Apostar por una vida sana y natural es algo que forma parte de la filosofía de Aromas de Té. Una filosofía que llevamos a cabo, no sólo en la elaboración de nuestros productos, sino también en nuestro día a día. No es nada nuevo, ni que nosotros hayamos inventado, pero es cierto que una alimentación sana y equilibrada a base de alimentos naturales y de temporada, es la base de toda buena salud. Si a eso le añadimos la práctica de algún deporte dos o tres días por semana y evitar productos nocivos como el tabaco u otras drogas, tu salud lo agradecerá.

Sin embargo, el día a día no siempre es favorable a que puedas llevar este tipo de vida saludable y a esa dieta que, en la medida de lo posible, procuras que sea lo más limpia posible le hace falta un pequeño aporte de nutrientes que los complementos alimenticios te dan.

Complementos alimenticios que, por un lado, puedes encontrar en herbolarios o, cada vez más, en superficies comerciales de mediano y gran tamaño, así como en farmacias y parafarmacias, pero mucho más sencillo y natural que eso, resulta incorporar a tu dieta complementos alimenticios que la propia naturaleza nos aporta, que son completamente naturales y que se pueden tomar de manera tan fácil, como preparándote una infusión.

Hoy queremos centrarnos en este últimos, pero antes de ello, vamos a definir qué son los complementos alimenticios, cuál es su función y los beneficios que aporta consumirlos. Por supuesto, nos encantará escuchar vuestra opinión y añadir aportaciones que nos recomendéis. ¡Comenzamos!

¿Qué son los complementos alimenticios?

capsule-1542682_640Los complementos alimenticios son productos, naturales o industriales, que contienen nutrientes que nuestro organismo necesita para su buen funcionamiento y que, por diferentes circunstancias, no las adquiere, necesitando del aporte de este tipo de complementos para gozar de una salud plena y natural.

Se entiende por complementos alimenticios aquellos productos que concentran una gran cantidad de vitaminas y minerales, es decir, nutrientes y que se venden, por lo general, en cápsulas. Este tipo de complementos alimenticios, además de aportar los nutrientes y micronutrientes que nuestro organismo necesita y nuestra alimentación diaria no le aporta.

Su función es la de mejorar nuestra salud, pudiendo prevenir diferentes deficiencias y enfermedades (comunes o no), así como mejorar el funcionamiento de los diferentes organismos de nuestro cuerpo, por lo que su papel es fundamental para nuestra salud, pero es importante recordar que, en ningún caso, han de ser sustitutos de los alimentos naturales de una alimentación sana y equilibrada y que tampoco sustituyen medicamentos prescritos por el médico, en todo caso, aportan un plus a ese tratamiento ya que si nuestro cuerpo se encuentra en buen estado, nuestra salud se verá beneficiada.

Estos complementos, aunque estén realizados a base de plantas naturales o extractos de las mismas, así como de otros productos que la naturaleza nos brinda, no dejan de ser productos que han pasado por un procesado industrial.

Sin embargo, la propia naturaleza nos brinda productos que podemos consumir directamente de forma natural, sólo infusionándolos o mezclándolos con otros alimentos que nos gusten, como por ejemplo, yogures, incluyéndolos en ensaladas, etc.

En este sentido y tal y como explican en Elika.eus, los complementos alimenticios más comunes y conocidos son los siguientes: vitaminas, minerales, fibra, aminoácidos, Ácidos Grasos Poliinsaturados, extractos de plantas, etc. Más adelante indicaremos en qué alimentos podemos encontrar este tipo de complementos alimenticios, además de aquellos que, directamente, son fuente de este tipo de nutrientes tan beneficiosos para nuestro organismo.

¿Quién necesitas complementos alimenticios?

ginseng-1848305_1280Como ya hemos dicho, por lo general, una alimentación sana y equilibrada debería de bastar para aportar los nutrientes que nuestro organismo necesita, pero hay diferentes circunstancias que hacen que, a pesar de ello, sea importante aportar un plus de nutrientes mediante complementos alimenticios.

Estos productos han de adaptarse a las circunstancias de cada persona y no es conveniente sobrepasar esa dosis, especialmente si estamos hablando de complementos alimenticios que ingerimos mediante comprimidos, como son aquellos que podemos encontrar en diferentes establecimientos naturistas o en superficies comerciales.

Pero, sin necesidad de tener que tomar ese tipo de complementos (salvo que el médico así nos lo prescriba), la naturaleza cuenta con sus propios complementos alimenticios naturales, que son aquellos en los que hoy nos queremos centrar y que aportan, al igual que los “fabricados” los nutrientes complementarios que la alimentación diaria, por la circunstancia que se tercie, no nos aporta.

Y, ¿cuáles son esas situaciones? Las más comunes son: el periodo del embarazo para las mujeres, a las que se les recomienda, principalmente, tomar ácido fólico, personas que veo poco la luz solar, a las que se les recomienda tomar vitamina D, de hecho, en la mayoría de las zonas de España, a los bebés de hasta 1 año se recomienda darles una dosis diaria de vitamina D (en líquido, especialmente indicado para ello), personas veganas, que suelen tener que tomar un aporte de vitamina B12 y D2.

