Con el ritmo frenético del día a día estamos muy acostumbrados a tomar medicamentos y preparados de laboratorio que solucionen nuestras dolencias de forma rápida y cómoda. Sin embargo, muchos de ellos tienen efectos secundarios que pueden poner, a la larga, en riesgo nuestra salud.

Para evitar estos inconvenientes de una forma natural, es mejor que tengamos a mano siempre infusiones y plantas medicinales que nos ayudarán a aliviar y prevenir dolencias comunes leves. Hemos confeccionado una lista de las mejores infusiones que tenemos que tener siempre en casa, listas para tomar en cualquier momento del año.

Infusión de jengibre

Originaria de Asia, la raíz del jengibre se ha utilizado tanto en la cocina como en la medicina tradicional de países asiáticos como Japón, China e India. Sus propiedades son numerosas:

  • Es un buen antiinflamatorio debido a la acción de la curcumina o la capsaicina, que reducen la hinchazón. A la vez, gracias a los gingeroles, es un analgésico natural.

  • También es antiemética, es decir, que alivia las nauseas y evita el vómito.

  • Es una fuente de vitamina C, minerales como el fósforo, silicio, manganeso y otros nutrientes como los flavonoides.

Entre los beneficios que el jengibre aporta a nuestro organismo está el de eliminar los dolores de cabeza. También, si padeces alteraciones hormonales de forma regular y crees que son, en parte, las causantes de estos trastornos esta planta reduce su efecto.

Es excelente para tratar los problemas bucodentales como la gingivitis y los dolores de las articulaciones causados por la artritis y artrosis. A su vez, estimula la circulación sanguínea.

Ya sea por el embarazo o una gastritis, el jengibre es un remedio rápido y eficaz a la hora de tratar las nauseas y evitar que se repitan.

Esta raíz es altamente valorada para aliviar los molestos problemas digestivos. Es un remedio ideal para dolencias puntuales como la gastritis o el reflujo. También ayuda a prevenir las úlceras estomacales, la aparición de gases y la hinchazón abdominal.

Por su alto contenido en vitamina C, podemos tomarla para prevenir catarros, gripes o resfriados. Si se combina con limón, la acción que ejerce sobre nuestro organismo es doblemente eficaz: así el té roiboos con jengibre y limón es uno que nunca falta en nuestra despensa.

Infusión de Hinojo

El hinojo es una planta originaria del mediterráneo. La cultura egipcia y griega la han utilizado durante siglos para poner fin, de una forma natural, a diversas enfermedades y dolencias.

El hinojo destaca por tener, entre otras, estas magníficas propiedades:

  • Los aceites esenciales como los flavonoides, que son excelentes antioxidantes. También contiene minerales como el sodio, potasio o el zinc.

  • El anetol hace que el hinojo posea propiedades, entre otras, antibacterianas y estimulantes

  • Gracias a sus sustancias carminativas, el hinojo permite liberar nuestro cuerpo de los molestos gases.

  • También destacan sus propiedades expectorantes, antisépticas y espasmolíticos.

Entre los beneficios del hinojo encontramos su capacidad para tratar las molestias del aparato digestivo: favorece este proceso y expulsa, gracias a las sustancias carminativas, los aires que hayamos podido introducir durante la comida.

Podemos evitar y prevenir la aparición de la anemia, ya que aporta a nuestro cuerpo una gran cantidad de hierro. A la vez, reduce el nivel de colesterol y las enfermedades relacionadas con el corazón.

Esta planta también ayuda a reducir la retención de líquidos, gracias a su alto contenido en potasio, lo que permite que nos sintamos más deshinchados.

Al ser expectorante, si notamos que sentimos alguna molestia en los bronquios o tenemos tos, el hinojo nos ayudará a quitar esa sensación de opresión en el pecho.

Infusión de manzanilla

¿Quién no se ha pedido una manzanilla después de una gran comida fuera de casa? Es una de las infusiones más habituales en nuestro país. Cuando conozcas sus propiedades y sus múltiples beneficios, sabrás por qué.

  • Los principios activos como el alfa bisabolol y el camazuleno que tienen propiedades sedantes y antininflamatorias.

  • Antioxidantes como los flavonoides y otras sustancias como la vitamina C y betacaroteno.

  • También tiene propiedades digestivas (carminativas) y hepatobiliares, que se encargan del buen funcionamiento de las digestiones y del hígado.

  • Propiedades emenagogas, es decir que alivian y promueven el buen funcionamiento de todo lo relacionado con la menstruación femenina.

Dadas sus cualidades, la manzanilla tiene un sin fin de beneficios en nuestro organismo: es una gran protectora de la membrana gástrica y facilita la producción de bilis y el funcionamiento del hígado.

También nos ayuda a paliar el dolor causado por la reúma o ciática y, gracias a su propiedad sedante, también reduce la sensación de nerviosismo y mejora los episodios de depresión y ansiedad.

