Soy de la opinión de que las abuelas (y abuelos) son las personas más sabias de este mundo, en especial aquellas que han pasado por momentos tan duros como la guerra o el hambre. Pero aunque no hayan tenido que pasar por problemas tan duros y hayan tenido la fortuna de tener una vida fácil, lo más importante es que han vivido y lo han hecho (y lo van a seguir haciendo) durante muchos años. Y eso, amigo, para mí se merece todo el respeto del mundo.

Al fin y al cabo, todos, de una manera u otra, vivimos experiencias muy similares en la vida. Y si ellos las han pasado antes y han podido ver el resultado o las consecuencias de sus actos, son los mejores para poder darnos consejos de vida (al menos, en la mayoría de la casos).

Y, ¿por qué te cuento esto? Porque no hay casa de abuelos donde no haya ingredientes básicos para cuidar de la salud de manera natural. Por ejemplo, tés e infusiones a base de plantas medicinales que ellos ya utilizaban cuando las medicinas escaseaban o no podían tener acceso a ellas y que las siguen utilizando porque les dan resultado.

Esas preparaciones, por supuesto, en la mayoría de los casos se tomaban calientes, porque se considera que los efectos siempre son mayores, pero también porque durante muchos años, los tés y tisanas o los preparados que se hacían con las mismas, se asociaban, más bien, a épocas de frío, como son el otoño y el invierno, donde las enfermedades comunes siempre hacen acto de presencia, como los resfriado, la gripe, los dolores de garganta o molestias musculares derivadas de estar encogidos de frío, entre otras.

Por eso, hoy quiero aprovechar este post para rendir homenaje a todos esos abuelos que siempre nos han cuidado con mucho cariño y los siguen haciendo a día de hoy con sus nietos y biznietos. ¿Cómo? Con 4 recetas tradicionales de esta época de otoño- invierno, donde echamos mano de la naturaleza para que nos ayude a cuidar nuestras defensas y reducir los síntomas derivados de las enfermedades típicas de esta etapa del año, tal y como he mencionado más arriba.

Son muy sencillas de hacer, con ingredientes que puedes encontrar en nuestra tienda online o en cualquier espacio comercial (grande o pequeño) de confianza, que no sólo te van a encantar, sino que además te van a ayudar a probar el té de una manera muy diferente a como lo habías hecho hasta ahora.

Coge papel y boli, porque el viaje comienza ¡ya!

Receta otoño-invierno 1: naranja, té verde, leche y jengibre

Foto extraída del blog: https://www.bettycrocker.com

A priori no parece muy atractiva, pero te aseguro que en cuanto la pruebes vas a repetir, especialmente si te gusta el sabor de la naranja. Esta receta la he encontrado en la página de Betty Crocker y para elaborarla vas a necesitar:

  • 1/4 de una cucharada de café, de jengibre
  • 1 bolsa de té verde
  • 1 rodaja de naranja
  • Agua al gusto para la infusión (norlamente, 125 ml)
  • 2 cucharadas de leche (puede ser de soja también y en la receta hablan de leche de vainilla, pero, personalmente, no la recomiendo. Creo que queda mejor con leche de vaca o leche vegetal, según la que os guste más).
  • 2 cucharadas de miel

Una vez tengas todos los ingredientes, los pasos a seguir son los siguientes: pones a calentar la leche y el agua en un cazo y añades las dos cucharaditas de miel, cuando el agua esté caliente, añades la bolsita de té verde y, a continuación, el jengibre y la rodaja de naranja. Dejas calentar durante 1 minuto más, sin dejar de remover. ¡Ya está lista para servir!

TRUCO: Si quieres potenciar el sabor de la naranja, no dudes en dejarla en la taza de té mientras lo dejas reposar y lo tomas.

Receta otoño-invierno 2: té contra gripes y resfriados

Podría decirse que este té es una variante del chai tradicional de La India, pero en realidad está sólo elaborado a base de plantas medicinales y especias. Desde la página web Chatelaine, de donde lo he extraído, explican que es ideal para evitar o, al menos, reducir, los síntomas de la gripe y los resfriados típicos de esta época. Para elaborarlo vas a necesitar:

  • 3 tazas de agua
  • zumo de medio limón
  • 1 rama de canela
  • 1/4 de cucharada de café de jengibre
  • ¼ cucharadita de café de clavo
  • ½ cucharadita de café de cúrcuma
  • 1 pizca de cayena
  • ½ cucharada de miel pura

Su elaboración es muy sencilla, sólo tienes que poner el agua correspondiente al número de tazas que quieres preparar a calentar en un olla. Cuando el agua empiece a hervir, introduces todos los ingredientes, a excepción de la miel. Baja el fuego y deja que los ingredientes se infusionen durante 10 minutos.