Por otro lado, también se pueden dar situaciones fisiológicas como, por ejemplo, en aquellas personas que hacen mucho ejercicio y que necesitan más nutrientes que las cantidades consideradas normales u otras no fisiológicas, que tienen que ver con enfermedades o por ejemplo, con trastornos de la alimentación.

¿Qué tipo de complementos alimenticios naturales existen?

Además de los complementos “industriales”, como ya hemos dicho desde el comienzo,la naturaleza nos brinda una serie de productos muy fáciles de conseguir y que nos aportan esos nutrientes que nuestro cuerpo necesita para su buen funcionamiento. Entre otros, cabe mencionar los siguientes:

  • Ginseng: es una auténtica fuente de vitaminas y minerales. Entre algunas de las características que se le atribuyen cabe mencionar la de aportar energía, combatiendo en cansancio, especialmente cuando nos sentimos débiles o sin fuerza y se utiliza frecuentemente para aquellas personas que sufren cansancio crónico. Del mismo modo, aquellas personas que sufren astenia primaveral o que sufren insomnio, encuentran en el ginseng un excelente aliado para retomar su vida normal. Por último, también es un producto muy utilizado para reducir los niveles de estrés de la persona que lo consume, así como para mejorar el estado anímico de las personas que sufren depresión o periodos largos de tristeza y decaimiento.

  • Cafeína: este tipo de sustancias tienen personas a favor y en contra de su consumo, pero lo cierto es que tomada en dosis seguras (por ejemplo, si tomamos café, no tomar más de 2 ó 3 tazas al día) y salvo que el médico nos lo desaconseje, la cafeína tienen propiedades saludables como reducir dolores de cabeza o migrañas, vómitos, el cansancio crónico, ayuda a quemar grasas y a despejar la mente. El producto principal cuando hablamos de cafeína es el café, pero también la encontramos en el té verde o en el mate, por ejemplo, en menores dosis, pero también con sus propios beneficios.

  • Té verde: uno de los antioxidantes más conocidos de la naturaleza que nos ayuda a regenerar las células del cuerpo, reduciendo así las posibilidades de contraer ciertos tipos de enfermedades, así como mejorar el aspecto de nuestra piel. Del mismo modo, son conocidas sus propiedades quemagrasas y depurativas, por lo que nos ayuda a limpiar el organismo y reducir líquidos.

  • Jengibre: muy de moda en los últimos años, el jengibre aporta numerosos beneficios y se caracteriza por reducir los problemas digestivos, disminuir las migrañas, combatir el envejecimiento prematuro, reducir los niveles de estrés, las flatulencias, además de mejorar el flujo sanguíneo, entre otras propiedades.

  • Regaliz: sobradamente conocido por los beneficios que aporta al sistema digestivo, mejorando el tránsito intestinal, reduciendo la halitosis, así como el estreñimiento, el regaliz también es fuente de vitaminas y minerales, por lo que nos ayuda a mejorar nuestras defensas, especialmente en la época de más frío, combatiendo la tos, los resfriados o los dolores de garganta, además de ser un auténtico antidepresivo natural.

Complementos alimenticios naturales en tés e infusiones

ginger-1918107_640Tanto si nos sigues desde hace tiempo, como si nos acabas de conocer, te habrás dado cuenta de que nos gusta cuidarte y, por ello, todos nuestros productos son naturales y ecológicos, además de muy saludables. Por esta razón y teniendo en cuenta los complementos alimenticios naturales que acabamos de mencionar, os recomendamos tomar los siguientes productos de Aromas de té:

  • Té verde: que como bien sabéis es uno de los productos estrellas de la casa. Tenemos té verde a secas, como pudiera ser el sencha o el Gyokuro Asahi, entre otros. Sólo tienes que echarle un vistazo a nuestro amplio listado y seleccionar aquel que mejor se adapte a tus gustos o necesidades.

  • Té verde Ginseng Pasión: combinando dos tipos de complementos alimenticios, este té es ideal para cuidar la salud del hombre y de la mujer, pudiendo tomarse frío o caliente.

  • Lo mismo ocurre con el té verde regaliz, cuyo sabor es realmente especial y sus efectos se comienzan a notar nada más tomarlo, especialmente en lo que a la mejora de la salud digestiva se refiere. Es muy agradable. Por supuesto, también podrás disfrutar de nuestra deliciosa infusión de regaliz, cuyo aroma te embriagará, la infusión menta y regaliz o una aún más completa: anís, menta y regaliz.

  • Café: desde hace un tiempo también hemos puesto a la venta cafés elaborados con los mejores granos del mundo, tanto puros como de sabores. ¡No te los pierdas!

  • Jengibre: son muchos los tés e infusiones que cuentan con este ingrediente en nuestra tienda, destacando la infusión de jengibre natural o de cultivo ecológico . Si combinamos este producto con otros complementos alimenticios naturales, cabe mencionar el té verde jengibre ecológico, así como el café verde con jengibre y cardamomo.