Si eres de los que padecen estreñimiento de forma habitual o si has pasado una temporada sin ir al baño regularmente, seguro que has experimentado los trastornos físicos y anímicos que esto conlleva. Cuando no conseguimos ir al baño asiduamente, salvo en contados casos, nos sentimos más hinchados, pesados, con la tripa abultada y tenemos gases. Algo que también repercute en nuestras emociones, ya que nos sentimos alicaídos y a disgusto con nuestro cuerpo.

El estreñimiento se da cuando el intestino no consigue vaciar el cúmulo de heces, debido, por lo general, a un tránsito intestinal lento. En estos casos, las heces son pequeñas, duras y secas, y vienen acompañadas de gases y dolor de tripa.

Este síntoma puede manifestarse a cualquier edad, pero es más común en ancianos, niños y mujeres. El estreñimiento es ya, uno de los problemas más consultados a los médicos: desde la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), afirman que entre el 12 y el 20% de la población española lo padece.

El estreñimiento, cuando es grave, puede estar acompañado de patologías asociadas al esfuerzo que hacemos cuando queremos evacuar y, otras, debido a la acumulación de las heces durante un tiempo prolongado. Así las cosas, entre otras de las consecuencias de un estreñimiento grave, nos podemos encontrar con cistitis, hernias, hemorroides o incontinencia fecal.

Lo mejor para evitar estas patologías y que el estreñimiento no se convierta en algo crónico es, además de cambiar nuestros hábitos de vida y alimentación, recurrir a los remedios naturales. Tés e infusiones son uno de nuestros mejores aliados para prevenir el estreñimiento crónico y las molestas sensaciones que este síntoma conlleva.

Causas del estreñimiento

El estreñimiento puede ser leve y puntual, o más moderado y alargado en el tiempo. Esto depende, en mayor medida, de las causas por las que se haya desarrollado este síntoma.

Una de las razones por las que el estreñimiento ha pasado a ser algo bastante habitual entre la sociedad, son los cambios que se han producido en nuestra alimentación. Ahora abusamos más de las grasas y de los alimentos procesados.

Por el contrario, hemos dejado de lado el consumo de fruta y verdura, que son los alimentos que nos aportan la fibra necesaria para que nuestro intestino funcione correctamente. Tampoco bebemos la cantidad de agua recomendada, por lo que el cuerpo y, más concretamente, el intestino, no se mantiene hidratado y no puede realizar su función de una forma regular.

Otra de las razones del aumento del número de personas con estreñimiento la encontramos en los cambios en los hábitos de vida. Cada vez más personas tienen un trabajo sedentario o pasan muchas horas delante de una videoconsola, lo que implica que no realizan ningún tipo de ejercicio físico. Si no nos ejercitamos de forma regular, el intestino no consigue trabajar adecuadamente y las heces se acumularán.

Si haces ejercicio moderado, tomas cinco raciones de fruta y verdura al día y bebes agua con regularidad (2 litros al día es lo recomendable) pero, aún así, no vas al baño o tienes dificultades al ir, existen otras causas puntuales que tendrás que tener en cuenta:

  1. El embarazo. La progesterona, que evita la contracción del intestino, es una de las causantes de que durante este período tan especial para la mujer, aparezca la incapacidad de evacuar. La necesidad de absorber más líquido por parte de nuestro organismo durante el embarazo hace que también las heces se endurezcan y el esfuerzo que tenemos que hacer para expulsarlas sea mucho mayor.

  1. Los problemas neurológicos como el Párkinson, Demencia o la Esclerosis Múltiple también están acompañados por la falta de deposiciones. La causa no es otra que el fallo de conexión que se da entre el intestino y el cerebro, a través del sistema nervioso.

  1. Aunque parezca mentira, los desórdenes hormonales como el hipotiroidismo también pueden generar estreñimiento. Las hormonas tiroideas pueden desacelerar el movimiento de los músculos de nuestro cuerpo, por eso, muchas veces, nos sentimos cansados y fatigados si la tiroides no está activa. Como consecuencia, los músculos del intestino no tienen suficiente movimiento y se produce el estreñimiento.

  1. Existen otro tipo de causas más graves como pueden ser el síndrome del colon irritable o diferentes tipos de cáncer específicos del aparato digestivo, como el cáncer de colon. En estos casos es mejor consultar con un médico y evitar tomar laxantes u otros remedios por nuestra cuenta para no agravar la enfermedad.

