El té a granel o en bolsitas es la segunda bebida más consumida a nivel mundial después del agua, debido a sus múltiples beneficios para el organismo. Por eso, pueblos orientales como el chino o el indio lo han incorporado durante siglos en su cultura.

En Occidente también se conocen sus propiedades: el té nos aporta muchos de los nutrientes y de las vitaminas básicas para nuestra salud. Así, por ejemplo, contiene antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel, ayuda a mejorar la digestión a la vez que acelera el metabolismo y es una bebida ideal para relajarse. ¿Necesitas saber más para empezar a tomarlo?

Principales diferencias entre el té a granel y en bolsitas

Hoy en día, el ritmo frenético de nuestra rutina nos condiciona a la hora de alimentarnos: tomamos más productos procesados y buscamos la forma más rápida de comer. Por eso, no es de extrañar que la forma en la que realizamos y consumimos el té, también se encuentre condicionada por el poco tiempo. Es por eso que el té en bolsitas ha ganado en popularidad en los últimos años.

¿Qué es lo que realmente distingue una forma de consumir el té de otra? Estas son algunas de las principales diferencias que encontrarás:

Mientras que el té a granel es, normalmente, recogido a mano, el té en bolsa es recolectado por una máquina que corta la planta entera y la tritura. Este paso hace que su contenido se inserte de manera más sencilla en las bolsas de té.

El recolectado para granel goza, además, de unos procesos y unas técnicas artesanales, que hacen que conserve todas sus propiedades, al contrario que el envasado en bolsas, cuyos procesos de producción son más mecanizados. Esto hace que en algunas empresas, especialmente en las más grandes, añadan una gran cantidad de aromas artificiales para que las bolsitas huelan nada más abrirlas. Algo que no ocurre en Aromas de Té, donde todos nuestros procesos son naturales y artesanales.

Si compramos las hojas de té a peso o a granel, podremos apreciar como, a la hora de infusionarlas, sus minerales y aceites esenciales se liberan de forma más óptima y gradual. También se puede comprobar cómo es la calidad de la hoja de té ya que, generalmente, los productores utilizan las hojas más vistosas y grandes para el té a granel, mientras que las hojas rotas, en pedazos o en polvo las destinan a llenar las bolsitas.

Una de las ventajas que encontramos a la hora de consumir del té a granel es la de poder infusionar las hojas más veces. No es una práctica que nosotros recomendemos porque, a pesar de que sea posible hacerla, la infusión ya no tendrá ni tanto sabor, ni se conservarán todas las propiedades del producto, como si de la primera vez se tratara. Pero si te surge, nunca está de más saber que se puede hacer. Con todo, lo que está claro es que, a diferencia del té a granel, en el caso de las bolsas de té, éstas sólo se pueden utilizar una sola vez. Por ello, si eres de los consumidores habituales de té, comprarlo a peso te saldrá más económico.

La calidad del té y la intensidad en el sabor es la principal diferencia entre un formato y otro, por lo que el formato ideal para cada uno, sólo dependerá del tiempo que se disponga para su preparación y de la importancia que se le de a disfrutar de esta bebida.

Accesorios para preparar té a granel

Si nos decantamos por el té a granel, debemos tener en cuenta que la mejor forma de conservarlo para que mantenga todas sus propiedades intactas, es un envase o bote hermético, opaco y que no deje pasar la luz. En Aromas de Té, tenemos una gran variedad de latas para este fin: desde sencillas, como esta dorada, hasta con motivos florales y animales.

El té se puede tomar de diferentes maneras,por lo que su preparación también necesitas de distintos procedimientos.

La preparación del té es sencilla y depende de su variedad. Así, por ejemplo, si optamos por el té blanco, la temperatura del agua sobre la que verteremos las hojas tiene que estar entre 65 y 70 grados. Para el té verde, la temperatura óptima es de 75 grados a 80 grados. El té azul , té negro y té rojo se infusionan durante dos ó tres minutos y la temperatura del agua tiene que estar entre 80 y los 99 grados.

Cómo preparar el té en bolsitas

La gran mayoría de las variedades de té que encontrarás en nuestra tienda online o en los mercados que visitamos los puedes comprar a granel o en bolsa, pero para ésta última el modo en que la infusionamos es bien diferente: después de calentar agua en una cazuela o en el microondas, introduciremos la bolsita de té en la taza y, posteriormente, vertemos el agua caliente. Dejamos reposar el tiempo necesario en función del tipo de té que hayamos escogido y…¡ya podemos tomarlo!

Si tomas el té en bolsa o pirámides, te proponemos el envase perfecto para ti: una lata con diferentes compartimentos.

Otros accesorios básicos para preparar el mejor té

Sea cual sea el tipo de té que vas a infusionar, no pueden faltar determinados utensilios básicos:

1. Un termómetro: cómo hemos visto, la temperatura del agua para cada variedad de té es diferente, por lo que es conveniente controlar la temperatura del agua y así asegurarnos que conserva todas sus propiedades. Si viene en una práctica caja de madera mejor, así no hay riesgo de rotura entre uso y uso.

