fbpx

Café de África: variedades, países productores y curiosidades

Es el Continente con más países productores del mundo, siendo uno de ellos el lugar de origen del cafeto, la planta del café. Hoy hacemos un recorrido por el centro y sur de esta parte del mundo, lugar donde se cultivan algunas de las mejores variedades que se conocen en la actualidad

Hay un proverbio africano que dice que «El amor y el café saben mejor cuando están calientes«. Y es que es cierto que un café bien calentito, estemos en invierno o en verano, entra fenomenal y sí, el amor, también sienta genial cuando está en plena ebullición 🤣.

Pero, ¿por qué te hablamos hoy de café y, en concreto, del café de África? Hay dos razones: el pasado 25 de mayo se celebró el Día de África y, para nosotros, este país es sinónimo de Rooibos, de Honeybush, de alguna de las mejores variedades de té verde y té negro que se conocen, pero también de café.

Porque sí, cuando el café es de calidad también nos gusta y por eso en nuestra tienda tienes una sección de café en la que encuentras algunos de los mejores cafés valorados a nivel mundial y no porque lo digamos nosotros, sino porque así lo garantizan las listas más importantes al respecto. Entre ellos, hay un apartado dedicado a los cafés de África.

La segunda razón es que África, aunque a veces se olvide, es la cuna del cafeto, la planta del café y, por tanto, teníamos doble motivo para hablar de cafés de África. Así que en este artículo vamos a hacer un pequeño repaso por su historia, los países en los que se cultiva la segunda bebida más consumida del mundo (sin alcohol) y detrás del té, algunas curiosidades y las variedades más reconocidas.

Un viaje por los sentidos y las tierras africanas, que tantas veces nos han hecho soñar con esos majestuosos y salvajes paisajes naturales, animales exóticos y mil y unas historias de aventura. Prepara tu maleta virtual porque el viaje comienza, ¡ahora!

Historia del café en África

Cuando hablamos del café de África, hablamos del origen de este producto. Y es que el descubrimiento del mismo se asocia a un humilde pastor, Kaldi, quien, según cuenta la leyenda, se sorprendió al ver cómo sus ovejas se comían unos extraños frutos rojos y tenían un extraño comportamiento; como si estuvieran excitadas.

Le sorprendió tanto que se lo contó a su mujer y esta le pidió que se lo contara a los monjes. Pero al parecer, a los monjes les pareció un invento del demonio y tiraron los granos del café al fuego. Al hacerlo, comenzó a emanar un agradable aroma (ese que te despierta los sentidos cada mañana) y les gustó tanto que decidieron conservarlo en unos botes con agua caliente.

La sorpresa vino cuando algunos de los monjes quisieron probar esa infusión y, a partir de ahí, el resto de la historia la conoces. Y todo esto, al parecer, sucedió en una zona del suroeste de Etiopía, conocido como el Reino de Kaffa. De ahí que Etiopía se considere la cuna del café.

Lo que no conoces ni tú ni nadie, es la fecha exacta en la que se considera, sucedió esta historia que te acabo de mencionar.

Algunos la sitúan en el siglo 9 después de Cristo, otros en el 11, pero la realidad es que hasta casi finales del siglo XVI no hay ningún escrito en el que se haga referencia al café. En concreto, data de 1983 y es un artículo escrito por el médico alemán, Leonard Rauwolf.

Otro dato que también se sabe es que tanto la variedad arábica, como la robusta, tienen su origen en Etiopía y que aquí donde se inició la costumbre de tomar café. De hecho, etíopes se sienten muy orgulloso de este dato y, a día de hoy, sigue existiendo una curiosa tradición de la que más tarde te voy a hablar.

Y, por último, por si te lo estabas preguntando, el café o, más bien, la planta del café se extendió a las principales zonas donde hoy también se cultiva (Asia y América Central y del Sur) gracias a los holandeses, que se llevaron las semillas a otras zonas donde también tenían colonias y donde, por supuesto, también se daban las condiciones climáticas ideales para su siembra. Esto fue a partir de 1616.

Países africanos productores de café

Volvamos ahora al momento actual, donde África, aunque a mediados del siglo XX tuvo gran fama por los excelentes cafés que se producían en sus tierras, lo cierto es que con el resurgimiento del café de otros países, las exportaciones han descendido.

