como a la ralentización de enfermedades como el Alzheimer.

Y ahora que ya conoces los nombres de algunos de los mayores antioxidantes que la naturaleza nos brinda, qué te parece si realizamos combinaciones de ellos, como por ejemplo, los tés verde y blanco, que combinan lo mejor de los dos tés con más propiedades antioxidantes o, los que tienen sabores e ingredientes cítricos, como el té verde arcoiris, que contiene manzana y trozos de naranja o el té verde y blanco andalusí, que además de naranja, también contiene almendra y, por tanto, aporta los antioxidantes de los frutos secos. Como último ejemplo, cabe señalar el té blanco Pai Mu Tan Cherry.