2. La bola infusora: si el agua está lista para introducir en la taza de té, lo mejor es que eches mano de la bola infusiora. Gracias a esta puedes calcular la cantidad de té que necesitas para que te salga un té tal y como tú deseas.

3.Medidor de té: si eres más tradicional y la bola infusora no te convence, necesitarás un medidor de té. Lo mejor es que sea de acero inoxidable para que sea más duradero y cómodo.

4. Colador: cuando tengas tu té preparado y listo para tomar, coge un colador para separar las hojas del té del agua infusionada. Puedes encontrar diferentes coladores con asa, como este con mango de bambú o de acero inoxidable.

Hay tés, como el té verde matcha, que requieren de unos utensilios específicos para prepararlo: un batidor y una cuchara realizados con bambú. Puedes adquirir todas las herramientas en un económico set.

A la hora de servir el té, ya sea en familia o para uno mismo, la mejor forma de conservarlo caliente es en una tetera: podemos elegir entre diferentes materiales como la porcelana, de hierro o de cristal. Seguro que tus reuniones en casa serán un éxito.

Cómo hacer uno mismo bolsitas de té

A la hora de consumir té en este formato tan práctico necesitaremos, principalmente, bolsas unidosis de té. Algunas son muy difíciles de utilizar debido al cierre que utilizan; nuestra recomendación son las bolsas unidosis sin grapas, hechas de fieltro.

Utilizarlas es muy fácil: sólo tienes que llenarlas con la cantidad que necesites: ésta dependerá de si quieres infusionar una taza o una tetera. Para cerrarla tienes que girar la solapa o pestaña que encontrarás en la parte superior.

Para rellenarla utiliza té a granel; puedes elegir como base diferentes variedades de tés y acompañarlos, después, de especias como la canela, la nuez moscada o la menta. Si quieres darle un toque afrutado, prueba con frutas desecadas, como el limón, la naranja, los plátanos o las fresas. La cantidad de variantes que puedes hacer es ilimitada y siempre tomarás un té cien por cien personalizado.

10 propuestas de té en bolsitas y a granel para este verano

Durante el verano apetecen mucho más los tés y las infusiones frescas, con reminiscencias frutales y aromáticas. Hemos seleccionado cinco tés e infusiones a granel que, sin duda, refrescarán las tardes de calor sofocante.

La infusión Bahama: la combinación entre manzana, piña y coco, la convierten en la bebida ideal para imaginarte en una isla del mar Caribe. El aroma a coco le da el toque exótico que echamos de menos si nos quedamos en vacaciones en la ciudad.

Té Oolong Perla Negra: exquisito té con toques frutales y ligero aroma a rosas. Su sabor especial y su reminiscencia floral hacen de este té el ideal para acompañar la sobremesa al aire libre.

La infusión Frutas del edén ecológica: contiene trozos de manzana, flores de hibisco, lemon grass, y fresa. Puedes tomarla durante todo el día ya que no contiene teína. Te cautivará tanto por su color como por su sabor afrutado.

El té negro Perla del Desierto: es la bebida ideal para empezar con energía las mañanas de verano. Contiene té negro y té verde, además de cáscara de naranja y pétalos de rosa. Pruébalo con agua o con leche ¡No querrás desayunar otra cosa!

El té verde y blanco Sorbete granadino es el té ideal para llevarlo a cualquier lado este verano. Puedes tomar esta mezcla de tés orientales y frutas como el kiwi, limonaria, frambuesa o granada en la playa o en la piscina. Te sorprenderá su sabor suave y dulce a la vez.

Si te gusta tomar el té en formato bolsitas o pirámides, estas son nuestras recomendaciones para refrescarte de una forma sana durante la temporada estival.

El té verde jazmín ecológico: el jazmín nos ayuda a prevenir los diferentes catarros que podamos padecer por el cambio brusco de temperaturas y el té verde es una fuente de antioxidantes. Este te puede convertirse en tu secreto ideal de belleza.

El mango es una de esas frutas que, a la vez que refresca, deja un gusto especial en la boca. Si lo combinas con el té blanco, que aporta suavidad, la sensación que experimentas es increíble. Las pirámides de té verde y blanco con mango permiten hacer una bebida ligera, a la par que refrescante y dulce.

Si te gustan las cerezas, prueba el té en pirámides Pu Erh Cherry. Ideal para consumir por las mañanas, ya que es una de las variedades que más teína contiene. Además, el té Pu Erh ayuda a levantar el ánimo. ¿Qué mejor manera de empezar los últimos días de intenso trabajo de buen humor?

Si eres goloso, el té Rooibos Delicias de chocolate, será un imprescindible en tu día a día. No contiene teína, así que puedes incluirlo como capricho en las noches de verano o después de las comidas, cuando nuestro cuerpo pide algo dulce.

Por último, el te Rooibos Caribe eco te permite disfrutar de una bebida afrutada y muy fresca, con trozos de mango y fresa. Pruébalo a cualquier hora del día y, si hace mucho calor, añade hielo picado, ¡no podrás probar otro!