Una vez pasado este tiempo, mediante un colador, sirve la infusión en la taza de té y añade un chorrito de miel pura al gusto. Toma de 2 a 3 tazas de este preparado al día y verás cómo mejora tu estado de salud, además de estar buenísimo. Por supuesto, no hace falta que estés enfermo para tomarlo. Puedes beberla cuando quieras y eso te ayudará a mejorar tus defensas.

Receta otoño-invierno 3: infusión de manzana, naranja y canela

Fuente: https://www.huffingtonpost.com

Esta tercera receta, además de saludable, es de esas que te hacen quedar bien con los amigos y familiares. ¿Por qué? Por su sorprendente presentación. Ahora mismo te cuento en qué consiste, pero antes te diré que la he sacado del blog kiwilimon.com y que te propongo dos versiones de la misma. Pero si te parece, vamos a avanzar en el contenido y así te lo explico todo:

Comencemos por los ingredientes. Para elaborar esta receta vas a necesitar:

  • 1 manzana roja
  • 1 naranja
  • 150 ml de agua (por cada taza)
  • 1 rama de canela o té negro de canela

Como has podido imaginarte, la versión varía en el uso del último ingrediente. Por lo demás, la preparación es la siguiente. Piensa en el número de personas que van a tomar esta infusión, en base a las mismas, deberás elegir el mismo número de manzanas.

Una vez las tengas listas, deberás cortar la parte superior, como si quisieras hacer una tapa con ella (fíjate en la imagen que tienes a tu lado). El siguiente paso será vaciar la manzana y hacer de ella un vaso. Guarda los trozos de manzana que hayas quitado, porque los vas a necesitar.

A continuación, pon a calentar el agua y cuando comience a hervir, baja el fuego y añade el resto de ingredientes (también gran parte de lo que has quitado de la manzana). Deja que infusionen durante 10 minutos. Una vez terminado este proceso, sólo te queda servir la infusión en las manzanas.

CONSEJO: En ambos casos, salvo que a alguien no le guste encontrarse “tropiezos”, añade los trocitos de manzana a la bebida, una vez hayas servido la infusión. Le dará más sabor a la fruta (pártelos más o menos grandes, para que nadie se lleve susto).

En cuanto a la elección del último ingrediente, deberás decidirlo en función de si hay niños o si hay personas a las que no les gusta el té o no pueden tomarlo. Elijas la versión que elijas, estará buenísimo.

Receta otoño-invierno 4: té negro, albahaca y fresas

Vamos ya con la última receta. Hay muchas versiones de esta bebida y la mayoría de ellas son frías. Pero lo cierto es que caliente está buenísima y la combinación de estos tres ingredientes hace que puedas cuidar de tu salud durante todo el año, de una manera muy dulce.

Así que hemos recopilado ideas de otras recetas y hemos creado nuestra propia versión caliente. Para elaborarla vas a necesitar:

  • Té negro (si es en pirámides, te resultará más sencillo su uso, pero puedes usarlo a granel, claro está).  Deberás utilizar una bolsita o una cucharada de café por cada taza que utilices.
  • Hojas de albahaca, 1 o 2 por cada taza, en función de si quieres destacar más o menos el sabor de la albahaca.
  • 150 ml de agua (por cada taza que vayas a preparar)
  • 1 bandeja de fresas (por cada infusión utiliza 2 ó 3)
  • Extra: hay quien le echa una cucharadita de azúcar a la infusión, pero eso es al gusto de cada uno

Una vez tengas todos los ingredientes, deberás poner el agua a hervir y cuando entre en ebullición, bajas el fuego y añades la bolsita de té negro y lo dejas infusionar. A continuación añades también las hojas de albahaca y las fresas. Pasados 1o minutos, apaga el fuego y cuela la infusión para echarla en la taza de té. ¡Ya sólo te queda disfrutar!

TRUCO: Si quieres darle más sabor a fresas o albahaca, deja la hoja y algunos trocitos de fresa en la taza de té. Otra idea que quiero darte es que este tipo de té se suele servir en taza de té o en las famosas tisaneras de cristal, que tan a la moda están últimamente. Si tienes invitados y vas a dejar la albahaca y la fresa en la taza, quedará bonito si es de cristal, ya que se verá todo. También puedes hacerlo desde una tisanera de cristal y luego, servir sin tropezones en las tazas.

Otras propuestas de Aromas de Té ideales para el otoño-invierno

Además de recetas, también te puedes preparar una sencilla infusión, como las que ya tenemos preparadas en Aromas de Té para combatir mejor el frío del otoño-invierno. Toma nota:

Esta es nuestra pequeña aportación. Y tú, ¿sueles tomar algunos tés, infusiones o preparados para cuidarte en otoño-invierno? Déjanos un comentario más abajo. Será un placer poder escucharte y que todos conozcamos nuevos trucos.