Ya lo dice el refranero popular “más vale prevenir que curar” y desde tiempos inmemorables nuestros ancestros han cultivado plantas y utilizado remedios caseros para prevenir muchas de las dolencias físicas que podemos padecer como por ejemplo el buen funcionamiento del corazón, para afecciones de la piel o para catarros. No sólo las físicas, si no que se han utilizado infusiones y preparados para mejorar nuestra salud emocional: prevenir la depresión o mejorar la concentración son algunos de los aspectos en los que los tés y las plantas pueden ayudarnos. Además de para cuidar de nuestra salud, se han utilizado diferentes plantas medicinales para fabricar productos de higiene personal y aseo como: cremas, desodorantes o pastas de dientes.

Está bien que en casa tengamos a mano las soluciones más rápidas que la medicina moderna nos ofrece como las aspirinas o los antibióticos, pero si eres de los que recurren a estos medicamentos con efectos secundarios rara vez, te mostramos la mejor forma de estar prevenido frente a las enfermedades comunes y las pequeñas molestias diarias con las armas más naturales: los tés y las hierbas medicinales.

Las infusiones más utilizadas por nuestros antepasados

La manzanilla es un clásico que no falta en cualquier despensa y todos alguna vez la hemos probado. Por ejemplo en el colegio, cuando te dolía la tripa, era la infusión estrella. Hoy en día no es raro que alguien la pida en un restaurante después de una comida copiosa y es que entre sus múltiples beneficios está el de aliviar la pesadez de estómago ya que es una planta que protege y repara la membrana gástrica. También alivia los síntomas de la enfermedad de Crohn, es buena para prevenir los gases intestinales y alivia los dolores intensos de la menstruación. Su uso para prevenir molestias en el aparato digestivo y el hígado se ha extendido a lo largo de los siglos ya que los egipcios romanos y griegos la utilizaban como planta medicinal.

No sólo su ingesta es recomendable para proteger nuestro sistema digestivo, también tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico, si se infusiona y se aplica con un algodón sobre la piel del rostro tiene un efecto calmante sobre esta. En forma de enjuague puede aliviar quien sufre de gingivitis, es decir de la inflamación de las encías. Como curiosidad, si durante el verano te aplicas la infusión de manzanilla sobre el cuero cabelludo, se suaviza en dos tonos.

El jengibre es muy utilizado en los países del norte como Dinamarca y no es raro que añadan esta raíz en polvo a los zumos y batidos naturales. Entre los múltiples beneficios que presenta está el de favorecer la digestión, y ayudan a absorber bien los alimentos. Además, se ha demostrado su uso como potente antiinflamatorio en el intestino y, a consecuencia de ello, también se ha evidenciado que disminuye el riego de padecer cáncer de colón.

Si sigues dando vueltas a porqué hemos mencionado antes a los países del norte como grandes consumidores de jengibre, deberías saber que es una excelente planta para mantener la temperatura corporal a raya y ayuda a aumentar la sudoración del cuerpo eliminando así las toxinas. Una infusión de jengibre acompañada si quieres por algo dulce como la miel, te ayudará además a reducir las agujetas cuando vayas al gimnasio.

La cola de caballo es una de esas plantas que en muchas revistas de bienestar femenino ocupa un lugar relevante en los consejos de cara al verano. Siempre nos han hablado de esta planta por sus efectos diuréticos, lo que hace que, en forma de infusión sea ideal para la operación bikini y arrastrar esos pocos kilos de más. Gracias a esta propiedad también es recomendada en diagnósticos de enfermedades como los cálculos renales o la próstata.

No sólo sus beneficios son internos si no que tomando estas infusiones nuestro aspecto externo mejora y nos rejuvenece, su efecto se nota en la fortaleza que adquieren las uñas y también da elasticidad a la piel previniendo la aparición de arrugas y estrías. No sólo la piel, si no que el pelo también se fortalece, aumenta su brillo natural a la vez que reduce la aparición de las canas.

Otras plantas y especias que no sólo se toman en infusión

La canela la hemos encontrado siempre en el especiero de nuestra casa, ¿a quién no le viene a la mente ese arroz con leche o esas natillas espolvoreadas con una capa de canela? Además de para darle el toque final a muchos postres, la canela puede consumirse en y tiene múltiples beneficios para nuestra salud.

