Es desagradable, nos lo hace pasar mal y…en muchos casos, aunque no debería ser lo más importante, damos una mala imagen de nosotros mismos; como de suciedad o falta de higiene. Esas son las consecuencias finales de una excesiva sudoración. Aquí te enseñamos diferentes remedios para no sudar.

¿Te ha pasado? ¿Suele ser algo frecuente? Y, ¿en qué partes del cuerpo te pasa? Manos, pies, axilas, incluso cabeza, suelen ser las más comunes, pero hay más. ¿Es este tu caso? Pues prepárate una taza de té o infusión que te agrade y sigue leyendo, porque hoy quiero hablarte precisamente de eso: de la sudoración, pero cuando es excesiva y se puede convertir en un problema estético e, incluso, emocional.

¿Cómo? A través de cambios en la alimentación, el modo de tomarse las cosas a las que nos enfrentamos en nuestro día a día, así como gracias a plantas medicinales que te ayudarán a reducir este problema tanto en verano como durante el resto del año. ¿Te quedas? ¡Empezamos!

¿Por qué sudamos?

Todos. Sí, aunque te parezca mentira, todo el mundo suda, pero algunos lo hacen en mayor grado que otro. Y, ¿sabes qué? Sudar no tendría que darte vergüenza, porque es un proceso natural del cuerpo que nos ayuda a regular nuestra temperatura. Además, gracias al sudor también desechamos las impurezas y filtramos la sangre.

Las causas más comunes que producen la sudoración son: la temperatura externa, el ejercicio físico y afrontar situaciones de estrés. Pero si te das cuenta, en todas ellas nuestro cuerpo aumenta su temperatura y, por tanto, es normal que actúe para autoregularse. El problema viene cuando la sudoración es excesiva; lo que se conoce como hiperhidrosis.

Sudoración excesiva o hiperdrosis

Si sudas hasta 4 ó 5 veces más de lo normal y de forma habitual, lo más probable es que te encuentres frente a un problema de hiperdrosis. Algo realmente incómodo porque condiciona nuestras relaciones personales y labores, pero también a nuestra autoestima. ¡A nadie le gusta sudar en exceso!

Pero es que, además, esta sudoración excesiva se acompaña de malos olores, irritaciones e, incluso, aparición de hongos. Las zonas más afectadas suelen ser, por este orden: las axilas (69%), las manos (64%), los pies (63%), la cabeza (47%), las ingles (40%) y el tronco (25%). Son los lugares donde más glándulas sudoríparas se concentran.

Los expertos dividen la hiperdrosis o sudoración excesiva en dos:

  1. Hiperdrosis primaria focal: en la mayoría de los casos tiene un componente familiar, comienza en la pubertad y se extiende hasta los 40 años aproximadamente. La sufren alrededor de 350 millones de personas en el mundo. Este tipo de sudoración excesiva afecta a diferentes partes del cuerpo y se da durante el día.
  2. Hiperdrosis secundaria general: afecta al 10% de la población y se debe a la ingesta de algún medicamento. Se produce de noche y afecta a todas las partes del cuerpo.

Recomendaciones generales frente a la sudoración excesiva

Si te sientes identificada con este problema, una de los primeros aspectos a tener en cuenta es el tipo de alimentos que tomamos o la forma en la que los consumimos. Así las cosas,

  • Se deben evitar ingredientes picantes: como la cayena o la pimienta, que aumentan nuestra temperatura por el calor que producen en nuestro cuerpo y, por tanto, sudamos más.
  • No es recomendable comer muy caliente: hay personas que tienen la costumbre de tomar los alimentos muy calientes, especialmente las sopas, el té, el café o las infusiones. Si tienes un problema de sudoración excesiva es mejor tomarlos a una temperatura más normal. Calientes sí, pero no en exceso.
  • Hidratarse bien: porque uno de los problemas de las personas que sudan en exceso es que pierden agua. Por tanto, tienen que tener más presente la hidratación. Tomar té, infusiones o agua (recuerda, no muy calientes) te ayudará a mantenerte hidratado de manera saludable.
  • Reducir el consumo de alimentos con mayor cantidad de yodo: como por ejemplo, el ajo, la cebolla o el apio.
  • Evitar comidas copiosas: porque generan un estrés para nuestro organismo y, por tanto, hace aumentar la sudoración.
  • La ropa: que no sea especialmente ajustada y elaborada en algodón u otros materiales naturales como el lino o la seda, que son transpirables y absorben el agua.

Ya ves que una correcta alimentación es esencial en estos casos. En este sentido, hay alimentos que también te ayudarán a reducir la hiperdrosis de manera natural, como los tés, los frutos rojos, el membrillo o el limón.

Remedios caseros para reducir el sudor

La solución a este problema pasa, en gran medida, por técnicas médicas o de salud estética que reducirán el sudor. Pero, además, también te puedes ayudar de los siguientes remedios para el sudor caseros , así como las consecuencias de la misma:

  • Remedio casero para el sudor de las axilas: prepara una infusión de cola de caballo y añádele unas gotitas de vinagre de manzana. Cuando se enfríe, empapa un algodón en la infusión y aplícala en las axilas. Hará las funciones de un desodorante natural y reducirá la cantidad de sudor.
  • Remedio casero para reducir el sudor en los pies: prepara una infusión de salvia en un litro de agua. Viértela en un recipiente donde puedas meter los pies y cuando la infusión se haya templado, mételos dentro. Después, enjuágalos con agua fría. Los pies se refrescarán y reducirás el sudor, además de mejorar el olor de los mismos.
  • Remedio casero para reducir el sudor de las manos: infusiona en un litro de agua dos puñados de hojas de eucalipto. Cuando la misma se haya enfriado, lávate las manos con ella. Notarás que tus manos sudan mucho menos.
  • Remedio casero para reducir el sudor de la cara: prepara una infusión con una cucharada de pasiflora, manzanilla, azahar, hierbabuena y valeriana. Cuando se enfríe empapa un algodón en la misma y pásalo por todas las partes de la cara. Notarás cómo ésta se relaja y suda menos. Por otro lado, también puedes tomarla y reducir el estrés y la ansiedad, lo que te hará que sudes menos.

Plantas medicinales contra la sudoración

Como siempre, las plantas medicinales también serán tu mejor aliado natural para reducir o terminar con este problema. En este sentido, las que los expertos en medicina natural recomiendan son:

  • Salvia: que reduce la sudoración, especialmente la nocturna. Se recomienda tomar 2 vasos de infusión de salvia al día.
  • Tomillo: cuya infusión te ayudará a reducir el sudor de los pies.
  • Té verde: al igual que el tomillo, también servirá para reducir el sudor de los pies, pero tiene el mismo efecto para las manos y si lo tomamos, conseguiremos reducir el sudor en el cuerpo.

Por supuesto, los ya mencionados cola de caballo y hojas de eucalipto, también vienen genial para reducir el sudor, así como cualquier otra planta medicinal que ayude a reducir el estrés y la ansiedad, como la valeriana o la manzanilla.

Infusiones recomendadas

Teniendo en cuenta todo lo que acabamos de decir, desde Aromas de Té te recomendamos tomar las siguientes infusiones para reducir el estrés y la ansiedad, tanto de día como de noche y, así, sudar menos:

Y tú, ¿qué tomas para reducir el sudor? ¿Te ha resultado de utilidad este artículo? Nos encantará saber tu opinión y que lo compartas en tus redes sociales si ha sido de tu agrado. ¡Hasta el próximo post!