Sin embargo, sigue siendo el Continente con más países productores de café (25, frente a los 20 de América Central y Sudamérica o los 11 de Asia) y con respecto al consumo, uno de los primeros del mundo, al igual que en lo que a la producción mundial se refiere, que representa el 22% del total.

Entre los países productores más relevantes de África, en la actualidad, cabe señalar los siguientes:

  • Cafés de Etiopía: donde solo se cultivan cafés de variedad arábica y su producción supone el 4% de la mundial. Algunas de sus regiones más conocidas por la calidad de sus cafés son la de Sidamo (que es aromático y sutil), el Wollega (afrutado), el Tepi (que tiene una acidez baja y un sabor suave), Djimmahj (que tiene un cuerpo y una acidez perfecta y por eso es uno de los más exportados y la de Harrar (de sabor fuerte, picante y notas a chocolate).
  • Cafés de Costa de Marfil: cuyos cafés se suelen emplear para hacer mezclas. A pesar de ser un país que exporta también una importante cantidad de café (el 3% de la producción mundial), la realidad es que debido a la inestable situación política del país, no siempre se puede contar con sus granos, por lo que las cantidades anuales varían.
  • Cafés de Uganda: en la actualidad es el país que más cafés produce del continente. Dentro del mismo, en la región de Bugisu se producen las mejores variedades de café arábica.
  • Cafés de Kenia: si bien es cierto que los expertos del café consideran que no hay mejores variedades en el mundo que las de Etiopía, las de Kenia también gozan de gran fama. Sus cafés tienen un cuerpo redondo, de sabor fuerte y aromas florales. En este país, además, el 70% del café que se produce se da en fincas de pequeños cafeteros, que cuidan y miman sus cultivos y de ahí la explicación de su sabor, además de que cuentan con un clima y unas alturas privilegiadas para dar algunas de las mejores variedades arábicas del mundo. Dos de ellas las puedes tomar en Aromas de Té: Café de Kenia ‘Kiundi’ y Café de Kenia ‘Tesoros de África’.
  • Tanzania: a pesar de ser uno de los países con mayor índice de pobreza del mundo, en sus tierras se producen excelentes cafés arábica, siendo el cultivo de café el sustento de muchas familias del país. En Aromas de Té contamos con la variedad ‘Kilimanjaro‘.

La ceremonia del café en Etiopía

Ya te he dicho al principio que te tenía reservada una sorpresa y aquí la tienes. Y es que si Etiopía es la cuna del café y forma parte de su vida diaria, tampoco podía faltar en sus costumbres. De hecho, hay una frase que dice que en Etiopía se pueden rechazar todo tipo de invitaciones, menos la del café.

¿Por qué? Porque para ellos es un gesto de hospitalidad y una forma de unir a la familia, siendo esta el pilar de la cultura etíope. Del mimo modo, también es un acto para resolver conflictos, por lo que representa la paz y la concordia.

A esta ceremonia se le llama Bunna y es realizada por las mujeres de la casa, bajo un estricto ritual que lleva su tiempo. La misma cuenta con los siguientes pasos:

  • Se tuestan los granos verdes del café al fuego.
  • A continuación, se muelen en un mortero y se realiza la extracción en una jarra de barro a la que se llama Jebena.
  • Se sirven 3 tazas en honor a los espíritus y después se sirve el café a los invitados.

Además, el reparto del café se realiza en 3 fases que se llaman Abol, Tona y Berreka y a medida que se va sirviendo, el café pierde intensidad. Lo curioso es que en la primera ronda solo se sirve a los mayores y a los invitados. Y en la segunda y tercera, a todo el mundo.

Por supuesto y al tratarse de una reunión familiar y entre amigos, tampoco falta la comida. ¿Qué sirven los etíopes con el café? Garbanzos, palomitas y frutos secos. Un café que, por cierto, toman solo. Además, en algunas zonas de Etiopía le añaden una hoja para que aromatice, pero no suele ser lo más habitual.

Cafés de África en Aromas de Té

Ahora sí, terminamos nuestro viaje virtual por tierras africanas, pero siempre que quieras vas a poder volver a degustar sus sabores de café, entrando en nuestra tienda online. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.