japan-1604873_1920El té matcha se ha convertido, recientemente, en una de las nuevas bebidas de moda en Estados Unidos. Las estrellas de Hollywood, y defensoras de lo healthy, como Gwyneth Paltrow, se apuntaron sin dudarlo a esta bebida que ha copado los principales lugares cool de Nueva York. Google, ya lo advirtió cuando lo clasificó como una de las principales tendencias de su buscador.

Pero, ¿qué es el té matcha?

Desde la publicación digital SModa apuntan: “literalmente, la palabra ‘matcha’ significa ‘té en polvo’ y como tal, este tipo de bebida procede de las hojas de té verde molidas. Mientras que el té verde se infusiona en agua caliente, los polvos del matcha se añaden al agua caliente, por lo que conserva mucho mejor sus propiedades”.

Además, explican que durante el cultivo y antes de la recogida de la planta, las hojas se suelen cubrir con paños. Esto hace que las hojas tengan un mejor sabor y textura, gracias a las condiciones que desarrolla su clorofila. Cabe destacar que este procedimiento de moler la hoja es lo más característico de este tipo de té, además de su color verde. Después de recolectadas, y tras pasar por un largo proceso, se secan y se convierten en un polvo fino.

¿De dónde viene el té matcha?

A diferencia de lo que pudiera parecer por este reciente ‘boom’, el té matcha es una de las bebidas más antiguas que se conocen. Se dice que esta variedad tiene unos 2.500 años y fue descubierta por monjes budistas chinos. Cuando esta religión se introdujo en Japón, el cultivo de este tipo de té y su preparación pasaron a formar parte de la cultura y ritos japoneses, sobre todo de la alta sociedad. Hoy en día, se mantiene esa tradición ancestral y sagrada utilizándose en el país nipón para la ceremonia del té.

Té matcha: múltiples beneficios para tu salud

matcha-684438_1280Muchas son las propiedades beneficiosas que se le atribuyen a este té, y por las que está tan de moda entre la comunidad healthy; incluso hay investigaciones de prestigiosas universidades que aseguran que previene inflamaciones como la gastritis, o enfermedades como la artritis reumatoide, la osteoporosis o el cáncer.

Entre las ventajas que podemos destacar encontramos la de proporcionar energía, ya que es un gran estimulante que contiene de forma natural vitaminas y aminoácidos esenciales. Al igual que aporta energía es un potente acelerador del metabolismo, lo que nos ayuda a quemar grasas y convierte al té matcha, en un aliado perfecto para las dietas de adelgazamiento.

Muchos jóvenes en Japón lo consumen durante la época de exámenes, ya que necesitan estar concentrados y focalizados en sus materias, y a la vez, este té les permite reducir el nerviosismo e inquietud que producen otras bebidas como el café en el organismo. La propiedad que permite este estado de calma y concentración a la vez se llama teanina; está demostrado que esta sustancia ayuda a calmar el estrés y también favorece que la mente entre en un estado de aceleración.

Ahora que llega el verano, y estamos preparando nuestro cuerpo para las radiaciones solares, no está de más saber que bebiendo matcha se pueden prevenir los daños que el sol deja en nuestra piel, gracias a los polifenoles. Son sustancias que están presentes de forma natural en las plantas y que ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y la calma y alivia.

Curiosidades del té matcha

Pero sus propiedades y beneficios en la salud no acaba ahí. Es un tipo de té que en Japón se incluye en la preparación de todo tipo de alimentos, tanto dulces como salados. Además, el distintivo color verde actúa como colorante y sólo es necesario agregarlo directamente al plato que quieras cocinar. No es de extrañar que con tantas propiedades este té esté catalogado como uno de los superalimentos y sea uno de los ingredientes más demandados en los restaurantes en EE.UU. En España, incluso podemos encontrarlo en forma de caramelos que puedes adquirir en Aromas de Té ¿No te parecen apetecibles?

Además, es un té que tiene un sabor determinado: ‘el umami’, el denominado quinto sabor. Es uno de los más difíciles de identificar para los seres humanos, pero que siempre ha existido y forma parte de alimentos como el tomate o el queso. No es un sabor tal cual, sino que su principal característica es que ayuda a potenciar los sabores de otros alimentos. Como lo definen en el blog de cocina directoalpaladar.com: “El vocablo Umami, se deriva de dos vocablos, Umai (delicioso) y mi (sabor) y se utiliza desde que dicho término fue elegido por el japonés Kikunae Ikeda para referirse a los alimentos cuando tienen un sabor delicioso y pronunciado o intenso”.

