El café está presente en nuestro día a día: lo tomamos para desayunar, después de comer o por las tardes cuando quedamos con nuestros amigos. Aunque no seamos expertos cafeteros, sabemos que el café que consumimos habitualmente es el tostado, dado que su color es oscuro, y también sabemos que podemos elegir entre una gran variedad de orígenes.

Estamos acostumbrados a esta bebida y pensamos que no tenemos elección, pero ¿sabías que además de este tipo de café existe otra variedad?

Tipos de café y sus propiedades

Aunque poco o nada hayamos oído hablar sobre otros tipos de café, también podemos encontrar en las tiendas el café verde. Ambos tipos proceden de la misma planta: el cafeto; la única diferencia entre ambas variedades es el proceso de tueste.

Mientras que los granos del café que consumimos habitualmente, están tostados, el café verde no pasa por ese proceso. Esta técnica de tostado es la que confiere al café el color, los aromas y matices tan apreciados por los consumidores entendidos en café. Por el contrario, los granos de café verde se envasan directamente antes de que maduren, lo que hace que mantenga intactas sus propiedades y no sean tan aromáticos.

Debido a este proceso de tueste, las propiedades que conservan ambos tipos son diferentes: mientras que el café tostado contiene un elevado nivel de cafeína, el verde pueden consumirlo personas con problemas de hipertensión o cardíacos, ya que su nivel de cafeína es menor. Es un café es algo menos dulce que el tostado y su aroma y sabor es menor. Aún así, aporta muchas y beneficiosas propiedades de la planta cafeto para nuestro organismo.

Es conocido por beneficiar a aquellos que están en una dieta de adelgazamiento, ya que es mucho más antioxidante y diurético que su homólogo tostado. Además, contiene una alta cantidad de ácido clorogénico que aumenta la lipólisis lo que, entre otras cosas, ayuda a combatir la celulitis. El café verde acelera el metabolismo y nos ayuda a que nuestro cuerpo consuma las reservas de grasa de una forma más rápida; también produce una sensación de saciedad que impide que se consuman alimentos en gran cantidad. Por si no fuera suficiente, otra de sus propiedades es la de reducir el nivel de insulina en sangre, lo que lo convierte en una herramienta estupenda para controlar las enfermedades cardiovasculares y prevenir la diabetes tipo 2.

En cuanto a las propiedades del café tostado, encontramos también fitosteroles, potentes antioxidantes. Tiene cualidades analgésicas ya que desinflama los vasos sanguíneos y hace que el café sea un remedio eficaz para prevenir la molesta migraña. Todos alguna vez hemos tomado esta bebida para mantenernos despiertos y aumentar nuestra capacidad de concentración y es que la cafeína se encarga de estimular nuestro sistema nervioso. Por eso, no es de extrañar que sea una de las bebidas estrella durante la época de exámenes.

Pero la cafeína, además, constituye una importante ayuda para los deportistas ya que activa la producción de catecolaminas, es decir hormonas como la adrenalina, que hacen que los atletas estén activos y preparados para correr.

Ambos tipos de café proceden de la planta del cafeto que a su vez se divide en diferentes especies. Esto hace que, tanto del café tostado como del verde, podamos encontrar más de cien variaciones diferentes. Las más conocidas y utilizadas como son la robusta y arábica.

Dos variedades principales de café: Arábico y Robusta

El cafeto se cultiva en altas montañas de climas subtropicales y con unas condiciones climáticas muy concretas: mucha humedad y temperaturas estables. Por eso su producción de centra en determinadas zonas del planeta como en Asia, África y Latinoamérica. Como curiosidad cabe señalar que fueron los europeos, durante la colonización, los que llevaron los granos de café a Latinoamérica procedentes de África. Es por eso que la producción de esta bebida se concentra casi exclusivamente en estos dos continentes.

El cultivo de la variedad Robusta es más sencillo y el cafeto puede crecer en diferentes tipos de terreno. Es originaria de la República Democrática del Congo y se cultiva en otros países como Uganda o Camerún, cercanos a la línea del ecuador. Además, también se cultiva en Asia en países como Vietnam que es el principal productor mundial de esta variedad.

Entre las características que presenta esta variedad están: su alto contenido en cafeína, que es aproximadamente el doble que el de la variedad Arábica y su sabor es algo más áspero en la boca con toques de madera y frutos secos. Además, tiene la capacidad de crear más espuma en la taza. Es la variedad más económica de café y por lo tanto una de las más utilizadas para realizar mezclas; probablemente es la que tomas habitualmente en casa o en el bar ya que se importa en gran cantidad a España.

