Si hablamos de té y de café, parece que aparecieran dos bandos muy diferenciados y enemigos, entre los que la reconciliación no parece tarea baladí. Y, sin embargo, cada vez son más aquellos que dejan de lado los radicalismos, para dejarse deleitar por ambos productos. Y, ¿por qué no?

Ambos son muy ricos y saludables y se pueden tomar en diferentes momentos del día, siempre teniendo en cuenta nuestra salud, forma de ser, nuestros gustos y la cantidad de cafeína que somos capaces de soportar, para seguir con tés más fuertes o, por el contrario, cafés descafeinados, infusiones o rooibos.

Si eres de los que te consideras de un sólo bando, te proponemos que leas este artículo y seguro que al final del mismo cambias de opinión.

¿Se consume más café o té?

Parece que el mundo es de los amantes del té, ya que es la segunda bebida más consumida en el mundo, a la cual le sigue el café, que aparece en tercera posición. Una de las razones que ayudarían a explicar estas cifras es que el té es todavía considerado parte central de rituales tradicionales en el mundo, aunque tampoco podemos olvidar que, por lo general, preparar un té o infusión es mucho más barato que una taza de café.

Donde sin duda podemos considerar la prevalencia cultural del té es en Asia. Reconocidos países como China y Japón son grandes productores y, a la vez, consumidores de esta bebida natural.

La riqueza de variedades que se pueden encontrar en el continente asiático, en cuanto a tés se refiere, queda patente en las nuevas bebidas que se ponen “de moda” en occidente cada poco tiempo. Un ejemplo de ello ha sido el té matcha, que se ha convertido en la bebida de moda entre las celebrities y con él se elaboran diferentes confecciones modernas, como el Latte Matcha.

Si todavía sigues sin creer que el té se consuma más que el café, te damos algunos datos a tener en cuenta y que explican, en cierta forma, su menor consumo.

Según la International Coffe Organization, los países nórdicos son los que más café consumen. Así, Finlandia consume doce kilos de café al año por persona y Noruega casi diez. Le siguen Islandia con 9 y Dinamarca con 8,7. Esto tiene una explicación: son países muy fríos y el día, durante el invierno, se acorta muy rápido.

El café es utilizado como una forma de combatir esas bajas temperaturas y de socializar. La razón que explicaría el menor consumo de café en el mundo es que el número de habitantes de estos países es menor que el de la gran mayoría de países, además de que se comienza a consumir, por lo general, a partir de los 15 años.

Lo que es increíble, ya que la población adulta consume en el mundo alrededor de dos mil doscientos cincuenta millones de tazas de café al día, mientras que de se puede llegar a beber alrededor de unas seis mil millones de tazas diarias.

En cuanto a la cantidad de té que consumen los diferentes países del mundo, cabe destacar que no son ni China ni Japón los que más té beben: sólo un país sobrepasa los diez kilos por persona cada año y es Turquía. Reino Unido, por su parte, se sitúa en decimocuarta posición y China en la sexta posición a nivel mundial. ¿Sorprendente no?

Principales propiedades del té

Siempre que pensamos en las propiedades del té, lo primero que nos viene a la cabeza es su alto contenido en antioxidantes y en vitaminas. Los antioxidantes son los encargados de prevenir el envejecimiento celular y evitan la aparición de radicales libres.

Además de ser una bebida rica en antioxidantes, el té también es de inestimable ayuda para regular todo lo que tiene que ver en nuestro cuerpo con el agua. Nos ayuda a eliminar la retención de líquidos que podemos sufrir debido a su efecto diurético. También es conocido el té por favorecer y aumentar la termogénesis, lo que contribuye, sin duda, a reducir los depósitos de grasa acumulados en nuestro cuerpo.

La teína es uno de los elementos presentes en esta bebida que más reclamo produce a la hora de consumir té. Las personas que desean mantenerse activas, principalmente a primera hora del día pero sin caer en la ansiedad y el nerviosismo, encuentran en este componente uno de sus mejores aliados.

Seguramente habrás oído hablar de las propiedades beneficiosas que el té tiene para reducir las enfermedades cardiovasculares. Entre otras cualidades, el té reduce el riesgo de infartos y facilita la circulación de la sangre alrededor del corazón, debido a su acción vasodilatadora.

De todos modos, las propiedades que hemos descrito no son las únicas que tienen todos los tés y debemos tener en cuenta que cada tipo y variedad de té nos aportará unos beneficios diferentes. Puedes consultarlos en las diferentes secciones de nuestra tienda online.