Otro de los beneficios que podemos encontrar en la manzanilla es que reduce las molestias del síndrome premenstrual y favorece la periodicidad de la regla.

Infusión de anís

El anís, tiene mucho en común con el hinojo, ya que también era cultivado en los países mediterráneos y utilizado en la medicina tradicional. Además, comparten el compuesto aromático del anetol que es lo que confiere su estimulante olor y sabor.

El anís posee numerosas propiedades, entre las que encontramos:

  • La propiedad carminativa, por la que el anís impide la formación de gases en nuestro estómago.

  • Se puede tomar a modo de infusión para tratar patologías digestivas por sus propiedades antiespasmódicas.

  • El anís es antibacteriano, por lo que mantiene a raya las posibles infecciones que se desarrollen en nuestro cuerpo.

  • A su vez, tiene propiedades antiinflamatorias y antitusivas.

Entre los beneficios que tiene la toma de infusiones de anís está la regulación y el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

Elimina las flatulencias, ayuda a realizar la digestión y evita que nuestra tripa se llene de aire si hemos comido de forma rápida. Si padeces de halitosis o mal aliento, otro de los trastornos digestivos comunes, puedes masticar un poco de anís para reducir el olor y tener un aliento fresco.

Por sus propiedades expectorantes y su característico aroma, el anís es un gran aliado para tratar afecciones respiratorias propias de algunas estaciones: catarros, resfriados, tos… se solucionan de forma rápida con una infusión de anís. Nos gusta la infusión de menta, regaliz y anís, ya que descongestiona el pecho y nos permite respirar mejor gracias a, las también propiedades expectorantes, de la menta.

Infusión de hierbaluisa

La hierbaluisa es originaria de los países sudamericanos y se sigue utilizando como planta medicinal. Es, también, muy aclamada por el aroma a limón de sus flores y hojas. Por eso, es muy utilizada por la industria cosmética que la utiliza para dar olor a jabones y cremas corporales.

Las propiedades medicinales que tiene la hierbaluisa, están:

  • Su aceite esencial es rico en citral, una propiedad antibacteriana y expectorante

  • El linalol: una supermolecula es antiinflamatoria, antiespasmódica y antibacterial que además da el toque a limón a la hierbaluisa

  • El limoneno es una sustancia que se obtiene del aceite de la planta y tiene cualidades antiespasmódica, expectorantes y antibacterianas.

  • La hiebaluisa también contiene flavonoides y verbenona.

Así, uno de los beneficios más desconocidos de la hierbaluisa es que combate las alergias primaverales gracias a que es un inmejorable expectorante.

Es otra de las infusiones que alivian, de forma relativamente rápida, las afecciones digestivas como las malas digestiones, la acumulación de aires o los nervios en la boca del estómago. El limoneno elimina, entre otros problemas, el ardor de estomago.

Por otro lado, el linalol previene el catarro, los refriados y algunas infecciones bacterianas como la neumonía.

Infusión de hojas de Sen

El sen es quizá una de las plantas medicinales menos conocidas de esta lista. Originaria del continente asiático, es utilizada como planta medicinal en países como Pakistán o India.

Entre sus propiedades, cabe destacar que posee senósidos o antraquinonas, sustancias que estimulan las paredes de los intestinos provocando su movimiento y la expulsión de las heces.

El principal beneficio del sen es que es utilizado como un laxante suave y actúa sobre el intestino aumentando el movimiento del colon y su lubricación. El efecto se empieza a notar entre ocho y doce horas después de tomar la infusión y es, a veces, utilizada para diagnósticos médicos que requieren el vaciado de los intestinos como las colonoscopias.

Infusión de regaliz

Por último, el regaliz es una de las plantas más conocidas en nuestro país junto a la manzanilla. Forma parte de la infancia de muchos españoles ya que se ha podido comprar en rama en las tiendas de ultramarinos durante muchos años.

Entre las propiedades que tiene esta planta se encuentran:

  • Los flavonoides: potentes antioxidantes y los betacarotenos, que potencian el efecto de los antioxidantes.

  • Aminoacidos como la asparagina que estimula el sistema nervioso central. Es además antiespasmódica, antiinflamatoria y antiácida.

  • Minerales y vitaminas como el calcio, potasio o la vitamina c y la tiamina.

El regaliz, gracias a estas cualidades, ayuda a nuestra digestión, aliviando la pesadez de estómago. Además, es una planta espasmódica por lo que reduce las flatulencias que podamos tener. Entre otros beneficios del regaliz destaca el evitar la acidez estomacal ya que disminuye la secreción de ácido por nuestro hígado.

Respecto a sus propiedades antiinflamatorias, el regaliz ayuda a desinflamar el aparato respiratorio y a tratar afecciones como la tos o el dolor de garganta.

A su vez, gracias a la aspargina, el regaliz ayuda a que nuestro cuerpo se relaje y eliminemos el estrés y la ansiedad.

Ahora que ya sabes cuáles son las principales características de estas infusiones, ¿las tendrás siempre en casa? ¡Cuídate de manera natural!