En cuanto al Café Arábica es uno de los más vendidos en el mundo. Se produce en países Latinoamericanos como Brasil o Colombia y en países africanos como Kenia o Etiopía. Los brasileños son los principales productores de esta variedad que goza de una gran reputación a nivel mundial. Contiene menos cafeína que el Robusta y sus granos son más grandes, ovalados y verdosos.

Los mejores orígenes del café

Cada país y cada tipo de tierra le confieren al café unas determinadas propiedades, así el Café Arábica y el Robusta derivan en múltiples variedades dependiendo del lugar donde se haya cultivado. En función del proceso de cultivo y las características de la tierra, los cafés que se producen bajo una serie de requisitos suelen adquirir la denominación de origen.

Así, todos hemos oído hablar del Café de Colombia como sinónimo de calidad. Lo que de verdad atrae de esta denominación de origen es su suavidad en la boca y su escasa acidez. Contiene toques frutales y, para apreciar todas sus características, se recomienda tomarlo solo. Es una de las denominaciones de origen más consumidas y sus granos siguen un estricto proceso de control.

En Aromas de Té, tenemos una variada selección de cafés de Colombia como el Café descafeinado Colombia de Agua Suiza: una bebida de aroma afrutado y agradable. Al ser descafeinado, puedes tomarlo sin problema por las tardes y después de las comidas.

El Café Dulzura Turca, combina los mejores granos arábica de Colombia y Brasil. Su sabor almendrado y dulce lo hace especialmente recomendable para desayunar acompañado de leche.

El Café de Costa Rica es muy parejo al tipo de café colombiano: es agradable y destaca por una sensación aromática y fina. Su recolección y tratamiento ha sido parte del país durante más de dos siglos y a él se asocian una serie de rituales y tradiciones familiares.

Te proponemos un café para tus reuniones sociales: es el Café Costa Rica Naranjo Altura que tiene un toque cítrico y a nuez. Hará las delicias de vuestra sobremesa en los meses de verano. Para desayunar, recomendamos el café Costa Rica ‘Tarrazú’: un Arábica que te embriagará desde el primer momento y se convertirá en tu café de cabecera para mantenerte alerta durante todo el día. Tarrazú hace referencia a la zona donde se cultiva y se caracteriza por una alta acidez y aroma.

Otra de las denominaciones más reconocidas a nivel mundial es la de Brasil. El café de este país latinoamericano se cultiva en grandes extensiones de tierra. Para mantener su reputación se creó el Sello de Pureza que garantiza su calidad a la hora de exportarlo. En cuanto a sus características, el café brasileño es complejo y dulce por lo que se disfruta más cuando se toma sólo. Su acidez es muy baja y tiene más cuerpo que otros cafés americanos.

Si quieres probar el café de Brasil, prueba nuestro Café Carmo de Brasil, que está reconocido por el prestigioso Concurso Internacional de Cafés de Excelencia. Se caracteriza por su sabor suave y un ligero regusto a chocolate, ideal para tomarlo solo o con leche por las mañanas.

Vietnam es, como hemos visto, uno de los países asiáticos productores de café Robusta. Aunque no tienen una denominación de origen como tal, su bebida se caracteriza por su fuerte sabor y su ligero toque avainillado. Propio de Asia, y considerado uno de los cafés más caros del mundo, está el café Kopi Luwak: es tu café ideal si te gustan las bebidas no tan amargas, con sabor a cacao y con un toque picante.

Uno de los cafés africanos más reconocidos a nivel mundial son los Etíopes. Entre los tipos de café que seguramente te sonarán está el Café Moka: es muy poco ácido y tiene un ligero toque a cacao. Entre sus denominaciones de origen podemos encontrar la denominación Sidamo y los tipos Harar y Yirgacheffe que se producen en la región de Kaffar. Si quieres probar un café cultivado en esta región no te pierdas el Café Etiopía ‘Wild Grown Fafa Forest’: Es una bebida ligera que tiene un sutil toque picante y afrutado. Sentirás también el toque a chocolate, por lo que lo hace ideal para sorprender a los paladares más golosos.

Si tienes ganas de probar más variedades de café presente en los tres contenientes, entra en Aromas de té y en 24/48 horas los tendrás en casa ¡Listos para disfrutar!