Principales propiedades del café

Cuando nos levantamos por la mañana no podemos prescindir del café, ya que sabemos las propiedades que éste tiene para despertarnos y ayudarnos a combatir la pereza matutina. Uno de los beneficios que buscamos cuando consumimos esta bebida es, justamente, la de procurar un mejorar el proceso de atención y percepción de las cosas. Esto es posible gracias a que esta bebida mejora las conexiones entre neuronas con el hipocampo, encargado de regular la memoria.

No sólo mejora el proceso cognitivo y de atención, sino que el café nos ayuda a mantener la tristeza a raya y nos sube el estado de ánimo. Da igual si lo tomas con leche o sólo, el café es un excelente antidepresivo y no debería faltarnos en los largos días de invierno, ni en cualquier época del año.

También es un buen aliado de los deportistas, ya que aumenta la adrenalina y prepara al cuerpo para activar rápidamente su función metabólica. Esto hace que rindamos más durante el ejercicio y las reservas de grasa se pongan a trabajar más rápidamente.

A la vez, el café es altamente recomendable para recuperarnos del ejercicio gracias a su función vasoconstrictora: excelente para reducir las sobrecargas musculares y las inflamaciones. Gracias a esa función, también se convierte en un gran aliado para prevenir y rebajar las migrañas, así como los dolores de cabeza crónicos que podamos sufrir.

Tampoco podemos olvidar que el café es rico en vitamina B, fósforo, hierro y también una fuente inagotable de antioxidantes.

Algunas de las principales diferencias entre té y café

No es fácil encontrar muchas diferencias entre ambas bebidas. La primera y la más obvia es que el café se obtiene de las semillas de la planta del Cafeto, mientras que el té, es el resultado de infusionar las hojas de Camellia Sinensis, comúnmente denominada planta del té.

A pesar de que ambos contienen cafeína o teína (da igual como lo denominemos porque se trata de la misma molécula), la cantidad que se encuentra en una taza de café es superior a la que encontramos en el té: el café tiene 100 mg de cafeína frente a los 50 mg del té.

Igualmente, ambas bebidas son reconocidas por tener antioxidantes, pero estos elementos ejercen una acción muy diferente en cada caso. Los antioxidantes que encontramos en el té están centrados en prevenir la acción de los radicales libres y reducir el colesterol de la sangre, mientras que los antioxidantes del café ayudan a regular el nivel de azúcar en sangre, lo que lo convierte en un gran aliado contra la diabetes tipo 2.

El mejor momento para tomar té y café

Al igual que en la vida no es todo o blanco o negro, no se trata de tomar sólo café o té. Como hemos visto, las propiedades de cada bebida bien merecen que tomemos en consideración el combinar en nuestro día a día ambas.

¿Te podrás resistir a un buen café Arábica por la mañana? Una buena taza de Café Espresso Ecológico te ayudará a afrontar el día con otra energía. Este café forma parte de nuestra Selección Gourmet, ya que está considerado como uno de los Cafés de Calidad Superior por expertos cafeteros.

Si por el contrario prefieres tomar un té por la mañana, te aconsejamos que el té negro forme parte de tu desayuno. Es de los que más teína tiene, por lo que te ayudará a despertarte más fácilmente. El té negro Breakfast Eco contiene las variedades Assam y Sumatra, que aportan un toque más dulce a su característico sabor. ¿Te vas a quedar sin probarlo?

A media mañana, lo mejor es dejarse embriagar por el aroma y el sabor del té Oolong, también conocido como té azul. El té Oolong Perla Negra tiene todo lo que puedes pedir para la pausa de media mañana: sabor a frutas tropicales y aroma a flores.

Para después de las comidas, sobre todo si son copiosas, no debes dejar pasar el té verde por sus propiedades digestivas. Desde Aromas de Té te recomendamos que pruebes el Té Verde Macedonia Ecológico, ya que es un té afrutado, fresco, diurético y digestivo, gracias a la cáscara de limón y la manzana que contiene.

A media tarde, y sobre todo en verano, lo más apetecible es la fruta o los tés helados. Si te has quedado en la ciudad puedes viajar al paraíso con esta combinación de té verde y blanco Sorbete de Fresa: el sabor que dejan en tu boca el mango, la piña, naranja y la fresa es lo que querrás recordar todos los días.

Si eres de los que no perdona el café después de comer o a media tarde con unas pastas, no renuncies a él por la cafeína. El café Descafeinado Colombia Agua Suiza es tu gran aliado.

Para antes de ir a la cama, nada mejor como cuidarse y a la vez darse un capricho: el Té Rooibos Chocolate y Menta te aporta los mejores sabores para equilibrar cuerpo y mente y entrar en un estado de relajación.

Y tú, ¿eres más de café o té?