Al igual que el jengibre, es una especia que aumenta la temperatura corporal y así, acelera el metabolismo y facilita que las reservas de grasa sean consumidas por el cuerpo: la canela hace que los niveles de azúcar en sangre se reduzcan y así los alimentos ricos en grasas que hemos consumido de más, se utilizarán de forma inmediata evitando que se acumule esa energía en el hígado como glucógeno o pase a los ‘michelines’ como grasa.

Sus antioxidantes naturales la hacen especialmente relevante en la lucha contra el colesterol, ya que evita que se deposite en las arterias y ayuda a mantener los niveles adecuados. Además, si estas atravesando un periodo de estrés en el trabajo o conoces a alguien que esté en período de exámenes próximamente, tomar un té de canela ayuda a promover la actividad cerebral, mejorar la atención, la concentración y la memoria.

Otra de las plantas medicinales que seguro que has probado de múltiples formas es el regaliz. Seguro que recuerdas el ir a la tienda de ultramarinos y salir de ahí con el regaliz de palo, que ahora venden en las tiendas de chucherías, o comprar las pastillas de regaliz negro en la farmacia, en su caja roja. Da igual como lo hayas probado, en planta, pastilla o infusión, el regaliz tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. Por un lado es un gran aliado para reducir la acidez de estómago y también, tiene propiedades antiinflamatorias que nos pueden ayudar después de las grandes comilonas. A la vez, nos ayuda a regular el tránsito intestinal y protege al hígado de enfermedades como la cirrosis o la hepatitis B.

Antes de que se inventara la Lizipaina, las pastillas de regaliz se han usado durante muchos años por nuestros abuelos como una forma de evitar toser cuando estaban atravesando un catarro. Esta planta, ayuda al aparato respiratorio y a las mucosas con sus propiedades antiinflamatorias, lo que le hace una planta especialmente recomendable ante gripes, infecciones víricas y dolores de garganta: anginas o faringitis.

En las temporadas que nos encontremos bajos de ánimo esta infusión es un buen aliado para no caer en la depresión, ya que contiene calcio, magnesio y vitamina C. Al igual que levanta el ánimo también ayuda a luchar contra el síndrome fatiga crónica, ya que ayuda a subir la presión arterial.

El té verde también es un aliado para tu organismo

Por último, tener té verde en tu despensa es una de las mejores decisiones que puedes tomar. El té verde, originario de china, es la segunda bebida más consumida en el mundo y se ha utilizado en la medicina tradicional china para eliminar toxinas y aliviar los dolores de cabeza. Es una excelente alternativa al café de la mañana ya que no contiene excesiva teína y sí muchas vitaminas como la C y la A (esta última ayuda a desarrollar y mejorar la visión).

De sobra es sabido también, que es una bebida con antioxidantes naturales que fortalecen en sistema inmunológico y a la vez, dan un aspecto rejuvenecido a la piel ayudando a eliminar toxinas. También reduce la presencia del colesterol y los triglicéridos en los vasos sanguíneos, siendo así utilizado para prevenir distintas patologías cardíacas como los infartos. Es un buen inhibidor del mal aliento y previene las infecciones bucales como la gingivitis y las caries.

El té verde es otro de los aliados perfectos para quienes quieren empezar ahora la operación bikini: además de estimular el metabolismo y la quema de calorías, tiene un ligero efecto laxante que nos ayudará a ir al baño con regularidad además de evitar los gases y la tripa hinchada. Si vamos a viajar, también es un aliado en nuestra maleta, ya que protege de intoxicaciones alimentarias y además, mejora la función hepática, evitando el síndrome del hígado graso, por el cual las grasas no son metabolizadas correctamente por el órgano hepático.

Si no te puedes quedar con una sólo infusión y quieres beneficiarte de todas las propiedades de las que hemos hablado tomando sólo una variedad, en nuestra tienda online tenemos una gran cantidad de tés e infusiones que mezclan estas plantas aportándote el máximo beneficio en una sola infusión: por ejemplo, el té verde arco iris se compone de té verde y canela, el té verde con jengibre ecológico, mezcla el té verde con jengibre y la infusión libertad ecológica que contiene, entre otros, canela jengibre y regaliz.