  1. Los medicamentos que tomamos en casa sin supervisión médica o incluso los prescritos por el médico, también pueden tener consecuencias en la salud de nuestro intestino: desde los fármacos utilizados para reducir el dolor, como la morfina, a los antiácidos estomacales. Existe una gran variedad de ellos que evitan la evacuación normal de las heces.

¿Qué hacer para evitar el estreñimiento?

Si sufres de estreñimiento ocasional y quieres evitarlo de una forma sana y natural, lo puedes conseguir incluyendo una serie de soluciones muy sencillas:

  1. Si eres de los que disfruta tomando café por la mañana, estás de enhorabuena: la cafeína estimula nuestro intestino y aumenta sus contracciones para que las heces acumuladas salgan de forma rápida.

  1. La alimentación también es un factor importante que debemos tener en cuenta si queremos ir al baño con regularidad. Una dieta sana, variada y con un alto contenido en fibra natural es tu mejor aliada. Debes ingerir cereales integrales, legumbres, frutas y verdura y debes evitar grasas saturadas, bollería industria y el chocolate.

  1. Hacer ejercicio es una de las soluciones más fáciles y baratas. Cualquier rutina de ejercicio es válida. Los expertos recomiendan caminar durante 30 minutos, aproximadamente, al día. Si no tienes dinero para apuntarte al gimnasio, basta con ir andando cada día al trabajo y dejar de utilizar el transporte público o el coche. Verás como en pocos días regulas tu tránsito intestinal.

  1. Los tés e infusiones son la forma más sabrosa y sana de mantenernos hidratados y de paliar los efectos que tienen las digestiones difíciles y pesadas. Si tomamos té e infusiones de forma regular estaremos evitando también la formación de gases en nuestro intestino delgado.

Tés e infusiones contra el estreñimiento

Existen una amplísima variedad de infusiones, cafés y tés que nos ayudan a regular la actividad de nuestro intestino. Algunas se toman en momentos puntuales para ayudar al intestino a limpiarse y expulsar las heces y otras, como los tés , tienen propiedades que mejoran la salud del aparato digestivo previniendo la aparición de este síntoma.

Si hablamos de una infusión utilizada para limpiar el intestino, esa es el Sen. Quizá es una de las plantas medicinales menos conocidas en nuestro país; su uso está muy extendido en Asia y se utiliza como un laxante suave. Nos ayuda a ir al baño, estimulando las paredes del intestino y provocando su movimiento y lubricación.

La manzanilla es otra de las plantas que podemos utilizar para aliviar y prevenir la falta de deposiciones. Actúa en el aparato digestivo y en el hígado y protege la membrana del intestino.

El café, por su poder estimulante, es uno de los mejores remedios contra el estreñimiento que podemos tomar por las mañanas. La cafeína estimula el movimiento peristáltico del intestino para que no nos cueste esfuerzo ir al baño. Uno de los mejores cafés es el Café espresso ecológico. Es un café 100% arábica y puro, con alta capacidad diurética y estimulante. Ideal para reducir los problemas intestinales de una forma muy agradable y aromática. El Café de Santo Domingo ecológico es otra de las opciones que puedes tomar por las mañanas para activar tu metabolismo. Su aroma dulce te ayudará a eliminar la necesidad de azúcar que pide tu cuerpo y que es tan perjudicial para nuestra salud y para el estreñimiento.

El es también una de las bebidas más recomendadas para tomar si padecemos estreñimiento de forma regular. El té verde, por ejemplo, tomado a alta temperatura, relaja el colon y favorece el movimiento del músculo intestinal, con lo que las heces tienden a salir de una forma más fácil. No sólo eso, las propiedades del té verde también alivian las digestiones difíciles y todas las complicaciones que pueden surgir de este proceso.

Por eso, uno de los tés más recomendados para evitar el estreñimiento es el té verde con aloe vera. Esta planta también estimula los movimientos intestinales y tiene un ligero efecto laxante e hidratante. Puedes optar también por el té verde y blanco sorbete de mango que nos aporta un extra de hidratación y antioxidantes gracias a la presencia del coco.

Si quieres evitar el estreñimiento, no te olvides de seguir una dieta saludable, hacer algo de ejercicio y aprovechar todos los beneficios que te dan las infusiones, los tés y el café. Con ayudas así ¿No estás deseando empezar?