El Sáhara, ese gran desierto (de hecho, el tercero más grande del mundo, tras la Antártida y el Ártico) cuya superficie alcanza casi los nueve millones y medio de kilómetros, abarco varios países del continente africano, situados al norte del mismo. Como es de suponer, en ese extenso territorio, son varias las culturas y costumbres, pero todas tienen algo en común: el té y su ceremonia. Un auténtico ritual.

Ceremonia del té en el Sáhara

Los saharauis, a la ceremonia del té, le dedican mucho tiempo, ya que la consideran, desde su preparación hasta su degustación, como un momento para disfrutar reunidos con la familia, amigos o invitados. Hay algunas curiosidades sobre esta tradición que merece la pena mencionar: 

  • A este ritual lo denominan “yimat attay attalata” que significaría, literalmente, “las tres y del té”.

  • Hay una persona que es la encargada de hacer este ritual y le denominan “al-quiam”. Además de preparar concienzudamente el té, debe tener una buena capacidad de oratoria, tener buen aspecto y buena educación. Supone todo un honor para él realizar esta ceremonia. Los que están alrededor, presenciando la preparación del té, no dudan en hacer aclaraciones o comentarios si lo consideran necesario. Cuando finaliza el ritual, si todos están satisfechos con la forma de prepararlo, tiran sus vasos vacíos en dirección a “al-quiam” como muestra de agradecimiento.

  • El té servido a la tarde lo denominan “dahmis” y según los lugareños, es el ideal para quitar el dolor de cabeza.

  • Según la tradición saharaui hay que tomarse tres tés: el primero es amargo como la vida, el segundo dulce como el amor y el tercero suave como la muerte.

Preparación y utensilios para preparar el té en el Sáhara

Tras mencionar algunas curiosidades y tradiciones de la ceremonia del té, a continuación explicaremos el modo de preparación.

  • Echan el agua en la tetera de metal que le denominan «berred» y la ponen a hervir en brasas de carbón vegetal.

  • Con el agua caliente echan medio vaso de hojas de té en la tetera y lo tienen hirviendo un buen rato.

  • La primera ración será desechada por ser muy amarga. De nuevo, volverán a verter agua y esta vez con mucho azúcar.

  • Una vez hervido, se escancia en unos vasos pequeños llamados «Kisan».

  • Es importante que el “al-quiam” arroje la bebida desde cierta altura para conseguir la espuma deseada y que es tan característica del té saharaui.

Es tal la importancia que los bereberes dan al té que, en muchas ocasiones, pagaban grandes cantidades de dinero o recorrían muchos kilómetros para conseguir un kilo de té y así poder celebrar esta tradicional ceremonia. Por lo general, utilizan té verde importado de China. Desde Aromas de té y si se desea un té al estilo saharaui, además de llevar a cabo el mencionado modo de preparación, recomendaríamos utilizar el Té verde china Gunpowder. Esta variedad es una de las de mayor calidad de té verde y es muy apreciada en Marruecos.

Té y salud en el Sáhara

Además de las curiosidades de la ceremonia, hay que señalar que tomar el té al estilo saharaui aporta numerosos beneficios para la salud, como facilitar la digestión. Además, el hecho de tomarlo muy caliente y en pleno desierto, permite que el cuerpo se aclimate mejor a las temperaturas altas del exterior. Esto hace que el cuerpo no haga un esfuerzo extra y, por tanto, realiza un ahorro energético. Además, ayuda a la sangre a fluir y a sudar, por lo que el cuerpo se refresca.

Las jaimas, los camellos y el té son tres nombres que están asociados al Sáhara. La ceremonia de preparar, servir y degustar esta bebida es, sin duda, un ritual muy respetado y admirado por los saharauis y por los visitantes que tienen la suerte de disfrutar de ello.

Y tú, ¿has estado alguna vez en alguna de estas ceremonias? ¿Qué te ha parecido? ¡Nos encantará saber tu opinión!