¿Cómo preparar el té matcha?

Diseño sin título (2)Antes de nada debes de saber que este té necesita unos elementos esenciales para su preparación. Como ya sabemos, el matcha es ampliamente consumido a la hora del té en Japón, costumbre a la que los japoneses confieren tanta importancia como lo hacen los británicos. Para ello son necesarios dos instrumentos fabricados en bambú: la cuchara que proporciona la dosis suficiente y necesaria para la elaboración del perfecto té y el batidor artesanal, llamado también chasen. Muchas veces puedes adquirir estos utensilios por separado o en cómodos y ventajosos kits como este.

Para preparar el té matcha necesitamos, primero, un cuenco, agua puesta a hervir y el té: puede ser té orgánico tradicional o mezclado con otros tipos de té verde como el té verde matcha genmaicha.

Los pasos a seguir son muy sencillos: se vierte agua que previamente hemos calentado por debajo del punto de ebullición en el bol y, después de unos segundos, la tiramos (este paso se realiza para que el bol coja suficiente temperatura). Con la cuchara de bambú llena, echamos el té en el recipiente y, a continuación, volvemos a añadir agua. Acto seguido, con el chasen o batidor artesanal, removemos primero lentamente y después en forma de zigzag, aumentando la velocidad en el batir para que quede disuelto.

Ahora que ya sabemos cómo hacer este riquísimo y completo té al estilo tradicional, te proponemos algunas recetas para que puedas dar un capricho a tu paladar y probar ese nuevo saber: el umami.

Recetas sencillas con té matcha

Instagramers de todo el mundo se han apuntado a esta nueva moda y llenan sus perfiles con tazas de té de matcha latte. Si no te quieres quedar atrás, te enseñamos como hacerlo en casa. Necesitas:

  • 100 ml de leche (puedes elegir la que más te apetezca o la que suelas tomar regularmente)
  • 100ml de agua
  • 1 cucharadita medida de té matcha
  • 1 cucharada de azúcar
  • y canela al gusto.

set-matcha-Tan sólo tienes que calentar el agua antes de que empiece a hervir y echarla a un recipiente que sea resistente al agua hirviendo. Después, se agrega el té y se bate la mezcla con el chasen de bambú hasta que esté disuelto. Se calienta la leche, también hasta casi el punto de ebullición, y se vuelca en una taza o vaso hasta la mitad. Se agrega la canela y el azúcar y se bate o se disuelve (según si lo prefieres con espuma o sin espuma). Sólo falta juntar el té con el preparado de la taza y podemos disfrutar de un auténtico matcha latte a la altura de las cafetería neoyorkinas.

Si eres de las personas que disfrutas de un buen té, pero prefieres añadirle alguna esencia, existe en el mercado una gran variedad de tés para que puedas disfrutar el matcha igualmente. Por ejemplo está el combinado con caramelo, naranja y menta o con fresa y vainilla son la mezcla ideal para disfrutar las noches de otoño con leche bien caliente. Pero, ahora que llega el buen tiempo, los tés en hielo picado con aromas cítricos o frutales como la naranja, mora o a flor de saúco (una flor muy utilizada últimamente también para bebidas refrescantes de verano), son altamente recomendables. Deja volar tu imaginación este verano y disfruta de estas esencias de matcha a la vez que combates las altas temperaturas.

Si quieres incorporar este super-ingrediente a tu cocina más allá de la infusiones, te recomendamos que utilices el té matcha para cocinar. Se nos ocurre que podemos hacer con él una vinagreta, que va realmente bien para condimentar las ensaladas, y será tu mejor recurso ahora que llega la temporada estival. Sólo necesitas:

  • 1 cucharadita bien medida de té matcha
  • 1 cucharadita de agua.
  • 1 cucharada de zumo de limón fresco
  • Aceite de oliva extra virgen,
  • 1 diente de ajo picado,
  • 1 cucharada de chalote picado
  • Tahini (condimento hecho con semillas de sésamo muy parecido al hummus)
  • Miel
  • Sal al gusto

Prepara bien el té mezclando el agua con el té matcha, una vez hecha la mezcla, añade en un recipiente con tapa el resto de ingredientes en las medidas que marcamos. Agita de nuevo cerrando la tapa para componer la vinagreta y… ¡añádela a tu ensalada favorita!